Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A prisión jefe PNC por presunto nexo con pandilleros

Fiscalía lo acusa de darles radios de comunicación de la corporación para que controlaran los movimientos de policías.

A prisión jefe PNC por presunto nexo con pandilleros

A prisión jefe PNC por presunto nexo con pandilleros

A prisión jefe PNC por presunto nexo con pandilleros

El jefe del puesto de la Policía en la colonia San Andrés, de Apopa, fue enviado a prisión por un Juzgado Antimafia de Instrucción de San Salvador, bajo cargos de haber entregado radios portátiles de la corporación a pandilleros de la 18 y por supuesta complicidad en la muerte de una mujer y su hija de 17 años.

La captura del sargento Mardoqueo Rodríguez Ortiz se registró el martes pasado, cuando llegaba a recibir su turno de servicio en el puesto policial de San Andrés.

La detención de Rodríguez Ortiz fue realizada en el marco de un operativo supervisado por la oficina fiscal de Apopa en la que fueron arrestados 30 pandilleros de la mara 18 por homicidios y por pertenecer a esos grupos ilegales.

El jefe de la oficina fiscal de Apopa, Froylán Coto, explicó que el sargento Rodríguez también estaría vinculado a la muerte de Gilma Guadalupe Bonilla de Flores, de 38 años; y a la de su hija Stephany Soamy, de 17; cuyos cadáveres aparecieron el 5 de marzo de 2013 en el cantón Tres Ceibas de Apopa.

"A la mujer le llamó el excompañero de vida desde el penal de Quezaltepeque y el tipo, como ella no lo iba a ver, se la puso a los demás pandilleros de Valle del Sol en Apopa", dijo Froylán. Agregó que el excompañero de vida le dijo que fuera a recoger un dinero que le mandaba y ella fue a recogerlo junto con su hija de 17 años. "Ahí fue que se las llevaron y los de la 18 de la zona las mataron", dijo Froylán.

A madre e hija las estrangularon y también les causaron múltiples lesiones con machete y objetos contundentes, luego de haberlas raptado.

Coto explicó que la Policía fue alertada por vecinos de que los pandilleros estaban enterrando los cadáveres de las dos mujeres, pero el sargento Rodríguez Ortiz les habría avisado a los mareros de que iban varios policías para lugar, lo que les permitió escapar a los criminales.

"Con el esclarecimiento de las muertes de éstas dos mujeres, la Fiscalía ha dado respuesta a estos dos casos de feminicidios", agregó Coto.

También el juzgado le decretó la detención al excompañero de vida, quien ya cumple una condena por homicidio; y al taxista que se encargó de llevar a las dos mujeres a Valle del Sol, donde las asesinaron.

El jefe fiscal explicó que Rodríguez les había entregado radios de comunicación de la Policía a los pandilleros para que éstos escucharan los movimientos de los policías en las colonias de Apopa.

"Cuando andábamos por la zona, los pandilleros ya sabían porque escuchaban por los radios", indicó el jefe fiscal Coto.

En una ocasión, el sargento amenazó a un testigo de un cementerio clandestino de que no lo fuera a involucrar con las muertes de las víctimas que estaban enterradas en esas tumbas ilegales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación