Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PNC: 25 asesinatos en segundo fin de semana más violento

Cifras revelan que el viernes hubo 6 homicidios, sábado, 10 y domingo, 9

Familiares de Carlos Linares, asesinado en Ayutuxtepeque, aseguraron que estudiaba noveno grado. Foto EDH / Claudia Castillo.

Familiares de Carlos Linares, asesinado en Ayutuxtepeque, aseguraron que estudiaba noveno grado. Foto EDH / Claudia Castillo.

Familiares de Carlos Linares, asesinado en Ayutuxtepeque, aseguraron que estudiaba noveno grado. Foto EDH / Claudia Castillo.

El repunte de asesinatos en el país hizo que el pasado fin de semana se convirtiera en el segundo más violento del año, al cerrar con 25 homicidios. El viernes hubo seis, el sábado 10 y el domingo nueve, según las estadísticas de las autoridades.

Esta jornada violenta fue superada por el tercer fin de semana de febrero, cuando se registraron 47 asesinatos, 30 de ellos cometidos el domingo 16, esta cifra lo posicionó como el segundo día más violento desde enero de 1992.

Las cifras que manejan las autoridades sobre los hechos violentos demuestran que la tendencia es al alza, pues en los dos primeros días de marzo hubo 14 y 11 crímenes respectivamente.

Entre los días 3 y 11 del mes hubo variaciones entre los nueve y los cuatro homicidios, pero desde el día 12 de marzo volvieron a incrementarse hasta llegar a 10.

Entre el 1 de enero y el 16 de marzo las autoridades registran 608 asesinatos en todo el país, es decir que hubo 131 muertes violentas más que en el mismo periodo de 2013, cuando se registraron 447 hechos de sangre.

La Policía y Fiscalía destacaron que la mayoría de asesinatos registrados entre el viernes 14 y el domingo 17 de marzo fueron cometidos en Cuscatlán; entre las víctimas hay una pareja de hermanos (un hombre y una mujer), a quienes asesinaron en el municipio de San Ramón.

Según la Policía, ambos eran pandilleros de la 18 y los habrían matado miembros de la mara rival.

El sábado, los hermanos Miguel Ángel y Julio César Valle Aguilar, de 23 y 26 años respectivamente, fueron ultimados a balazos dentro de un microbús de la Ruta 23-A, en Ayutuxtepeque.

El atentado contra los Valle lo cometieron dos sujetos que abordaron la unidad cuando esta circulaba por la calle al cantón Los Llanitos, en el límite territorial que se disputan la pandilla 18 y la mara Salvatrucha.

Testigos relataron a la Policía que los homicidas se dirigieron directamente a las víctimas y, sin mediar palabra, les asestaron un balazo en la cabeza.

Los familiares de los parientes aseguraron que no eran mareros, que residían en una comunidad de San Salvador y que habían llegado a la zona a trabajar como albañiles.

Pandilleros atentan contra "extraños"

El asesinato de los hermanos Valle fue registrado a pocas cuadras de la colonia Las Terrazas, siempre en Ayutuxtepeque, donde ayer fue ultimado a balazos otro usuario de la misma Ruta de microbús, cuando iba a trabajar.

Según las autoridades, Carlos Iván Linares Vásquez, de 22 años, habitaba en la colonia San Carlos, donde hay presencia de la mara Salvatrucha y la zona donde lo mataron es asediada por la pandilla rival.

Testigos del hecho relataron que los dos pandilleros se subieron a la unidad de transporte, como a las 7:30 de la mañana, y obligaron al joven a bajar para luego asesinarlo.

Los parientes de Linares aseguraron que él estudiaba noveno grado en un programa a distancia los fines de semana y negaron que perteneciera a algún grupo delictivo.

"Al parecer no era pandillero, pero residía en la colonia San Carlos, en Ayutuxtepeque, que es zona de la mara Salvatrucha. El móvil no lo sabemos, pero podemos suponer que fue por vivir en zona contraria", sostuvo la fiscal del caso.

Un compañero de trabajo de Carlos Iván aseguró que minutos antes de que lo mataran habló por teléfono con él, pues habían quedado de acuerdo para encontrarse en un lugar, pero este no llegó, más tarde le dieron la noticia de que estaba muerto.

Debido a que los tres jóvenes fueron asesinados en similares circunstancias, algunas fuentes policiales presumen que los pandilleros de la zona se estarían dando a la tarea de matar a toda persona que les parezca extraña, independientemente sin tienen vínculos o no con las maras.

Esta versión fue secundada por algunos habitantes de la localidad, cercana al punto de buses de la Ruta 30-B, quienes denunciaron que los mareros delinquen con total impunidad por la escasa presencia de las autoridades.

En otro hecho, la Policía reportó que en el cantón Santa Emilia, en Sonsonate, fue asesinado a balazos Mauricio Alejandro Coto, de 25 años.

Se sabe que él era jornalero pero las autoridades no pudieron establecer el móvil del ataque.

Además, en la 1a. Avenida Sur y 7a. Calle Oriente, del centro de Usulután, fue asesinado un hombre que departía en una cantina.

Los informes de la Policía indican que la víctima fue atacada por tres pandilleros, entre estos una mujer, que intentaron asaltarlo. Las autoridades informaron que los mareros lo golpearon con varillas de hierro y rocas.

Mientras que un hombre de nacionalidad hondureña fue ultimado en el cantón Las Trancas, en el municipio de Jocoro, Morazán.

Se presume que al sujeto, quien no pudo ser identificado, lo mataron porque aparentemente se dedicaba a robar en la zona.

Doble homicidio en Cuscatlán

Horas antes del asesinato del joven en Ayutuxtepeque, las autoridades reportaron un doble homicidio en el caserío El Camarón, del cantón El Rosario, en el municipio de Candelaria, en Cuscatlán.

Las víctimas, de nombre José Ricardo Bonifacio Pérez, de 29 años, y Douglas Antonio González, de 32, fueron asesinadas por varios sujetos en un predio rodeado de maleza.

Escuetamente, parientes de uno de los hombres señalaron que ya lo habían amenazado porque anteriormente había convivido con un pandillero.

Previo a este doble atentado, las autoridades habían registrado otros cuatro asesinatos en el mismo departamento, la mayoría de víctimas estaban vinculadas a las maras.

Por ninguno de los casos se realizaron capturas.

La noche del domingo, en el municipio de Mejicanos, en la calle principal de la colonia Delicias del Norte, otro hombre resultó gravemente herido tras ser atacado por dos sujetos.

La víctima, quien no pudo ser identificada, fue trasladada a un centro hospitalario, pero hasta ayer por la tarde se desconocía su estado de salud.

Algunos pobladores manifestaron que la víctima iba caminando por la calle principal cuando los atacantes se aproximaron a ella y le dispararon varias veces.

"Lo único que sabemos es que ellos (los atacantes) se equivocaron de persona, porque conocemos a este señor y no anda en malos pasos, es trabajador", dijo un lugareño.

En la escena, los investigadores policiales encontraron ocho casquillos. Aunque la Policía hizo un operativo de búsqueda en la zona no dio con los responsables del hecho.

El atentado ocurrió cerca del punto de buses de la Ruta 2-C, donde los lugareños dicen sentirse inseguros por el constante asedio de los mareros.

Pandilleros se enfrentan a policías

En la colonia El Cocal, calle a San Dionisio, en Usulután, un grupo de pandilleros de la 18 atacó a balazos a varios policías que realizaban un patrullaje preventivo.

Los agentes respondieron a la agresión y lograron lesionar en el brazo a uno de los delincuentes, quien luego fue aprehendido.

El hombre fue identificado como José Flores Chicas, de 20 años. Fuentes policiales manifestaron que él tenía orden de captura vigente por el delito de tenencia y portación de arma de fuego.

Según un jefe policial, el imputado ahora tendrá que responder también por el delito de homicidio tentado en perjuicio de los agentes. El resto de atacantes logró escapar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación