Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Papito, no mates a mi mami", suplicó un niño a su padre

Un hombre mató a su exesposa a machetazos frente a sus hijos en Panchimalco

Amigos de la familia de Paula Jorge Vega lloran frente a su ataúd ayer durante la vela. Fotos EDH / Lissette Lemus.

Amigos de la familia de Paula Jorge Vega lloran frente a su ataúd durante la vela. Esposo la asesinó. Fotos EDH / Lissette Lemus.

Amigos de la familia de Paula Jorge Vega lloran frente a su ataúd ayer durante la vela. Fotos EDH / Lissette Lemus.

"Papito no mates a mi mami", suplicó Carlos (nombre ficticio) de cinco años, mientras José Deodanes atacaba brutalmente con un machete a su excompañera de vida y madre de sus cuatro hijos, Paula Jorge Vega, de 35 años.

Ese fue el último capítulo de violencia intrafamiliar que soportó Paula durante los 15 años que vivió con el hombre que le quitó la vida el lunes pasado, en el caserío Los Córdobas, en Panchimalco.

Paula era una mujer luchadora, trabajaba la tierra para mantener a sus hijos. El lunes como cada día, salió antes del amanecer junto a tres de sus cinco hijos a "tapiscar maíz" en la milpa que había cultivado en un terreno a varios kilómetros de su vivienda.

A las 6:30 de la mañana cuando Paula avanzaba en la tarea agrícola, apareció su exesposo entre la milpa. Sin mediar palabra y con un corvo en mano la atacó una y otra vez hasta cortarle los brazos y lesionarla en el cuello y rostro, relató Carolina (nombre ficticio) hija de ambos de 14 años.

Los gritos de Paula se confundían con los de sus dos hijos que suplicaban a su padre que no siguiera con el cobarde ataque. A Carolina el hombre la agredió con sus brazos porque la niña se tiró a proteger a su madre que estaba indefensa y herida en el suelo.

Sin embargo, Deonades siguió con la agresión hasta dejar a Paula agonizando. El sujeto se retiró entre risas de burla, relata su hija.

Tras el ataque, Carolina corrió a buscar ayuda mientras su hijo de siete años se quedó con la mujer que agonizaba en la milpa.

La niña avisó a su abuelo que también sembraba a varias cuadras donde había ocurrido el ataque.

El padre de Paula auxilió a su hija y otros agricultores dieron aviso a la Policía.

Paula luchó hasta el último minuto por su vida. Policías de la Rural caminaron varios kilómetros para auxiliarla. Improvisaron una camilla con palos y una sábana, y la sacaron hasta un lugar donde pudo ingresar una ambulancia de Fosalud. Paula estuvo herida por más de dos horas, afirmó su hija.

"Fue rescatada aún con vida. Era valiente. Nosotros caminamos por caminos escabrosos hasta que llegamos donde estaba. A este sujeto nosotros lo teníamos fichado. Acá en el casco urbano lo teníamos controlado", dijo un agente que participó en el rescate de Paula.

Ayer el cuerpo de la víctima mortal fue velado en su casa en el cantón Los Troncones, en Panchimalco. Alrededor de 25 vecinos y familiares dieron sus condolencias.

"Mamita ya no te voy a ver nunca más", gritó ahogada en llanto Carolina, la hija mayor de la pareja, mientras cuatro hombres ingresaban con el ataúd de la víctima en el estrecho corredor de la vivienda de bahareque donde vivía Paula con sus hijos.

Otra de las dolientes era Catalina, madre de Paula, quien expresó frente al ataúd: "no te preocupes hija por tus hijos". Esa es una las preocupaciones de la anciana, vive en una aguda pobreza que se le hace imposible mantener a sus nietos.

Una vida llena de violencia

José había agredido a su exesposa en incontables ocasiones. Desde hace cinco años aproximadamente se separaron y Paula tuvo una relación con otro hombre con quien procreó un hijo. Ese fue uno de los detonantes para que el sujeto la agrediera hasta la bastedad.

José frecuentaba la casa de Paula por los hijos que tenían en común. Sin embargo, no tenía límites para agredir a su exesposa. Era un salvaje, aseguran sus vecinos y familiares.

Cuando Paula estaba embarazada el sujeto la amenazaba con matar a su bebé ya que le reclamaba que no era de él.

"Le ponía la punta del corvo en el vientre y la amenazaba con matarla. Pero nunca pasó a más", relató un familiar de la víctima.

Uno de los ataques más graves fue hace cuatro años aproximadamente, cuando el sujeto con un corvo le hirió una mano. En el hecho un hermano de la señora intentó defenderla, pero también fue agredido por el sujeto.

Por ese ataque José fue a parar a la cárcel. Estuvo cuatro años preso en el penal de Mariona. Salió hace semanas sólo para vengarse de la denuncia que hizo su expareja.

La madre de familia confió en el sistema judicial y denunció a su exmarido; sin embargo, el sistema judicial le falló a Paula, sólo estuvo cuatro años preso y salió libre con algunas medidas alternas a la cárcel y luego la asesinó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación