Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías estarían tras secuestro y asesinato de comerciante

Un subinspector y tres policías han sido capturados por el plagio, registrado el 31 de diciembre

La víctima fue secuestrada en San Diego, La Libertad; y su cadáver fue encontrado el viernes pasado en la zona rural de Tamanique, La Libertad. Foto EDH / Marlon Hernández

La víctima fue secuestrada en San Diego, La Libertad; y su cadáver fue encontrado el viernes pasado en la zona rural de Tamanique, La Libertad. Foto EDH /...

La víctima fue secuestrada en San Diego, La Libertad; y su cadáver fue encontrado el viernes pasado en la zona rural de Tamanique, La Libertad. Foto EDH / Marlon Hernández

Cuatro policías, entre estos un subinspector, y dos civiles han sido detenidas por la División Élite contra el Crimen Organizado (DECO) de la Policía y por la Fiscalía, bajo los cargos de secuestro y asesinato. La víctima era un comerciante de mariscos.

El plagio se produjo el 31 de diciembre y su cadáver fue hallado el viernes anterior.

La Fiscalía informó que por el secuestro se encuentran detenidos el subinspector José Concepción Marín, de la séptima promoción de oficiales de la Academia Nacional de Seguridad Pública y quien tiene el número de identificación institucional (ONI) E403.

Las autoridades fiscales y policiales señalan al subinspector como el autor intelectual del secuestro. Marín se encuentra destacado en la delegación de la Policía de Zacatecoluca.

También han capturado al sargento Juan Antonio Laínez Valencia, quien estaba destacado en el puesto policial de Santiago Nonualco, La Paz.

Los agentes de la Policía William Alberto Alfaro, con número de identificación 24265 y Juan Carlos Anaya López, quien tiene el ONI 24911, estaban destacados en San Luis La Herradura, La Paz.

Ni la Policía ni la Fiscalía han revelado si a los agentes se les ha decomisado dinero que podrían haber recibido como parte del rescate pedido por el secuestrado.

A la captura de los policías se suman las detenciones de Orlando Mejía Zepeda y de Raúl Ernesto Mejía Zepeda, quienes eran los encargados de cuidar al secuestrado en las dos casas en la que lo mantuvieron cautivo.

Una de las viviendas se encuentra en la zona de San Luis la Herradura, La Paz; y la otra en el lugar donde desenterraron el cadáver del plagiado, la mañana del viernes pasado.

Este último sitio está localizado en el sector conocido como El Mirador, de la carretera que conduce hacia Tamanique, en La Libertad.

Se supone que primero lo mantuvieron cautivo en San Luis La Herradura y días después lo llevaron a Tamanique, donde lo mataron a balazos y luego lo enterraron.

La víctima tenía al menos tres días de haber sido asesinada, porque, a principios de la semana, los secuestradores le habrían enviado señales de vida del comerciante a sus familiares para convencerlos de que pagaran el rescate.

Fuentes policiales aseguraron que después de que la familia recibió las señales de vida esta habría pagado una alta suma de dinero no revelada.

Aunque algunos policías aseguraron que los plagiarios habrían exigido hasta $100,000 por la libertad del comerciante, esta cifra no ha sido confirmada por las autoridades policiales ni fiscales.

Trascendió, sin embargo, de fuentes de la Policía, que la familia habría pagado una cantidad de dinero muy por debajo de lo que habían exigido los secuestradores.

Fuentes de la Policía explicaron que los acusados habrían asesinado al comerciante porque, aparentemente, este ya los conocía y para evitar que posteriormente los identificara.

El día del secuestro, la víctima manejaba su pick up cargado de pescado en la calle de la playa San Diego, en el departamento de La Libertad.

Durante las investigaciones se ha logrado establecer que el auto fue interceptado el 31 de diciembre por los policías uniformados, quienes de inmediato le dijeron que estaba detenido y que se lo iban a llevar a la delegación policial.

Ese mismo día la familia recibió varias llamadas telefónicas a través de las cuales les exigieron una elevada cantidad de dinero por él.

A los seis detenidos también se les acusará de haber privado de libertad (rapto) a una persona que lo acompañaba, cuyo paradero aún es desconocido.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación