Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ponce: Pandillas "presionan" al nuevo gobierno

Si en algo coincidieron ayer el presidente saliente Mauricio Funes con el criminólogo Carlos Ponce es que los 32 homicidios suscitados el "viernes negro", llamado así por las maras, es que es una forma de "presionar" al gobierno entrante , de que debe negociar con ellos.

Ponce lo calificó incluso de una "extorsión" por parte de las pandillas al nuevo gobierno" del presidente electo, Salvador Sánchez Cerén.

Según Ponce, la intención es obligar a las nuevas autoridades de Seguridad a otra tregua como la que lograron con el gobierno de Funes.

"Está relacionado precisamente con esta coyuntura política de la transición a un nuevo gobierno, y por supuesto, la motivación central está arraigada en la intención que tienen los cabecillas pandilleros y personas cercanas a la negociación que estos entablaron con las autoridades salientes", afirmó.

También, Hugo Barrera, dirigente de ARENA y exviceministro de Seguridad, criticó que la tregua a la que se comprometieron las pandillas y que se presume se rompió, no ayudó a reducir los homicidios, al contrario, cree que "aceleró las circunstancias" para incrementarlos.

Pero según Funes, el alza de las muertes observada el pasado viernes no se debe solo al accionar de las pandillas, sino también al narcotráfico, al crimen organizado y al lavado de dinero. También las vinculó a "intereses políticos partidarios" con el fin de hacer quedar mal el cierre de su quinquenio presidencial.

El presidente saliente invitó al recién nombrado como nuevo ministro de Seguridad, el diputado Benito Lara, del FMLN, a que investigue la conexión que según él, existe entre los últimos homicidios y los "intereses políticos".

Contrario a lo que piensa el mandatario, Barrera es de la idea, que lo ocurrido el pasado viernes es solo una muestra de la "total incapacidad", que tuvo el actual gobierno para implementar medidas eficaces que incidieran para con la ola de violencia que azota al país.

Barrera considera que sí hay pronta solución al problema de la criminalidad, por lo que instó al nuevo gobierno a sentarse a dialogar con todos los sectores del país y encontrarle una salida viable.

Ponce abonó que el mensaje enviado por las pandillas, con las muertes del viernes pasado, es para "arrodillar al nuevo gobierno y buscar esa posición desventajosa y debilitada" en la que mantuvieron a los funcionarios de Seguridad actuales.

Sobre lo anterior, Ponce trajo a cuenta, la opinión del nuevo ministro de Seguridad, quién ha dicho que podría escuchar a los mediadores de la tregua.

"Es el primer error que puede cometer, si en realidad quiere revertir el daño que se causó en la administración Funes", aseveró.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación