Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Peligros al adjudicar nuevas frecuencias

El procedimiento es investigado por la Fiscalía General

La Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (Siget) realizó el cambio de frecuencia al Canal 37 de televisión al 11 sin una petición oficial. foto edh / Archivo.

La Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (Siget) realizó el cambio de frecuencia al Canal 37 de televisión al 11 sin una petición oficial. foto edh / Archivo.

La Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (Siget) realizó el cambio de frecuencia al Canal 37 de televisión al 11 sin una petición oficial. foto edh / Archivo.

La transición de la televisión analógica a la digital implicará reconfigurar el espectro radioeléctrico, pero crecen los temores hacia sectores que buscan beneficiarse con la venia oficial, en menoscabo de los medios independientes y la libertad de expresión.

El 10 de abril del año pasado, la frecuencia del canal 37 en UHF (concesionado a una universidad privada) cambió, en menos de ocho días, al canal 11 en VHF, luego que Ástor Escalante, entonces titular de la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) ordenó hacer un estudio técnico de factibilidad y luego lo acomodó en una nueva frecuencia, sin que hubiera una petición oficial. El cambio de frecuencia se hizo apenas unos días después de que Escalante asumió el cargo.

Él tuvo una gestión corta pero muy cuestionada por debido a que les quitó el candado a las concesiones que dos superintendentes anteriores — Fernando Argüello Téllez y Luis Ernesto Méndez— habían puesto, hasta que no se diera el salto de la televisión análoga a la digital, en 2018, tal y como estaba previsto inicialmente en diferentes resoluciones de la Siget.

Paralelamente al cambio de frecuencia de canal 37 (el 9 de abril de 2014) el canal fue vendido por la universidad a la TVRED S.A., de CV., cuyo representante legal es el argentino Marcos Landaburu, según documentos oficiales.

El documento de compra venta señala que él pagó 3.7 millones de dólares por la frecuencia, según documentos en poder de El Diario de Hoy e inscritos en el Registro de la Siget posteriormente.

En su momento, Escalante sostuvo que todas sus actuaciones estuvieron apegadas a la ley, tratados internacionales y a la Constitución.

Sin embargo, diferentes sectores, en especial de los canales de televisión, cuestionaron sus resoluciones y la agilidad con la que se hizo el cambio, algo no considerado en la Ley de Telecomunicaciones.

En la compraventa existe una "declaración especial", la cual establece que el comprador está sabedor de que por el tipo de frecuencia (asignada por Siget para Radioastronomía) él "acepta cualquier situación" que pueda presentar la entidad, como reasignar el canal a otra frecuencia.

Además, Escalante aprovechó adicionalmente para avalar el inicio de un proceso para otorgar los canales de televisión 7, 13, 14, 16, 18 y 20, que no habían sido concesionados mientras no se hacía la transición a l televisión digital.

La eficiencia y agilidad de Escalante posibilitó el cambio del canal 37 UHF al 11 por medio de la resolución T-0315-2014, con fecha 10 de abril de 2014, apenas 10 días después de que asumió el cargo como superintendente.

Eso provocó la reacción de diferentes medios, quienes expresaron críticas por la negativa de la Siget de abrir procesos de concesión, pero que luego el exsuperintendente permitió de forma rápida.

Otras personas interesadas en las concesiones de frecuencias e inconformes con la subasta como forma para concesionar la frecuencia presentaron un recurso ante la Sala de lo Constitucional para que se anulara el método (Ver nota a la par).

Ese recurso presentado ante la Sala de lo Constitucional permitió a los magistrados constitucionalistas poner un alto a las concesiones mientras se definía la constitucionalidad de las subastas.

Canales en desventaja con dividendo digital

La migración de la televisión analógica a la digital implicará una gestión más eficiente del espectro radioeléctrico y permitirá tener nuevos espacios de difusión en el mismo, que se conoce como Dividendo Digital.

Estas frecuencias libres pueden usarse para diferentes fines, por ejemplo, transmitir nuevos programas de televisión nacionales o internacionales o dar servicios de banda ancha móvil o telefonía.

"La transición a la televisión digital permite que cada canal conviva pegadito al otro; ahorita no se puede por la interferencia de señal que pueda existir", manifiesta un especialista en telecomunicaciones consultado por El Diario de Hoy.

Según la resolución de la Siget T-1043-2012, en el actual espectro radioelétrico exclusivo para televisión abierta se tendrán que abrir dos espacios más: uno para emergencias y otro para la telefonía móvil.

Dicho dictamen establece que los canales 2, 3, 4, 5 y 6 desaparezcan y sean utilizados por las autoridades para servicios de emergencia, es decir para generar información ante catástrofes, atentados, etc.

Por ejemplo en Estados Unidos, en 2001, cuando se cometieron los atentados al World Trade Center (Torres Gemelas), las autoridades de ese país se vieron abrumadas porque no podían informar eficientemente a sus ciudadanos. De ahí que el Congreso decidió posteriormente liberar algunas frecuencias para usarlas con ese fin.

Asimismo, la Siget resolvió que los canales del 52 al 69 también desaparezcan y se destinen para los sistemas móviles avanzados (tecnología 4G), con los que se puede ver televisión a través de teléfonos celulares, hacer videollamadas o activar sistemas de geolocalización.

Es así como en el Dividendo Digital, en el modelo de la televisión abierta, los canales del 7 al 13 serán para la señal VHF y los del 14 al 51, para UHF.

En este panorama, los actuales canales 2,4 y 6, que pertenecen a la Telecorporación Salvadoreña (TCS), desaparecen de esas frecuencias y quedan en el limbo.

Un técnico en la materia explicó que los únicos canales en los que podrían estar "bajo las mismas reglas en las que hemos estado en los últimos 50 años" es asignándoles el canal 7, en el 9 no porque ya fue asignado a la Asamblea Legislativa y el canal 11 tampoco, porque es el que la Siget le ha dado a TVRED que era el canal 37, y el 13.

"Nosotros aducíamos que por estar antes en esa banda, desde hace más de 50 años, teníamos derecho a que cuando diéramos el salto (a la televisión digital) nos dieran el canal 2 por el 7, el 4 por el 11 y el canal 13 por el 6", dijo una fuente de las televisoras.

No obstante, con el permiso de la Siget para que el canal 37 pasara al 11, esa frecuencia está ocupada y por lo tanto el canal 6 se queda fuera.

Los afectados critican que en el mismo momento que se hizo esto la Siget sacó a subasta los canales 7, 13, 14, 18 y 20.

Piden investigar legalidad

Los cambios de frecuencias en la Siget llevaron a la Asociación de Salvadoreña de Radiodifusión (Asder) y la Asociación de Medios Publicitarios Salvadoreños (AMPS) a pedir a la Fiscalía velar por la legalidad del procedimiento.

"Nos oponemos a la forma arbitraria de actuar y a los trámites irregulares que han sido realizados por el recién superintendente de la Siget, Ástor Escalante", reza un comunicado difundido hace varios meses sobre el caso.

Ambas asociaciones mostraron su desacuerdo por la forma en que se sustituyó el canal 37 por el canal 11, "otorgando una frecuencia en VHS de mejores condiciones y características, con un valor económico superior que la frecuencia UHF que originalmente se le había asignado".

Asimismo, cuestionaron la apertura de procesos de concesión para los canales 7, 13, 14, 16, 18 y 20 por irrespetar convenios internacionales y resoluciones de la misma Siget que habían evitado posibles interferencias.

Además, criticaron que esté "manipulando a su conveniencia" el marco legal vigente para otorgar concesiones.

Para los afectados, el cambio de frecuencia es ilegal porque violó los principios de transparencia y publicidad, durante dos etapas del procedimiento administrativo.

También alegan que no se publicó o notificó a todas las sociedades afectadas originalmente y no cumplió con el mandato de Ley de publicar la resolución No. T-0315-2014, pues la publicación realizada no es fiel y conforme con el texto de la decisión administrativa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación