Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PNC: hubo 21 asesinatos entre sábado y domingo

Solo el sábado fueron registrados 16 crímenes; ayer sumaron cinco homicidios

Familiares de uno de los hombres asesinados ayer en un río se conduelen al identificar a su pariente. Foto EDH / Jaime AnayaTramo del río Aquisquillo, que limita San José Villanueva y Huizúcar, donde ayer fueron asesinados dos jóvenes, de 21 y de 33

Familiares de uno de los hombres asesinados ayer en un río se conduelen al identificar a su pariente. Foto EDH / Jaime AnayaTramo del río Aquisquillo, que limita...

Familiares de uno de los hombres asesinados ayer en un río se conduelen al identificar a su pariente. Foto EDH / Jaime AnayaTramo del río Aquisquillo, que limita San José Villanueva y Huizúcar, donde ayer fueron asesinados dos jóvenes, de 21 y de 33 años, vecinos entre sí. Foto EDH / Jaime Anaya

La Policía Nacional Civil sumó 21 asesinatos durante el recién pasado fin de semana. Solo el sábado, las autoridades contabilizaron 16 crímenes; ayer hubo no menos de cinco.

En San José Villanueva, municipio del sur oriente del departamento La Libertad, donde están celebrando sus fiestas patronales, los festejos fueron ensombrecidos ayer tras correr la noticia de que en el lecho de un río próximo los cadáveres de dos hombres habían sido encontrados.

Las víctimas fueron identificadas como Silas Elimelec Azucena Benítez y Edwin Alexander Cornelio, de 21 y 33 años, respectivamente.

Hasta ayer en la tarde eran desconocidos los motivos por los cuales fueron asesinados; por el momento, según policías y parientes de las víctimas, ambos hombres habían estado en un baile que celebraban las autoridades municipales, con motivo de las festividades locales.

De momento, todo apunta a que fueron interceptados por los asesinos en el río Aquisquillo, que divide Huizúcar con San José Villanueva.

La Policía informó que el doble crimen les fue registrado como a las 6:55 de la mañana.

Una llamada de un ciudadano les registró el hallazgo de los dos cuerpos que estaban en el lecho del río con la cabeza hundida en el agua; algunas laceraciones eran evidentes en uno de los cadáveres.

Según parientes de Azucena Benítez, deja en la orfandad a una infante de solo tres años.

"A él le gustaba andar bailando, me dijo que iba a ir a bailar; yo le dije: 'No, hijo, no vayás', pero no me hizo caso", relató su compañera de vida.

De la otra víctima solo se supo que trabajaba como guardia de seguridad privada y que vivía en el caserío La Esperanza, cantón Amaquilco, del municipio de Huizúcar.

Al igual que Azucena Benítez, a Cornelio lo reconocieron sus familiares por un tatuaje que tenía en la espalda abajo del cuello, al parecer era el nombre de la mamá.

Quien los identificó fue una tía de la víctima. "Él (Cornelio) era vecino del otro muchacho (Azucena Benítez); no salieron juntos. La última vez que lo vimos fue ayer en la tarde y después no supimos nada de él", dijo una pariente.

La Policía informó que los cuerpos tenían varias lesiones provocadas con arma blanca, y que los asesinos los interceptaron en el lugar, lo cual se presta para hechos delincuenciales, ya que es oscuro, además muchos caminan en la zona, ya que hay una calle que conecta Huizúcar con San José Villanueva.

Otros homicidios

La PNC también registró el asesinato de un hombre identificado como Oswaldo Alvarado, quien fue asesinado la noche del sábado en la colonia Prados, de Jucuapa, departamento de Usulután. Lo mataron a balazos.

Mientras tanto, en el kilómetro 4 de la carretera Troncal del Norte, otro hombre fue asesinado a pedradas. Esta víctima, según la Policía, no fue identificada por no encontrársele documentos de identidad.

Otro hombre fue ultimado la noche del sábado frente a una fábrica de telas, en Apopa.

En la colonia Santa Cruz, de Quezaltepeque, mataron a dos hombres, a las 5:55 de la tarde del sábado. En Usulután, el sábado hubo otros dos homicidios.

Asimismo, en Atiquizaya fue asesinado a balazos un joven identificado por la Policía como Néstor Pérez, de 24 años.

En Usulután, las autoridades reconocieron el cadáver de Rufino Jesús Orestes, de 24 años, quien fue golpeado con piedras hasta causarle la muerte.

Pese a la racha de homicidios, este año han sido cometidos menos asesinatos que durante 2012.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación