Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías temen más ataques de las maras

Se sienten vulnerados ante las pandillas y piden más acciones de los jefes

Una treintena de policías de la subdelegación de la Libertad Sur, cargaron el féretro del policía Élmer Zavala en el cementerio municipal de San Martín. El agente fue recordado como un buen policía y entregado a su trabajo. Foto EDH / Mario Amaya

Una treintena de policías de la subdelegación de la Libertad Sur, cargaron el féretro del policía Élmer Zavala en el cementerio municipal de San Martín. El agente fue...

Una treintena de policías de la subdelegación de la Libertad Sur, cargaron el féretro del policía Élmer Zavala en el cementerio municipal de San Martín. El agente fue recordado como un buen policía y entregado a su trabajo. Foto EDH / Mario Amaya

Policías y compañeros de trabajo del agente Élmer Omar Zavala Beltrán, de 27 años, lo despidieron ayer con honores, lo recordaron como un héroe y lamentaron el alcance delincuencial que han adquirido las pandillas contra los policías y la sociedad.

Zavala Beltrán fue enterrado a las 11:00 de la mañana en el cementerio de San Martín y su familia fue acompañada por más de una treintena de policías, amigos y otros parientes.

El agente, destacado en la subdelegación del Puerto de La Libertad, era muy admirado por su vocación de servicio y aplicado a su trabajo, según sus compañeros.

Zavala Beltrán, fue asesinado por un grupo de pandilleros el sábado anterior en la cancha del cantón San Agustín, en San Pedro Perulapán, cuando intentó defender a un menor de 16 años, Henry Arnoldo Segura Castro. Los mareros de la 18 mataron al agente y al menor.

Por el doble homicidio, en menos de 24 horas, la Policía había realizado cuatro capturas de sospechosos.

Durante su entierro mandos medios de la Policía destacaron la trayectoria del agente en la Policía Nacional Civil desde 2004 y entregaron el Pabellón Nacional a la familia de Zavala Beltrán.

Mientras lamentaban la muerte del agente, un grupo de policías cuestionaban las acciones que las autoridades y jefes policiales realizan para detener a las pandillas.

En el mismo entierro del agente se evidenció el dominio que tienen los pandilleros. La entrada principal del cementerio del municipio de San Martín, estaba manchado con números de la 18.

Los policías consiguieron pintura para borrarlos antes que llegara el corte fúnebre del agente Zavala.

"Somos vulnerables ante las pandillas en nuestras colonias. No hay garantías de seguridad. Muchos de los agentes no pueden ni llevarse el arma para defenderse, con qué se va defender de los pandilleros. Sí el compañero (Zavala) hubiera portado su arma, a lo mejor no estuviera muerto y hubiera salvado la vida del joven", razonó un compañero.

Otros coincidieron que las pandillas en las cárceles han ordenado que asesinen a los policías para presionar al Gobierno en negociar beneficios.

Trabajo de investigación y autoprotección

Sin embargo, paralelamente al entierro, en una reunión de jefes policiales el subdirector de la Policía, Howard Coto, aseguró que se está trabajando en nuevas medidas de autoprotección e investigación a favor de los policías.

Coto detalló "que no duda que los ataques de los pandilleros contra los policías se deban al trabajo que las autoridades están realizando contra las pandillas".

El jefe policial afirmó que la investigación en los homicidios contra los agentes, se ha determinado que "no hay un patrón establecido para atacar a los policías por ser una unidad policial, por vivir en una determinada colonia o por otras razones... sino que cada caso es diferente".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación