Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Penas de hasta 120 años para cinco pandilleros

Un tribunal de La Paz los halló culpables de seis asesinatos

Detenidos 69 pandilleros salvadoreños, entre ellos 2 policías

Detenidos 69 pandilleros salvadoreños, entre ellos 2 policías  | Foto por Archivo

Por los asesinatos de seis personas trabajadoras de Zacatecoluca, La Paz, quienes según la Policía no tenían ningún vínculo con pandillas, cinco pandilleros de la mara 18 purgarán penas que oscilan entre los 30 y los 120 años de prisión.

Las condenas se las impuso el Tribunal de Sentencia de Zacatecoluca, La Paz, luego de varios días de una vista pública en contra de 11 pandilleros de la referida mara.

A los otros seis los exoneraron de cargos porque el tribunal consideró que no habían suficientes pruebas sobre su supuesta participación en los asesinatos, los cuales fueron cometidos entre los años 2010 y 2011.

La Fiscalía, no obstante, pedirá la anulación del fallo a favor de los seis pandilleros, quienes se encuentran presos en algunos penales porque están siendo procesados por otros crímenes.

De los cinco condenados, Francisco Adolfo Bolaños González, de 33 años, recibió la pena de 120 años de cárcel por cuatro asesinatos.

A Francisco Javier Pineda Monterrosa lo sentenciaron a 90 años de prisión por tres homicidios; y a Elin Adiel Martínez Guandique a 60 años por dos homicidios. Este último es considerado por la Policía como el cabecilla de la mara 18 en Zacatecoluca.

Franklin Ernesto Melgar Berríos, de 24 años, y Juan Carlos Vásquez Cruz, de 19, purgarán 30 años en la cárcel porque solo se les comprobó su participación en un homicidio a cada uno.

El fiscal Antipandillas Víctor Fuentes explicó que a José Alexander Guzmán Pérez lo asesinaron porque en estado de ebriedad se orinó en una pared que tenía grafitos alusivos a la mara 18, lo que consideran como una ofensa a la pandilla.

A Zoila de Jesús Ortiz de Guzmán, quien estaba jubilada, la mataron porque les reclamaba que no hicieran desórdenes en el mesón donde ella vivía.

A otras víctimas –Claudia Moreno Umaña, Alberto García Sena, Amparo Gómez y Selvin Flores Mundo– las mataron porque suponían que colaboraban con la Policía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación