Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policía asesinado deja a dos niños en la orfandad

El agente murió en un enfrentamiento con pandilleros el miércoles en Aguilares

Compañeros de trabajo del policía colocaron esta esquela en Facebook, a falta de un gesto igual de carácter institucional.

Compañeros de trabajo del policía colocaron esta esquela en Facebook, a falta de un gesto igual de carácter institucional.

Compañeros de trabajo del policía colocaron esta esquela en Facebook, a falta de un gesto igual de carácter institucional.

Edwin Omar Navas Torres era un policía muy activo, le gustaba jugar al fútbol y era entregado a su profesión. En las últimas semanas había destacado en el proyecto de la Policía Comunitaria en la zona norte de San Salvador.

Navas Torres también era un hombre de hogar, entregado a su familia y un excelente padre y esposo, según lo expresaron sus compañeros de trabajo. El agente tenía dos hijos de 12 y 9 años de edad.

Quienes conocieron a Navas Torres afirmaron que era muy entregado a los niños, disfrutaba mucho con su hijo jugando al fútbol y era muy amoroso con su hija.

El elemento policial murió el pasado miércoles en el municipio de Aguilares, durante un enfrentamiento con miembros de la pandilla 18 que recién habían asaltado una agencia de seguridad.

Al atender la emergencia, el oficial con otros compañeros acorralaron a los mareros en una casa de la colonia Palacios, en Aguilares, donde se produjo un tiroteo.

Una de las balas alcanzó el abdomen de la víctima, quien fue llevada en helicóptero hacia el hospital pero murió antes de ser atendida por los médicos.

Ayer sus compañeros lamentaron la muerte del agente y repudiaron los ataques de pandilleros contra los elementos de la corporación.

En las redes sociales sus colegas mostraron su apoyo y dieron el pésame a la esposa de Navas Torres y a toda su familia que residía en el municipio de Soyapango, donde le rindieron honores.

"Hoy estás con Dios compañero y amigo. Fuiste un buen Policía. Te extrañaremos. Quién iba a saber que ayer sería nuestro último apretón de manos", relató uno de sus compañeros de trabajo.

Otro de sus camaradas recordó que horas antes de salir a trabajar, Navas Torres había estado jugando al fútbol con sus colegas. "Siempre recordaremos ese partido que ganaste. Mi más sentido pésame para toda tu familia. Hasta pronto mi hermano", expresó otro policía de la delegación de Apopa, donde estaba destacado desde hace varios años.

Otro agente, sólo identificado como Eliseo recordó que en 2002 Navas Torres llegó a la delegación de Apopa proveniente de la agencia policial de Chalatenango. "Tengo tan presente que el primer día que trabajaste en la delegación de Apopa te luciste capturando a dos pandilleros y decomisamos un arma de fuego durante un asalto. Hoy cuídanos desde el cielo el gran Chiqui Navas", señaló.

El Diario de Hoy intentó conocer más sobre la vida de Navas para destacar su historia humana y su vida dentro de la corporación policial.

Pero, los familiares prefirieron no dar declaraciones por temor. La zona donde fue velado el agente policial fue custodiada por las unidades elites de la Policía Nacional Civil.

Navas se convirtió en el policía número 32 asesinado por las pandillas en lo que va del año. Media docena de ellos han muerto durante enfrentamientos con las maras.

Policías que viven en vecindarios asediados por pandillas aseguraron a El Diario de Hoy que, algunas veces, se ven obligados a negociar con las maras. "Yo les he dicho que me dejen vivir tranquilo, que no se metan conmigo y que yo no les voy a poner el dedo", afirmó un agente policial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación