Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Políticos califican las detenciones como “cortinas de humo” para tapar problemas

Diputados coinciden en que remover el caso de los jesuitas puede generar otro conflicto social.

Policía abandona la vivienda de Guzmán en la colonia Arce.

La Policía realizó varios allanamientos, el 5 de febrero, para detener a cuatro militares reclamados por un juez español. | Foto por EDH/ Archivo

Policía abandona la vivienda de Guzmán en la colonia Arce.

Las detenciones de cuatro militares salvadoreños reclamados por el juez español Eloy Velasco desataron críticas en las redes sociales.

El diputado de ARENA, Norman Quijano, y el presidente del COENA, Jorge Velado fueron los primeros que emitieron opiniones en contra.

A través de su cuenta de Twitter, Quijano pidió a la dirigencia del partido que convocara a la bancada a una reunión de carácter “urgente” para tomar decisiones y definir acciones en torno al caso de las detenciones de los militares.

A su juicio, las capturas son una “cortina de humo” para desviar la atención de temas polémicos que han estado en la agenda pública en los últimos días y que han provocado críticas al Gobierno del FMLN, como el apoyo a la tregua entre pandillas y el involucramiento del edil capitalino, Nayib Bukele, con una red de “troles” que atacaron a La Prensa Gráfica y a El Diario de Hoy.

“Si van a extraditar a nuestros soldados, que nos defendieron, que se lleven a (presidente) Sánchez Cerén y (a) todos los que asesinaron y destruyeron el país. Alerta salvadoreños, o todos en la cama o todos en el piso.  ¿Quién responderá por los asesinatos cobardes del FMLN durante el conflicto?”, reprochó el parlamentario.

Quijano también criticó a las autoridades por haber hecho las aprehensiones “con premeditación y cobardía, propio de comunistas” durante un fin de semana.

“Están provocando un conflicto social que puede tener graves consecuencias para la nación y Sánchez Cerén y su Gobierno serán responsables” aseguró el diputado.

Quijano y Velado coincidieron en que la extradición de los militares no procede porque, en 2012, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia determinó que no podían ser extraditados a España porque los amparaba la Ley de Amnistía que se aprobó al final del conflicto armado con el fin de buscar la reconciliación.

“Lo único que está haciendo el gobierno del FMLN, a través de la PNC, es levantar cortinas de humo para distraer a la población de lo mal que va el país”, sostuvo Velado en su cuenta de Facebook.

El dirigente tricolor insistió en que el asesinato de los sacerdotes jesuitas fue “una mancha triste para la historia de nuestro país”, pero calificó como una “aberración jurídica” la actuación de las autoridades.

En el mismo sentido se pronunció el diputado Rodrigo Ávila, quien opinó que abrir la “cicatriz profunda” que dejó el asesinato de los jesuitas auguraría un retroceso en la búsqueda de la despolarización, el progreso y la paz de El Salvador.

“Ante la historia ningún bando quedó libre de pecado. Pero hoy vemos una ausencia de memoria para los horrores que cometió la guerrilla... Insto a la madurez política para hacer de El Salvador un lugar mejor”, expresó Ávila.

Por su parte, el diputado de Gana, Guillermo Gallegos,  manifestó que estaba en contra de las detenciones de los militares porque es una situación que “no abona a la reconciliación nacional, es parte del pasado”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación