Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piden justicia para excadetes acusados de muerte de compañero

Madres aseguran que sus hijos son inocentes. Cuestionaron que los estén tildando de asesinos, cuando no los han vencido en juicio.

San Salvador 27012016

Milagro de Rosales y Cledis Martínez apelaron a la madre del cadete Zelaya Díaz y a las autoridades judiciales y militares para que no se condene a sus... | Foto por EDH / Huber Rosales

San Salvador 27012016

Las madres de tres excadetes de la Escuela Militar que son acusados de la muerte de uno de sus compañeros, pidieron justicia y que no los conviertan en “chivos expiatorios” de lo que consideran fue un hecho fortuito.

Las señoras Milagro de Rosales, Cledis Martínez y Elena Navas rompieron el silencio de varios meses y aclararon que la muerte del cadete Juan Carlos Zelaya Díaz, ocurrida el 3 de octubre de 2014, no fue producto de una agresión como se ha querido hacer creer, sino que él no resistió a una prueba en la piscina de la academia castrense.

Según explicaron, a partir de los testimonios en el proceso,  el incidente se produjo durante el entrenamiento acuático   en el que participaban 90 personas, supervisadas por el director de la Escuela Militar, varios oficiales superiores y un equipo médico.

Más bien, aseguraron, uno de los ahora acusados, Giovani Ernesto Rosales Grijalva, fue quien se lanzó a rescatar  al joven, quien en seguida vomitó  alimentos que había ingerido y fue hospitalizado.

Las afectadas sostienen que  no fue que los jóvenes sumergieran deliberadamente a Zelaya Díaz y muriera asfixiado como se ha querido hacer creer, sino que pudo haber sufrido alguna congestión estomacal dentro del agua. Entonces fue llevado con vida a un hospital, donde falleció horas después.

“Estando los oficiales presentes, los cadetes no pueden cometer ningún acto que esté fuera de control”, explicó la señora Elena Navas, madre del cadete Enmanuel Navas Contreras, uno de los señalados.

Además de Navas Contreras, los excadetes Jaime Isaac Lemus Martínez y Giovani Ernesto Rosales Grijalva guardan prisión junto con el capitán Rafael Cañas Abarca y el  teniente Jairo Orlando Baires Salinas, en el centro penal de Metapán, Santa Ana, desde julio pasado.

Hoy deberán comparecer en una audiencia preliminar en  el Juzgado Segundo de Instrucción de Santa Tecla, en la cual se decidirá si van a juicio por el hecho.

 Milagro de Rosales, madre de Rosales Grijalva  y residente en Sonsonate, sostuvo que no se explica las razones de las acusaciones en contra de su hijo, si él fue quien lo rescató aun sin recibir una orden superior para hacerlo.

Las madres aseguraron que los cadetes no realizan ninguna acción sin la orden del oficial más antiguo, por lo que consideran que los oficiales que se encontraban ahí no hubiesen permitido que se cometieran abusos.

Afirman que sus hijos no se iban a arriesgar a hacerle daño a Zelaya Díaz cuando les faltaba dos meses para graduarse como subtenientes y además ellos nunca tuvieron ninguna sanción disciplinaria por mala conducta.

Incluso, Navas Contreras formaba parte de la Escolta de Honor y mostraron una foto en la que aparece flanqueando al presidente Salvador Sánchez Cerén en un acto oficial de la Escuela Militar.

Sin embargo, denunciaron que un día antes de su graduación como subtenientes les notificaron que habían sido dados de baja por mala conducta, cuando ellos nunca tuvieron mal comportamiento durante los cuatro años de estudios. “Esa baja que les dieron fue injusta, deshonrosa, han sido buenos muchachos, estaban entre las primeras antigüedades”, dijo Cledis Martínez, procedente de San Pedro Puxtla.

Agregó que “ellos no tienen nada que ver, en ningún momento, si hay que juzgar entonces que empiecen por arriba, no por los más débiles... A ellos los mandan y a ellos los escogieron (para acusarlos)”, dijo De Rosales.

Las señoras pidieron a la familia Zelaya Díaz y a las autoridades judiciales y militares que “busquen la verdad y la justicia” y que no permitan que se condene a inocentes, porque cargarían con ese  “gran peso moral”.

Se llamó al director de la Escuela Militar para conocer su versión, pero se informó que no estaría disponible hasta este día.

María Díaz de Tejada, madre de Zelaya Díaz, dijo en su oportunidad que esperaba que se hiciera justicia y que se investigara las circunstancias de la muerte de su hijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación