Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías aplacan motín en traslado de mareros

Autoridades realizan tercer traslado de pandilleros hacia cárcel de Gotera

Pandilleros salvadoreños huyen a Guatemala por "protección"

Las unidades élites de la Policía controlaron en menos de 20 minutos un amotinamiento que realizaron, ayer, los reos del penal de Quezaltepeque antes de ser trasladados hacia el penal de San Francisco Gotera, en Morazán.

Desde las 5:00 de la mañana, la Unidad del Mantenimiento y del Orden UMO y el Grupo de Reacción Policial (GRP) irrumpieron las celdas de la cárcel e iniciaron la selección de los internos.

Sin embargo, durante los movimientos, un grupo de internos se negó a salir de las celdas y amenazó con amotinarse. Algunos gritaban frases vulgares y amenazantes a los policías.

Empero, en menos de 20 minutos los policías controlaron la situación y reanudaron el procedimiento.

Tres autobuses particulares se parquearon en la entrada principal del recinto y a las 7:00 de la mañana los reclusos fueron sacados de dos en dos ante la mirada de custodios y el cordón de seguridad de los policías antimotines.

A pocos metros de la cárcel, más de 50 parientes de los reos, en su mayoría mujeres, clamaron piedad a los policías entre lágrimas y gritos.

Algunas lograron ver a sus parientes y saludarlos desde las ventanas de los autobuses. Todos los pandilleros tenían sus cuerpos repletos de tatuajes alusivos a la pandilla 18.

A las 7:35 de la mañana salió la caravana de cuatro autobuses que eran custodiados por una patrulla del GRP y la UMO. Además, custodios de la Dirección General de Centros Penales los acompañaron.

Cuatro horas después, la caravana de buses llegó a la cárcel de Gotera, donde en 30 minutos ingresaron los reos.

Paralelamente, otro grupo similar de reclusos de la mara Salvatrucha era trasladado de la cárcel de Gotera hacia Quezaltepeque. Las dos caravanas se encontraron en la carretera Panamericana en el desvío al municipio de Mercedes Umaña en Usulután.

Fuentes de Centros Penales afirmaron que todos los reos trasladados son considerados de alta peligrosidad y son vinculados a ataques contra policías y otros homicidios.

Los informantes dijeron que uno de los pandilleros trasladados al penal de Gotera fue quien ordenó el asesinato de Wendy Alfaro, quien fue ultimada el lunes 20 en Zacatecoluca. Sin embargo, fuentes policiales dijeron "que es una investigación que está vigente y no se puede adelantar detalles".

Este es el tercer traslado que realizan las autoridades en menos de tres semanas como parte de las nuevas estrategias que tiene el Gobierno para combatir a las pandillas.

En el primero se movilizaron alrededor de 400 reos de la cárcel de Izalco. El segundo se cambiaron a cerca de 600 reclusos de la cárcel de Ciudad Barrios e Izalco.

Reforman artículo 91 de la Ley Penitenciaria

Ayer la Asamblea Legislativa reformó el artículo 91 de la Ley Penitenciaria para que la Dirección General de Centros Penales haga traslados sin que el Consejo Criminológico emita una autorización.

Las autoridades de Centros Penales únicamente deberán informar en las 72 horas posteriores al traslado al consejo y jueces de un Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

Con la reforma, los diputados pretenden agilizar los trámites de los traslados.

También los presidiarios podrán pedir traslado a otra cárcel, previo permiso de los Consejos Criminológicos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación