Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El presidente esquivo de la Corte Suprema

Salomón Padilla evadió a los periodistas tras un evento, para no dar declaraciones.

Obtener declaraciones del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Salomón Padilla, el martes, un día después de que sus colegas de la Sala de lo Constitucional aceptaran un recurso de inconstitucionalidad contra el cobro del Fonat, fue una tarea imposible para decenas de periodistas que esperaron más de una hora a que él saliera de un evento en un hotel capitalino.

Esta es la segunda vez que Padilla evade a los periodistas tras polémicos fallos de sus colegas.

El martes, al concluir la actividad, la asistente de comunicaciones de Padilla se le acercó para decirle que los medios querían entrevistarlo, pero él se negó y salió de prisa del salón, custodiado por varios guardaespaldas.

El funcionario no abandonó el hotel por la puerta principal, lo hizo por un acceso trasero que conduce hacia angostos pasillos que solo utilizan los empleados del inmueble.

En su intento de evadir a los periodistas que lo perseguían, Padilla y su comitiva hicieron que algunos meseros, asustados por la invasión, se vieran obligados a cederles el paso.

El túnel llevaba a la zona de descarga del hotel, donde el presidente se vio acorralado.

Su chofer no había llegado a recogerlo a ese portón, pese a que le habían dado la instrucción con anticipación. Aunque fue evidente la insistencia de los periodistas, Padilla guardó silencio y se fue.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación