Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Por cuarta vez le niegan la libertad a Carlos Perla

Carlos Perla es llevado al penal de Apanteos, Santa Ana, luego de habérsele denegado la libertad. Foto EDH / RENÉ QUINTANILLA.

Carlos Perla es llevado al penal de Apanteos, Santa Ana, luego de habérsele denegado la libertad. Foto EDH / RENÉ QUINTANILLA.

Carlos Perla es llevado al penal de Apanteos, Santa Ana, luego de habérsele denegado la libertad. Foto EDH / RENÉ QUINTANILLA.

El Juzgado Primero de Vigilancia Penitenciaria le denegó ayer en dos oportunidades la libertad condicional al expresidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) Carlos Perla, quien cumple una condena de 15 años de prisión por actos de corrupción en la referida autónoma.

En una primera audiencia, la defensa de Perla pidió el beneficio de la libertad anticipada porque el expresidente de Anda ya cumplió con las dos terceras partes de la pena (ha purgado 10 años en la cárcel) y además porque padece de tres enfermedades que le están deteriorando su salud.

Armando González, el abogado que defiende a Perla, explicó que su cliente padece de asma, problemas renales y dificultades con la vista.

Perla, al dirigirse al juez Roberto Calderón, le dijo: "No tengo por qué mentirle, estoy enfermo, estoy perdiendo la vista, me cuesta orinar, y las crisis asmáticas son seguidas".

Pese al llamado de Perla para que le concediera la libertad por cuestiones humanitarias, el juez Calderón le denegó ese beneficio porque aunque cumple con dos requisitos que señala el Código Penal, y que padece de enfermedades crónicas, éstas no le han causado "daños orgánicos severos", según los dictámenes médicos.

En la segunda audiencia, el defensor Armando González solicitó la libertad asistida por haber cumplido con las dos terceras partes de la pena de los 15 años de prisión y además, porque su defendido tiene un historial de buena conducta y carencia de faltas disciplinarias dentro del sistema penitenciario. Sumado a lo anterior, Perla se ha sometido a una serie de programas de reinserción y ha colaborado con las autoridades penitenciarias como profesor de matemáticas y álgebra a otros internos, según su defensor.

Sin embargo, el dictamen del Consejo Criminológico Regional de Occidente no le favorece, porque lo declara "no apto para resocializarse" por tener carencias conductuales. Sin embargo, en plena audiencia, los integrantes del Consejo modificaron el informe al advertir que Perla no tiene "peligrosidad y agresividad alta", sino que "peligrosidad y agresividad media".

Además, durante las intervenciones de los integrantes del Consejo se pudo detectar las contradicciones existentes entre ellos y en algunas ocasiones no supieron responder a las interrogantes formuladas por la defensa y por el juez Calderón.

Al final de la audiencia, el juez Calderón volvió a denegarle la libertad condicional a Perla con base en el informe del Consejo Criminológico de que no está apto para reinsertarse a la sociedad.

Ordenó el juez que Perla debe de someterse a cuatro programas relativos al control del comportamiento agresivo, razonamiento crítico, habilidades sociales y dilema morales.

Carlos Perla podrá pedir de nuevo la libertad condicional hasta dentro de seis meses.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación