Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Especialistas:

Pornografía está incidiendo en alza de delitos sexuales

Un psicólogo forense sostiene que la pornografía puede incitar a las personas a pasar de las fantasías sexuales a la realidad

Los videos o películas pornográficas ya no son expuestos a la vista de adultos y niños, sino a través de catálogos o sitios reservados. Vender pornografía infantil es un delito.

Los videos o películas pornográficas ya no son expuestos a la vista de adultos y niños, sino a través de catálogos o sitios reservados. Vender pornografía infantil es...

Los videos o películas pornográficas ya no son expuestos a la vista de adultos y niños, sino a través de catálogos o sitios reservados. Vender pornografía infantil es un delito.

Las sanciones penales por exhibición de películas pornográficas a menores de 18 años y por su participación en la elaboración de las mismas han sido endurecidas en el país; no ha sucedido lo mismo por su venta, pues más bien se ha diversificado.

Las películas ya no están expuestas a los niños en el centro capitalino como antes, si no en lugares más reservados.

Según la Fiscalía, ahora es frecuente la pornografía en manos de niños y adolescentes en memorias USB, teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos del momento, sin control de sus padres, maestros y de cualquier adulto que esté a su cargo.

"Tenemos casos de personas conectadas con redes mundiales de pedófilos en Internet con quienes comparten sus mismas desviaciones", indicó la jefa de la unidad de la Mujer y el Niño de la Fiscalía, Nory Flores.

Agregó que Microsoft detecta estas páginas e informa, a la Fiscalía, de los salvadoreños que se conectan y comparten fotografías, videos y películas en los que intervienen niños en actos ilícitos. Luego estos sujetos son investigados y hasta capturados.

Pero más que negocio, un psicólogo advierte que la visualización reiterada de pornografía empuja a las personas a "pasar de la fantasía a la realidad" y cometer abusos sexuales y, peor aún; en perjuicio de niños.

Flores afirmó que entre los casos conocidos hay bebés de seis meses de nacidos, de uno o dos años abusados sexualmente.

La legislación no prohíbe la tenencia de este material a adultos, pero sí que esté al alcance de menores de 18 años.

Pero aún así, en las céntricas calles de San Salvador, varios vendedores ofrecen un amplio surtido de videos y películas pirateadas o ilegales y junto a este, las de naturaleza obscena. Según investigaciones, los ilícitos son ofrecidos en algunos casos por catálogos o en un sitios reservados.

Algunos vendedores han sido descubiertos durante su exhibición en la calle. Estas personas cometieron delito por la exposición de material prohibido a la vista de niños.

Este año la Policía ha desarrollado al menos dos procedimientos. En el más reciente, la Policía detuvo a cuatro sujetos entre 19 y 30 años, aparentemente, por vender CD y DVD que contenían pornografía. En el procedimiento les decomisaron 503 unidades, 50 DVD de pornografía infantil, es decir, filmes donde participaban niños.

El inspector Jaime Palma aseveró que estos casos deben ser investigados para probar el ilícito y deducir responsabilidades. Agregó que las ganancias que deja la venta de estos ilícitos influye para que su negocio no desaparezca. Un DVD normal vale menos de un dólar, pero uno de pornografía infantil cuesta más de cinco dólares.

La jefa de la unidad de la Mujer y el Menor de la FGR afirmó que de acuerdo con las evidencias recabadas, los sujetos pueden ser procesados por posesión de material pornográfico que contenga imágenes eróticas o desnudez de niños.

De acuerdo con la gravedad, los legisladores establecieron sanciones para cada caso. Éste, al igual que otros delitos, debe ser fundamentado con pruebas, y una es que el mismo estaba expuesto a niños.

La fiscal afirmó que luego de una captura y el decomiso del material, debe ser analizado por un perito o experto, para determinar si en la evidencia hay niños u otros elementos que agraven la infracción.

Flores aclaró que el Código Penal no regula la pornografía para adultos, sino restringe la venta, exposición y participación de menores en estas.

Las penas van de dos a 12 años de prisión para un adulto. "Se han decomisado filmaciones donde hay niños sosteniendo relaciones sexuales con otros niños o un adulto con un niño o niña", puntualizó la fiscal Flores.

Hasta el momento, las autoridades no han identificado la existencia de laboratorios en el país en los que se elabore pornografía infantil.

De acuerdo con el Código Penal por actuación pornográfica infantil se entiende: toda representación por cualquier medio de un niño, en actividades sexuales explícitas, reales o simuladas o toda exhibición de genitales de un niño con fines sexuales.

Las autoridades justifican que estos hechos deben ser sancionados, porque según la Ley, un menor de 18 años no está en la capacidad de decidir su libertad sexual.

Aunque no hay estudios científicos que establezcan que la adicción a la pornografía puede incidir en las violaciones y otro delitos sexuales, el psicólogo forense, Néstor Recinos, afirmó que existe una gran probabilidad de que el fenómeno esté estrechamente relacionado.

"Hoy por hoy con el adelanto tecnológico y su uso, hay un alto índice de acceso a la Internet en lugares públicos", afirmó el psicólogo. Esto, a juicio del experto, provoca un alto consumo de pornografía por parte de jóvenes y adultos, en su mayoría hombres.

El mal uso de la tecnología ha creado adicciones que a la larga pueden ser nocivas a la sociedad. La pornografía no crea patología o enfermedad, pero acondiciona y estimula la conducta, la cual puede determinar su forma de sentir y actuar frente al objeto erótico sexual.

"Entonces sí podríamos decir que en muchos casos y de acuerdo con algunos usuarios entrevistados en Medicina Legal, se ha determinado que la pornografía es uno de los detonantes en la que se ha establecido, que quien es adicto a este mal hábito, puede pasar de la especulación y la observancia en películas o redes sociales a través de la computadoras, DVD y revistas a provocar conducta o respuesta sexual hacia una persona", explicó el psicólogo.

Agregó que en estos casos, la persona comienza por asociar entre el estímulo y lo sádico masoquista de una mujer, que está siendo abusada y fingiendo un orgasmo.

Recinos explicó que un filme es todo un trabajo de producción que ha requerido de largas semanas y muchas horas de edición o recortes.

"Esto sensibiliza y crea distorsión cognitiva (conocimiento) en la persona que tiene esa conducta sexual y como en otras aberraciones, ya no bastará solo con ver una pornografía, sino que cometerá un acto de tipo sádico sexual en una víctima particular o miembro de su familia", puntualizó el profesional.

La distorsión cognitiva de la persona ocurre al querer materializar lo visto en película: en el que aparece un niño o niña para gratificarse o darse respuesta sexual.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación