Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policía: “se durmió la guardia de los pandilleros en Izalco”

Tres sujetos murieron al enfrentarse con la Policía y Ejército en el cantón La Joya en Izalco. Mareros atacaron a la autoridad desde una casa en la finca El Roble, caserío Los Peñas

Tres sujetos mueren al enfrentarse a policias y soldados en una casa del caserío Los Peñas, Cantón La joya en el municipio de Izalco, en Sonsonate

Tres sujetos mueren al enfrentarse a policias y soldados en una casa del caserío Los Peñas, Cantón La joya en el municipio de Izalco, en Sonsonate | Foto por Jaime Anaya

Tres sujetos mueren al enfrentarse a policias y soldados en una casa del caserío Los Peñas, Cantón La joya en el municipio de Izalco, en Sonsonate

Tres muertos dejó un enfrentamiento registrado ayer por la madrugada entre policías, soldados y pandilleros en una casa en el caserío Los Peñas, cantón La Joya en Izalco, Sonsonate.

De acuerdo con la Policía, por denuncia ciudadana supieron de la presencia de un grupo de unos 15 presuntos pandilleros de la 18, quienes en el interior de una vivienda abandonada de la finca El Roble, ingerían licor, droga y se encontraban cometiendo otros ilícitos.

A raíz de la alerta, las autoridades prepararon un plan de verificación, pero cuando se acercaban a la casa entre la oscuridad de la madrugada, los sujetos comenzaron a disparar contra la autoridad.

En defensa propia, tanto policías como militares respondieron al ataque, dijo un oficial.

Por la dirección que llevaban los proyectiles de armas 9 y 45 milímetros, la Policía sostiene que el grupo de sujetos que se encontraban en la vivienda tenían seguridad tanto al interior como al exterior de la misma, pero “se durmieron”, afirmó la Policía.

Lejos de salir bien librados, los pandilleros al disparar fueron detectados por los agentes.

Un oficial manifestó que la oscuridad benefició a los policías y a los  Grupos Conjuntos de Apoyo a la Comunidad de la Fuerza Armada (GCAC) para no registrar ninguna baja.

“Aunque cuidaban la salida y entrada de la casa, los sujetos no pudieron hacer nada, se les durmió la guardia que tenían y por eso no se tuvo lesionados ni baja en la Policía y la Fuerza Armada”, afirmó un oficial de la PNC.

Las autoridades no descartan que la vivienda se hallaban más de 15 sujetos y que varios de ellos tenían armas automáticas de diversos calibres, que lograron llevarse cuando escaparon.

En el lugar del ataque había otra vivienda donde se encontraron objetos de los pandilleros. “Se han encontrado dos armas, unas armas blancas, cartuchos, tenía bastante munición de reserva, 45 mm, 9 mm”, explicó el inspector.

También se halló una maquina artesanal para realizar tatuajes.

Por la complejidad de la escena del ataque, los investigadores de la Policía, Fiscalía y Medicina Legal trabajaron hasta el mediodía de ayer.

Según un comunicado oficial de la Fuerza Armada, los hechos se registraron a la 1:00 de la madrugada de ayer.

De acuerdo con la versión de los militares, los presuntos delincuentes dispararon primero  al  notar la presencia militar y policial en la zona, por lo que la tropa respondió en legítima defensa, iniciándose el intercambio de disparos por varios minutos.

Luego del enfrentamiento armado, la Policía encontró dos pistolas, cargadores y munición.   
Minutos después se desarrolló un operativo de intervención rápida coordinado con personal policial del municipio de Izalco y  militares de la Fuerza de Tarea “Hermes” a fin de capturar al resto de los pandilleros que se dieron a la fuga.

Ayer por la mañana varias horas después y con la luz del día, las autoridades buscaban más víctimas humanas en el terreno. Tenían sospecha que a dos kilómetros de la escena de los primeros tres cadáveres, habían otros dos muertos de los que escaparon en el ataque, pero al final de las pesquisas se descartó.

Los tres cadáveres no fueron identificados pues las autoridades no permitieron que familiares  entraran a la escena a reconocerlo.

Tampoco eran visibles a los curiosos que llegaron a  tratar de reconocerlos  pues la cinta amarilla se ubicaba varios metros antes donde estaban los cadáveres. 

Al final del proceso, los cadáveres fueron embolsados y subidos a un vehículo de Medicina Legal como desconocidos por no portar documentos de identidad personal.

Tampoco se registraron nuevas capturas de más implicados en la balacera.

La Policía calificó la zona de los hechos como peligrosa y donde la población ha tenido que convivir con estos “grupos terrorista que valiéndose de la amenaza e intimidación y zozobra” a la población.

 El oficial de la Policía a cargo del caso reveló que el cantón La Joya se está quedando despoblada porque varias familias han tenido que abandonar sus hogares para no ser víctimas de esos grupos de pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación