Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías y maras miden fuerzas en mercados

Policías no logran garantizar la seguridad a vendedores

Lugar donde ayer fue acribillado un vigilante particular. Dos mareros le dieron tres balazos pero sobrevivió. Pese a presencia policial, los pandilleros siguen al acecho. Foto EDH / MIGUEL VILLALTA

Lugar donde ayer fue acribillado un vigilante particular. Dos mareros le dieron tres balazos pero sobrevivió. Pese a presencia policial, los pandilleros siguen al acecho. Foto EDH /...

Lugar donde ayer fue acribillado un vigilante particular. Dos mareros le dieron tres balazos pero sobrevivió. Pese a presencia policial, los pandilleros siguen al acecho. Foto EDH / MIGUEL VILLALTA

Mientras unos 20 policías patrullaban los alrededores del mercado Central ayer por la tarde, un vigilante fue acribillado por supuestos mareros en la 4a. Calle Poniente, entre las esquinas del mercado Sagrado Corazón y el Palacio Nacional, en el centro de San Salvador.

La víctima fue identificada como R. A. Raymundo, de 45 años, quien fue auxiliado por vendedores y unos periodistas que al momento del hecho circulaban por el lugar verificando las circunstancias de seguridad en la zona donde en menos de ocho días han asesinado a varios vigilantes.

Luego del ataque, la Policía comenzó un registro de los puestos de venta más inmediatos a la escena del crimen; sin embargo, no encontraron nada. Buscaban armas que posiblemente los hechores hubieran escondido.

Mientras la Policía hacía los registros, otros vendedores cerraban a presurosamente sus puestos de venta, obedeciendo la orden girada por los mareros de cerrar antes de las 5:00 p.m.

Muchos vendedores se quejaron por tener que cerrar sus lugares de venta debido a que eso les genera pérdidas.

Un hombre vendedor de artículos varios se quejó de tener que cerrar varias horas antes de lo acostumbrado.

"Yo cierro a las 10:00 p.m., pero hoy ya me voy (5:10 p.m.) por eso del toque de queda que dicen. Mire, todo mundo está cerrando los puestos", indicó el vendedor.

Niegan toque de queda, pero aumentan presencia policial

Tras el ataque de ayer, que se produjo pese a la alta presencia policial, varios vendedores dijeron sentirse indefensos puesto que ni la presencia policial ha disuadido a las pandillas de cometer sus crímenes.

Ayer, el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez Landaverde, negó que hubiese toque de queda en los mercados Central y Sagrado Corazón.

Sin embargo, la cuenta oficial en Twitter de la PNC informó que la seguridad policial en la zona se había reforzado por el rumor del toque de queda.

Policías con chalecos antibalas, cascos de acero y armas de grueso calibre están patrullando desde el domingo anterior. Pero eso no impidió que dos pandilleros atacaran a un vigilante.

Ante el hecho, vendedores expresaron que la presencia permanente de policías no les garantiza estar a salvo de las extorsiones y ataques armados de miembros de pandillas que operan en la zona.

La supuesta amenazas de las pandillas ha hecho que el entorno de los mercados cambie drásticamente. Ayer, hasta los empleados de aseo de la alcaldía capitalina andaban recogiendo la basura antes del anochecer.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación