Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pastor Rivas rindió fianza de $5 mil para quedar libre

Juez ordenó que se le siga procesando por violación, amenazas y expresiones de violencia

El pastor del TAI, Carlos Rivas, salió del Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán alrededor de las 3:00 p.m., tras rendir una fianza de $5 mil. Foto EDH / Mauricio Cáceres

El pastor del TAI, Carlos Rivas, salió del Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán alrededor de las 3:00 p.m., tras rendir una fianza de $5 mil. Foto EDH...

El pastor del TAI, Carlos Rivas, salió del Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán alrededor de las 3:00 p.m., tras rendir una fianza de $5 mil. Foto EDH / Mauricio Cáceres

En medio de choques entre fieles y grupos de feministas, el pastor Carlos Rivas salió ayer en libertad condicional, un hecho que sorprendió a la Fiscalía General en vista de que, según se explicó, los delitos que se le imputan "son graves" y no admiten excarcelación.

Rivas, pastor del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), fue llevado al Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, para responder por acusaciones de violación, amenazas, expresiones de violencia y daños.

Rivas fue el viernes pasado dentro de un motel de la urbanización Santa Elena, donde una mujer de 42 años —con quien supuestamente tenía una relación sentimental— lo acusó de haberla agredido y retenido a la fuerza.

Ayer, durante la audiencia inicial, el juez José Antonio Palma decretó libertad condicional para el pastor y le ordenó rendir la fianza de cinco mil dólares en un plazo de dos horas y media.

El caso pasará al Juzgado Segundo de Instrucción.

El Ministerio Público pidió que el imputado continuara detenido. Los defensores de la víctima y del imputado coincidieron en que Rivas siguiera procesado pero en libertad.

Sin embargo, el artículo 331 del Código Procesal Penal establece que no se puede dar libertad condicional cuando se trata de delitos sexuales.

Óscar Vega, abogado de la víctima, manifestó que su cliente hizo esa petición porque ha recibido amenazas.

"Mi representada nos pidió de manera expresa que solicitáramos las medidas (alternas) por el temor que ella tiene a futuras represalias", sostuvo Vega.

Según la acusación, el día en que el pastor retuvo a la víctima en el motel, él le habría destruido un teléfono con la intención de que no llamara a la Policía. Por eso la Fiscalía le imputó el delito de daños.

El juez decidió ayer no procesarlo por este delito porque la Fiscalía no ha presentado pruebas, según Vega.

Fiscal "sorprendido" por resolución del juez

Pero el Fiscal General, Luis Martínez, se declaró ayer por la tarde "sorprendido" con la decisión del Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, pues contra Rivas hay una acusación de delitos graves, tales como la violación.

Martínez manifestó que le "sorprendía" la decisión porque la misma ley establece que los cargos por los que se ha acusado al pastor "no admiten" la excarcelación.

El funcionario agregó que esperarán la notificación formal y conocer los razonamientos del juez para decidir qué recursos interpondrán.

Una de las fiscales del caso manifestó que el juez hizo referencia en la diligencia a la prohibición que establece el Código Procesal Penal, pero, según dijo, basó su decisión en tratados internacionales que lo facultan para dar libertad bajo condiciones.

La delegada del Ministerio Público rechazó que hayan pedido la reserva del caso.

Presenta estatutos del TAI como garantía

El abogado de la mujer que acusa al pastor Carlos Rivas de haberla agredido señaló ayer que entre las garantías que el imputado presentó al juez para demostrar que no evadirá el proceso en su contra están los estatutos del TAI. También presentó documentos de un colegio del que es fundador y partidas de nacimiento de sus hijos.

Vega dijo ayer que por los daños causados a su cliente pedirán en el proceso que Rivas le dé una compensación económica de hasta 10 mil dólares, un monto que, según él, podría subir.

Mientras se desarrollaba la audiencia, varios seguidores del pastor evangélico, dirigidos por Pedro Julio Hernández, se concentraron afuera del Juzgado para darle su respaldo; además, un grupo de feministas llegó a manifestarse para que el caso no quede impune y pedían que se pronunciara la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato.

Cuando ambos grupos se acercaron, hubo un enfrentamiento verbal y casi se desata una riña campal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación