Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pretendían asesinar a un pandillero, pero mataron a niño de nueve años

El hecho se produjo la noche del viernes pasado cuando el menor regresaba junto a su familia de un culto religioso

Juan Calles 08-08-15

Una residente y su hijo caminan en la calle principal de la colonia San Antonio de Ciudad Delgado, donde se registró el ataque en el que murió un... | Foto por Lissette Monterrosa

San Salvador.-08-08-2015 .-

Un niño de nueve años y una joven de 22 que trabajaba en una empresa arrocera de Aguilares se convirtieron en víctimas inocentes de la violencia que  se vive en El Salvador, sin que las autoridades de Seguridad Pública puedan detener esta vorágine criminal de las pandillas.

Nelson N., rondaba los nueve años de edad y estudiaba segundo grado. La noche del viernes pasado, Nelson acompañaba a sus padres, abuelos y hermanos que regresaban a su casa de un culto religioso. El pequeño todavía vestía el uniforme del centro escolar donde estudiaba y llevaba su mochila con sus útiles escolares.

De repente, un pandillero conocido de la zona se escudó en medio de las personas para evitar ser blanco de mareros  rivales que lo perseguían en una motocicleta.

Sin embargo, a éstos últimos no les importó que se trataba de personas cristianas y varios niños, y aún así dispararon en contra del marero, pero ninguna de las balas le cayeron a él, sino que  una de ellas le impactó en la cabeza a Nelson, quien de inmediato fue llevado al hospital Bloom para que fuera atendido para tratar de salvarle la vida.

Horas después de haber sido ingresado murió a raíz de la lesión que recibió en la cabeza.

“La gente aquí esta consternada por este hecho, toda la familia de ellos no se meten con nadie y son cristianos, no nos explicamos por qué hicieron eso”, dijo un vecino de la zona.

El pandillero a quien querían asesinar, tras los disparos, pudo escapar en medio del caos de los familiares por auxiliar al pequeño Nelson.

El hecho se produjo en la colonia San Antonio situada en el kilómetro 11 de la carretera Troncal del Norte, jurisdicción de Ciudad Delgado, uno de los 10 municipios donde el Gobierno ha comenzado su plan de prevención.

A unos cien metros del hecho, los dos pandilleros que iban a bordo de una motocicleta chocaron contra un vehículo particular dejándola tirada y ellos escaparon.

Pese a que los policías realizaron un operativo de búsqueda de los atacantes, no les fue posible capturar a ningún sospechoso.

En las últimas dos semanas, una niña murió y otros dos niños resultaron heridos de bala en enfrentamientos entre pandillas con las autoridades policiales y militares.

La noche del jueves, un menor de cinco años fue alcanzado por una bala que le impactó en la cabeza, cuando supuestamente un soldado le disparó a un sospechoso que escapaba en la comunidad La Isla, en San Salvador.  El estado del pequeño es reservado, y se encuentra hospitalizado en el Bloom.

La noche del 31 de julio, una niña murió durante un ataque hicieron pandilleros a un grupo de personas que disfrutaban de una fiesta de cumpleaños en el cantón  La Esperanza, en San Pedro Perulapán, Cuscatlán. También en el hecho murieron dos jóvenes y hubo ocho personas heridas.

Un día antes, 30 de julio,   otro niño de seis  años  resultó herido de bala al registrarse un tiroteo entre policías y supuestos pandilleros en el barrio San Jacinto, en San Salvador.

Asesinan a empleada de arrocera

Ayer por la mañana, varios hombres que iban en un auto dispararon contra  Claudia Yamileth Machado Sorto, de 22 años, mientras esperaba el bus para presentarse a su trabajo en una empresa arrocera en Aguilares.

El ataque se produjo en la parada de buses del desvío hacia el ingenio La Cabaña, en El Paisnal, kilómetro 39 de la carretera Troncal del Norte.

Testigos explicaron que los individuos se detuvieron frente a la joven y enseguida le hicieron varios disparos. La víctima tenía cuatro balazos en su cuerpo.

Las autoridades fiscales explicaron que no se tenían indicios sobre los móviles del crimen y sobretodo porque ella no tenía ningún vínculo con pandillas.

La muerte violenta de la joven Machado Sorto ha causado consternación en la zona donde residía porque era considerada como una joven tranquila, trabajadora y más que todo porque se congregaba en una iglesia Bautista del sector.

“No creo que haya estado metida en esas pandillas, si ella era bien respetuosa con todos y casi no salía de la casa, solo para ir a trabajar, pobrecita”, dijo un residente del lugar, quien aseguró que la conocía desde hace varios años.

En la zona donde residía a la joven aparentemente no hay presencia de pandillas, según los vecinos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación