Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pareja acusada de robo irá a la cárcel

Imputados habrían robado teléfono celular a un conductor

Wendy Pérez y su pareja Moisés Callejas suben al vehículo que los llevaría a las bartolinas de la Policía. Foto EDH / Éricka Chávez

Wendy Pérez y su pareja Moisés Callejas suben al vehículo que los llevaría a las bartolinas de la Policía. Foto EDH / Éricka Chávez

Wendy Pérez y su pareja Moisés Callejas suben al vehículo que los llevaría a las bartolinas de la Policía. Foto EDH / Éricka Chávez

Una pareja que la semana anterior fue denunciada por un ciudadano de haberle robado un teléfono celular fue enviada a prisión por el juez Octavo de Paz, de San Salvador.

A Salvador Moisés Callejas, de 32 años, y Wendy Pérez Rivera, de 24, la Fiscalía los acusa de los delitos de robo agravado y fraude procesal, por lo que estarán recluidos cuatro meses mientras continúan las investigaciones.

La fiscal del caso informó que la víctima, quien denunció el hecho a través de Facebook y en una sede policial, ha reconocido a Callejas como la persona que lo asaltó, mientras que Pérez es procesada por complicidad.

El Ministerio Público informó que la pareja deberá responder por fraude procesal pues para eliminar cualquier evidencia destruyeron y botaron el celular robado.

El atraco ocurrió el pasado 4 de noviembre, a las 7:30 de la noche, mientras la víctima circulaba en su carro en la intersección de la alameda Juan Pablo II y avenida España.

Cuando el conductor hizo un alto se le acercó el sujeto y apuntándole con una pistola le exigió la entrega del celular.

Minutos después, los supuestos ladrones se tomaron fotos con el aparato y automáticamente le llegaron a la víctima a través de un programa de Internet que previamente había instalado.

Imputados amenazados

Sergio Portillo, abogado de Moisés Callejas y Wendy Pérez, dijo ayer al salir de la audiencia inicial que apelará el fallo del juzgador.

El defensor criticó que hayan enviado a la cárcel a sus clientes cuando, según él, hay varias irregularidades en el proceso, como el hecho de que la víctima no denunció el robo ante la Policía sino hasta tres días después de cometido. También cuestionó la ausencia del ofendido en la diligencia realizada ayer.

Portillo denunció que el caso se ha sobredimensionado en los medios de comunicación y redes sociales, hasta el punto que, según él, por dichos canales se habría sugerido "linchar" a sus defendidos.

"Se ha dado tanto manejo mediático que incluso hasta por seguridad de ellos mismos (el juez) dejó la medida de instrucción (ordenó la detención)", indicó el abogado.

La versión de Portillo es que un hombre le entregó el teléfono a Callejas para que se lo configurara, luego cerraron el negocio y se fueron. En el trayecto se tomaron las fotos para comprobar que la cámara sirviera.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación