Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilleros ordenaron reanudar labores a motoristas de Ruta 17

La suspensión del servicio fue por un ataque contra un cobrador de la ruta, un día antes

El ataque a un cobrador de la Ruta 17 en Panchimalco, el pasado viernes por la tarde, provocó que Panchimalco y Rosario de Mora amanecieran sin el servicio ayer. Foto EDH

El ataque a un cobrador de la Ruta 17 en Panchimalco, el pasado viernes por la tarde, provocó que Panchimalco y Rosario de Mora amanecieran sin el servicio...

El ataque a un cobrador de la Ruta 17 en Panchimalco, el pasado viernes por la tarde, provocó que Panchimalco y Rosario de Mora amanecieran sin el servicio ayer. Foto EDH

El servicio de microbuses que va de Panchimalco al centro de San Salvador se vio interrumpido ayer hasta las 11:00 de la mañana, tras el paro de la Ruta 17.

La medida fue en respuesta a un ataque con arma de fuego contra uno de los cobradores de esa ruta, el viernes por la noche, en el centro de Panchimalco.

La suspensión de labores inició a las 7:00 de la mañana, pero el mismo quedó sin efecto cuatro horas después, tras órdenes de las mismas pandillas, de volver a circular.

Motoristas que omitieron su nombre informaron que las maras, a través de una llamada telefónica, exigieron a uno de los encargados de la ruta, que levantara el paro, porque la protesta no tenía razón, ya que los empresarios están al día con sus pagos de la "renta" exigida por ellos.

"Dicen (los pandilleros) que no hay nada, que van puntual (con la extorsión) y que podemos andar trabajando, no hay problema. Que no andemos haciendo paro porque estamos bien", dijo un encargado a los motoristas en paro, ayer por la mañana.

El servicio de transporte se normalizó a eso de las 11:00 de la mañana, luego de la llamada de los delincuentes.

Los más afectados

Como en todos los paros, los mayormente afectados fueron los usuarios que necesitaban movilizarse hacia sus lugares de trabajo u otros destinos.

"Uno tiene la opción de viajar en los buses, pero el tiempo de espera es mayor y además van bien llenos", comentó una de las afectadas.

El panorama era el mismo en el punto de microbuses ubicado en la avenida Cuscatlán, en San Salvador, el cual estaba sin ninguna unidad y con los portones cerrados con candado.

"Dicen que los han vuelto a amenazar, y por eso no han salido con viajes", comentó una comerciante.

Algunas unidades fueron estacionadas en la carretera a Rosario de Mora, sector del desvío a Panchimalco, ante la mirada pasiva de agentes policiales.

Algunos empleados de la ruta consideraron que el ataque a uno de sus compañeros se debió a una pleito personal.

"Los dos municipios (Panchimalco y Rosario de Mora) estamos pagando renta, pero así está en todo el país, todos los transportistas estamos así a nivel nacional, y para poder trabajar; debemos de conversar con ambas estructuras", relató un empleado.

Por su parte, la Policía confirmó que uno de los colaboradores de la ruta fue víctima de un ataque armado el viernes, cerca de las 7:30 de la noche, en la avenida José Mejía Vides, de Panchimalco.

En esa ocasión, sujetos que operan en la zona, dispararon en tres ocasiones al cobrador, provocándole serias lesiones en la pierna derecha. El joven fue llevado por una ambulancia de Fosalud a un hospital.

Algunos empleados de la ruta consideraron que el ataque a uno de sus compañeros se debió a una pleito personal.

En busca de una postura policial sobre supuestas amenazas de pandilleros a empleados de la Ruta 17, se buscó al jefe policial de la subdelegación de Panchimalco, pero sus subalternos manifestaron que se encontraba en una reunión y que no se le podía interrumpir.

Los empleados (motoristas y cobradores) aprovecharon el momento para pedir a los empresarios mejoras salariales a sus patrones.

La Ruta 17 cuenta con 45 microbuses y sus recorridos son de Rosario de Mora y Panchimalco hacia San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación