Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PNC: 1,035 homicidios en primeros 117 días de 2014

Registran 354 homicidios más que en el mismo período del año 2013

Personas observan el cadáver de un joven que ayer, al mediodía, fue asesinado en el centro de Quezaltepeque. Foto EDH/ MARLON HERNÁNDEZ

Personas observan el cadáver de un joven que ayer, al mediodía, fue asesinado en el centro de Quezaltepeque. Foto EDH/ MARLON HERNÁNDEZ

Personas observan el cadáver de un joven que ayer, al mediodía, fue asesinado en el centro de Quezaltepeque. Foto EDH/ MARLON HERNÁNDEZ

Hasta el domingo pasado, estadísticas oficiales indicaban que mil 35 personas habían sido asesinadas en El Salvador, 354 más que en el mismo período de 2013, cuando se contaban 681 homicidios.

La muerte de un menor de 13 años, quien según la Fuerza Armada de El Salvador era un peligroso y agresivo pandillero, se sumó a esas estadísticas.

El hecho fue cometido en el cantón Colón del municipio de Guazapa, al norte de San Salvador, el domingo en la madrugada.

Las estadísticas oficiales, a las cuales El Diario de Hoy tuvo acceso, indican que entre el viernes, sábado y domingo fueron cometidos 29 asesinatos.

En la mayoría de esos homicidios estuvieron involucrados pandilleros, bien como víctimas o como victimarios, aseguran las fuentes.

En San Miguel, un auto en el que se conducían varios supuestos pandilleros fue atacado con disparos de escopeta, muriendo en el acto dos de los pasajeros y uno más, horas después en un hospital.

La racha de asesinatos también se cobró la vida de Gilberto Cruz Ramírez, un hombre de 57 años, quien fue asesinado el viernes en el cantón Tecoluco de San Pedro Perulapán, Cuscatlán, mientras realizaba una jornada de vacunación, indicaron compañeros de trabajo y parientes.

En este caso, la Policía indicó que los asesinos eran pandilleros que podrían haber actuado a título de sicarios, pues el empleado del Ministerio de Salud ya había sido amenazado.

Racha continuó el lunes

Ayer, un joven de 19 años identificado como René Vladimir López Sosa, de 19 años, fue asesinado en la 4a. Avenida Sur del barrio El Guayabal, en el centro de la ciudad de Quezaltepeque.

De acuerdo con testimonios de quienes conocían a López Sosa y de investigadores policiales, la víctima no pertenecía a grupos de pandillas.

La Policía sospecha que el joven fue asesinado por miembros de la Mara Salvatrucha (MS) por el hecho de que él vivía en un sector donde domina la pandilla 18.

López Sosa fue acribillado por dos jóvenes que se desplazaban en una bicicleta.

Siempre en el municipio de Quezaltepeque, un cuerpo en estado avanzado de putrefacción fue encontrado bajo un puente, según fuentes policiales.

Asesinan a expandillero

Ayer en la mañana, Jorge Adalberto Hernández Palacios, 23 años, fue asesinado por dos hombres que se conducían en una motocicleta en la calle principal de la colonia San José, en Soyapango, informó la PNC.

De acuerdo con fuentes policiales, Hernández Palacios había pertenecido a la pandilla 18 pero se fue a vivir a otra colonia dominada por otro grupo delictivo.

El joven, por su trabajo como cobrador de un microbús de la Ruta 41-A, continuaba llegando a la colonia San José pese a que los pandilleros ya le habían advertido que lo matarían si seguía llegando.

Asesinato en Lourdes

Miguel Ángel Pérez, de 17 años, estaba trabajando en una limonera cuando un grupo de aproximadamente ocho sujetos, con ropas similares a las de la Policía, llegó y lo asesinó a balazos. El hecho fue en una finca del cantón El Capulín, en Colón, La Libertad.

"A eso de las 8:30 de la mañana llegó a esta limonera un grupo de sujetos con rostros cubiertos, apartaron al resto de trabajadores del lugar y se dirigieron directamente a este muchacho", dijo un oficial de la Policía de la delegación de Lourdes, Colón.

Los hombres obligaron a los otros trabajadores a tirarse al suelo y luego se dirigieron a la víctima y le dispararon con fusiles AK-47 y pistolas nueve milímetros.

Sobre el móvil del crimen, las autoridades afirmaron que no se saben, pero aseguraron que otros parientes de la víctima eran miembros de la mara 18 y algunos ya fueron asesinados y, aunque Pérez no pertenecía a pandillas, no descartan que se trate de una venganza contra sus familiares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación