Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PNC liga triple crimen a venganzas entre maras

Dos adultos y un menor, que perforaban un pozo, fueron asesinados en Huizúcar

Investigadores levantan evidencias del sitio donde, la noche del viernes, asesinaron a dos hombres y un menor que trabajaban en la perforación de un pozo para abastecer de agua a los pobladores del caserío El Jobo, cantón Lima entre Huizúcar y San Jo

Investigadores levantan evidencias del sitio donde, la noche del viernes, asesinaron a dos hombres y un menor que trabajaban en la perforación de un pozo para abastecer de...

Investigadores levantan evidencias del sitio donde, la noche del viernes, asesinaron a dos hombres y un menor que trabajaban en la perforación de un pozo para abastecer de agua a los pobladores del caserío El Jobo, cantón Lima entre Huizúcar y San José Villanueva. Foto EDH / Huber Rosales.

Las investigaciones del triple homicidio, registrado la noche del viernes pasado, entre Huizúcar y San José Villanueva, La Libertad, todavía no arrojan resultados que puedan dar con los responsables aunque las autoridades ligan el hecho a una venganza entre las pandillas.

Es la segunda masacre que se registra en el sector, en un espacio de tres días, con saldo de seis muertos y tres heridos, en una aparente rencilla entre pandillas que operan en los referidos municipios.

Sin embargo, las víctimas de la masacre del viernes pasado no eran residentes de la zona, sino que vivían en el cantón Sitio del Niño, de San Juan Opico, La Libertad.

Las víctimas: Sergio Miguel Serrano García, de 20 años; Rodrigo Ernesto V.G., de 16, y Germán Oswaldo Linares Morales, de 35, tenían más de una semana de estar trabajando en la perforación de un pozo para abastecer de agua a los pobladores del caserío El Jobo, cantón La Lima, en el límite entre Huizúcar y San José Villanueva.

Los tres hombres, quienes subían algunas herramientas al pick up placas P-380-319, fueron sorprendidos por varios pandilleros que vestían uniformes oscuros. El vehículo está a nombre de un residente de San Juan Opico.

A los trabajadores los obligaron a que se subieran las camisas para ver si tenían tatuajes de la pandilla rival. Minutos después, los delincuentes abrieron fuego contra las víctimas, quienes murieron de forma inmediata.

Ninguna de las víctimas tenía tatuajes en sus cuerpos, según la Fiscalía.

En la zona donde se produjo el triple homicidio hay presencia de pandilleros de la mara 18 que mantienen atemorizados a sus pobladores, señalaron fuentes de la Policía.

Testigos expresaron que habían otros dos trabajadores que acompañaban a las víctimas, pero que andaban comprando en una tienda cercana y, al llegar, observaron los cadáveres de sus compañeros por lo que se retiraron del lugar de inmediato. Sin embargo, esta versión no fue confirmada por las autoridades.

En el sitio se encontraron varias herramientas para la perforación de pozos, una planta eléctrica y una bomba, entre otras cosas.

Una de las líneas de investigación que se han planteado las autoridades, con relación a la masacre, es que los tres trabajadores fueron asesinados por pandilleros de la mara 18 porque, aparentemente, residían en un sector donde hay presencia de la pandilla rival , en Sitio del Niño, de San Juan Opico.

Otras de las hipótesis es que, al menos dos de las víctimas, eran de la 18 y mareros de la MS llegaron a asesinarlos para vengar las muertes de tres supuestos pandilleros de esa mara, registradas la madrugada del miércoles pasado en el cantón Tula de San José Villanueva.

En el mismo ataque hubo tres lesionados de bala que se encuentran ingresados en el hospital San Rafael, de Santa Tecla.

El hecho del miércoles pasado se produjo cuando un grupo de personas que regresaban de una fiesta en el parque Central de San José Villanueva, en el marco de sus fiestas patronales, fueron emboscados por pandilleros.

En el transcurso de esta semana se han registrado tres matanzas que han dejado catorce muertos y tres heridos de bala. La madrugada del martes, un grupo de pandilleros asesinaron a siete hombres y una mujer en el cantón Santa Emilia, de Sonsonate.

En ninguna de las masacres hay sospechosos detenidos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación