Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policía asesinado era agente PPI de un candidato a la presidencia

Las autoridades creen que lo querían asaltar y lo asesinaron al percatarse de que era un policía.

El cadáver del policía fue hallado en carretera de Oro. Foto EDH

El cadáver del policía fue hallado en carretera de Oro. Foto EDH

El cadáver del policía fue hallado en carretera de Oro. Foto EDH

El agente de la Policía Elí Ernesto Monzón, secuestrado y asesinado a balazos la mañana del domingo, en Soyapango, había sido asignado a la seguridad personal de un candidato presidencial de los dos que aparecen con menos intención de votos, confirmó el director de la Policía Nacional Civil, Rigoberto Pleités.

Monzón se dirigía la mañana del domingo a cumplir con su servicio de custodio del candidato presidencial, y en los momentos en los que se dirigía a abordar un autobús en la esquina de la Alameda Juan Pablo y 3a. Avenida Norte fue intervenido por varios pandilleros para asaltarlo.

El agente trató de defenderse, pero llegaron más pandilleros hasta doblegarlo y no le dieron tiempo de usar su arma de equipo. El policía fue secuestrado a bordo de un autobús de la ruta 7-C y se lo llevaron hacia la colonia Bosques de Prusia, en Soyapango.

Al policía lo obligaron a desnudarse dentro del bus, en el cual hallaron sus ropas. En este lugar lo sometieron a torturas y enseguida lo mataron.

"Se empleó un nivel de violencia extrema, no podemos más que condenarlo como personas, pero como profesionales de la Policía (vamos a) ratificar el compromiso de actuar apegados a ley y en el marco al respeto de los derechos humanos", dijo Mauricio Ramírez Landaverde, subdirector de la Policía.

Ramírez Landaverde reveló que en el asesinato habrían participado tres menores de edad, de 14, 16 y 17 años, quienes están detenidos junto a Henry Alberto González Arriola, de 22 años, un supuesto pandillero de la Mara Salvatrucha (MS) que opera en Bosques de Prusia.

"Son menores de edad que se están involucrando en este tipo de hechos criminales", dijo Ramírez Landaverde.

Después de haberlo asesinado, los pandilleros se llevaron el cadáver del policía siempre dentro del autobús y lo lanzaron a la altura del kilómetro 7 y medio de la carretera de Oro.

"El grado de violencia extrema que se usó, la barbarie, no nos lleva a otra conclusión más que fue por razones de odio; sin embargo, tampoco podemos nosotros concluir que fue un acto planificado", dijo Pleités.

Monzón es el primer policía asesinado por mareros en los primeros 27 días de este año. En 2013, más de una decena de agentes fueron asesinados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación