Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pintor salvadoreño, Melvin Gómez, ya está en Noruega

El pintor Melvin Gómez, sobreviviente a una masacre en noviembre de 2009, relata qué hace en sus primeros días en Noruega

En su viaje, Melvin comparte con jóvenes de varias partes del mundo.

En su viaje, Melvin comparte con jóvenes de varias partes del mundo.

En su viaje, Melvin comparte con jóvenes de varias partes del mundo.

Melvin Gómez ya está en Noruega, Europa. Después de dos semanas su cuerpo empieza a adaptarse a un nuevo horario de nueve horas de diferencia con El Salvador. Su estómago ya asimila la comida y el clima no le afecta a su cuerpo parapléjico.

Melvin es pintor y un artista salvadoreño que fue víctima de la violencia en El Salvador. Sobrevivió a una masacre cometida en noviembre de 2009 y gracias a su admirable capacidad de aprendizaje, logró una beca de dos años en la organización internacional Colegios del Mundo (UWC, por sus siglas en inglés).

El asombro de Melvin inició desde que abordó el avión en El Salvador. Poco a poco bajaron sus nervios desde las alturas, y en un par de horas aterrizó en el aeropuerto de Panamá. Primera escala.

Ahí creció la nueva familia que acompañará a Melvin por dos años. Entre ellos Karma Wangyal, de Nepal; Cedric Rakotoarimanana, de Madagascar. Melvin Gómez ya está en Noruega, Europa. Después de dos semanas su cuerpo empieza a adaptarse a un nuevo horario de nueve horas de diferencia con El Salvador. Su estómago ya asimila la comida y el clima no le afecta a su cuerpo parapléjico.

Melvin es pintor y un artista salvadoreño que fue víctima de la violencia en El Salvador. Sobrevivió a una masacre cometida en noviembre de 2009 y gracias a su admirable capacidad de aprendizaje, logró una beca de dos años en la organización internacional Colegios del Mundo (UWC, por sus siglas en inglés).

El asombro de Melvin inició desde que abordó el avión en El Salvador. Poco a poco bajaron sus nervios desde las alturas, y en un par de horas aterrizó en el aeropuerto de Panamá. Primera escala.

Ahí creció la nueva familia que acompañará a Melvin por dos años. Entre ellos Karma Wangyal, de Nepal; Cedric Rakotoarimanana, de Madagascar. También estaban Álex de la Amazonia Ecuatoriana; Edmilson García, de Angola y compañeros de Etiopía, Ecuador, Argentina, Hungría y otros.

Al artista lo acompañan en el viaje dos salvadoreñas: Lorena, otra joven que también logró la beca y que, según Melvin, le sirve de apoyo en lo que va de la aventura y Alicia Barillas, directora de la UWC en El Salvador.

"Melvin está fascinado con esta experiencia. Yo estoy disfrutando a través de sus ojos. Lo han tratado como príncipe. Él creía que todo sería complicado pero no. Al iniciar el vuelo me dijo que le gustó una frase de Facundo Cabral que dice "la vida no te quita cosas, te libera de cosas".

Barillas sostiene que en el aeropuerto en Panamá, se encontraron con Elías, primer amigo de Melvin, ya que el joven también es nuevo alumno de la UWC.

El joven proveniente de Palora, un pueblo de la Amazonia Ecuatoriana, identificó a Melvin y a Lorena, ya que la joven salvadoreña, vestía una camiseta de la UWC.

En el aeropuerto de Amsterdam, Holanda, creció aún mas la familia y el estudiante de Colombia viajo con los salvadoreños.

"En Bergen una avalancha de estudiantes UWC nos recibieron con una sonrisa. Es impresionante toda está alegría. Estamos agradecidos con todos", sostuvo Barillas.

Melvin ya solventó pequeños trámites en Noruega y ahora se prepara para un curso intensivo de inglés de un mes. Luego inicia las clases de su bachillerato internacional.

"Gracias a Dios todo marcha de lo mejor, el lugar es impresionante, la gente es genial y la estoy pasando de lo mejor", dijo el artista a El Diario de Hoy desde Noruega, a través del Facebook.

El artista sostiene que " Noruega es maravillosa. Lo que más me ha impresionado es que aquí no debo preocuparme por las gradas, por los baños, los centros comerciales, tienen todo adaptado para las personas con discapacidad, se preocupan hasta en el último detalle y eso es asombroso".

"Ni en las películas había visto lugares como los que hay en este país. La gente es muy pasiva y muy respetuosa. Desde mi habitación veo un lago que tiene salida hacia al mar. Desde que llegué, siento como si me mente se ha despejado que me concentro bien para estudiar.

En El Salvador las personas tienen que esperar que pasen los carros y aquí es al contrario, los carros paran la marcha, no importa la velocidad que vengan, no hay violencia, no hay nada que contamine la mente y el medio ambiente", confesó emocionado el artista.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación