Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilleros negociaron la entrega de un cadáver

PNC niega situación, pero Fiscalía confirma que hubo resistencia por parte de mareros a entregar cuerpo.

Varias patrullas policiales tuvieron que custodiar el carro de Medicina Legal que transportó el cadáver. Foto EDH / Archivo

Varias patrullas policiales tuvieron que custodiar el carro de Medicina Legal que transportó el cadáver. Foto EDH / Archivo

Varias patrullas policiales tuvieron que custodiar el carro de Medicina Legal que transportó el cadáver. Foto EDH / Archivo

Los pandilleros de la línea férrea de la colonia Belén de Conchagua, en La Unión, no solo obstruyeron la labor de las autoridades en el proceso de inspección y levantamiento del cadáver de Carlos Alberto Guardado el domingo pasado, también condicionaron la entrega del cuerpo.

Los pandilleros entregaron el cuerpo de Guardado con la condición de que les fuera devuelto por parte de Medicina Legal a las 4:00 de la tarde de ese mismo domingo, aseguraron testigos.

En cumplimiento, la institución forense les devolvió el cadáver a las 3:45 de la tarde.

Ayer, el subdirector de la Policía Nacional Civil, Mauricio Ramírez Landaverde, negó que las maras hayan tomado el control de la escena y que hayan obstruido por algunas horas la investigación.

"El hecho es totalmente falso y contiene un grado muy subjetivo de la comunicadora que lo informó. Desde el domingo que se conoció esa versión mandamos a verificar, mandamos a constatar y hemos recibido los informes de parte de los mandos oficiales responsables de la zona y podemos asegurar que esa situación no ocurrió", manifestó el comisionado.

El subdirector reconoció que la colonia Belén está afectada por las pandillas, especialmente de la 18. Y agregó que en momentos del crimen era entendible que hubiera expresiones de pesar e indignación, pero en ningún momento se impidió la investigación; tanto es así que los agentes capturaron a dos sospechosos: José Ángel O. y Ricardo Julián G., explicó.

René Franco, jefe de la Fiscalía subregional de La Unión, por su parte, sí admitió que "eso ocurrió y se puso tenso".

"No estuve en el lugar, pero según el fiscal, a la hora de llevarse el cadáver, las patrullas nos dieron apoyo, porque en el sector solo hay una salida por callejones y era necesario tomar las medidas, por la resistencia de los familiares del muerto, y también por la misma zona donde se dio el hecho", destacó. Y añadió que "al principio hubo un nivel de resistencia para que no se llevaran el cadáver, pero eso, ya en conversación con la persona que quedó a cargo de entregar el cadáver se solventó".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación