Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías cuidan apartamentos abandonados

Autoridades pretenden evitar que maras vayan a ocupar los condominios Cristo Negro en Mejicanos

Policía vigila los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos, que familias abandonaron por amenazas. Foto EDH / ERICKA CHÁVEZ.

Policía vigila los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos, que familias abandonaron por amenazas. Foto EDH / ERICKA CHÁVEZ.

Policía vigila los apartamentos Cristo Negro, en Mejicanos, que familias abandonaron por amenazas. Foto EDH / ERICKA CHÁVEZ.

Los apartamentos Cristo Negro, en la colonia Montreal de Mejicanos, ayer lucían desolados y resguardados por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) para evitar que pandilleros los usurpen.

Puertas cerradas y pasillos silenciosos reflejaban la ausencia de sus moradores, quienes el sábado por la tarde no tuvieron más opción que salir huyendo tras las amenazas de los pandilleros.

El viernes por la tarde, los mareros le dieron unas horas a la propietaria del inmueble para que les recogiera 2, 500 dólares y, como no pudo obtenerlos, esa misma tarde la señora escapó.

Los sujetos ordenaron a la dueña de los apartamentos que, de no entregarles el dinero, avisara a sus inquilinos para que se fueran de la zona si no querían correr peligro.

Varias familias que supieron de la amenaza no quisieron arriesgar más y salieron ese mismo día por la tarde.

El resto abandonó sus instalaciones el sábado, después de la 1:00 de la tarde, aunque el ultimátum era hasta las 12:00 del día.

Unas familias, por diversos inconvenientes, se resistían abandonar el lugar y se quedaron. Ayer, 24 horas después del Éxodo de sus vecinos, también esos grupos familiares abandonaron sus hogares.

El caso ha creado pánico y terror en los residentes del lugar que ni siquiera se atreven a ver el edificio.

Por la calle principal de la colonia Montreal ayer nadie, ni siquiera por curiosidad, como suele suceder, se detenía a ver los apartamentos. No querrían correr la misma suerte de las familias que habitaban los apartamentos Cristo Negro. Tampoco atendían las preguntas de los periodistas. La Policía, que resguarda dicha zona, no contestó las interrogantes de los comunicadores, quienes daban seguimiento al problema. Había total hermetismo sobre el caso.

Aunque los elemento policiales en el edificio no especificaron la razón de su presencia, no se descarta que intentaban impedir que grupos de pandillas se apoderen del inmueble y se incremente la zozobra en la población.

Los apartamentos Cristo Negro están ubicados en el límite entre la pandilla 18 y la MS.

De ahí que las autoridades ni las víctimas han precisado de qué grupo provino la amenaza a las familias desterradas.

Detrás de la huida de las 14 familias, que en algunos casos tenían 15 años de residir en esas moradas, había sentimientos de impotencia, angustia, pánico y terror.

Cuestionaron el verdadero rol que juega la Policía Nacional Civil en estos casos de inseguridad, pese a su lema de "Servir y proteger ante todo".

El desalojo también implicó la angustia económica de algunos grupos familiares, quienes por la condición social actual manifestaron no tener adónde reubicarse, ni los recursos para costear el traslado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación