Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilleros matan a balazos a niña de cuatro años en ataque

El hecho se registró en una colonia de Jucuapa, Usulután

Escena donde fue cometido el asesinato de un octogenario en Ilopango. Foto EDH / René Estrada

Escena donde fue cometido el asesinato de un octogenario en Ilopango. Foto EDH / René Estrada

Escena donde fue cometido el asesinato de un octogenario en Ilopango. Foto EDH / René Estrada

La espiral de violencia que ha arreciado en los últimos cinco días, con un saldo de más de 40 asesinatos, le arrancó la vida ayer a una niña de 4 años; la inocente se convirtió en una víctima más de las rencillas por las que siguen enfrentándose las maras Dieciocho y Salvatrucha.

Solo ayer, la Policía contabilizó no menos de 13 homicidios, registrados en distintos lugares del país.

El ataque donde murió Emely Alexandra Reyes Lemus, de 4 años, se registró a las 11:45 de la mañana, en la calle principal de la colonia El Prado, en Jucuapa, Usulután.

La oficina fiscal del referido departamento informó que la menor jugaba junto a su hermano de 2 años. Cerca de ellos estaban cuatro supuestos pandilleros de la mara 18 reunidos en la acera de la casa donde vivía la menor, entre estos un primo de la niña.

De repente apareció un vehículo rojo en el que viajaban al menos cuatro supuestos pandilleros de la mara Salvatrucha (MS) desde donde comenzaron a dispararles a los que estaban reunidos, y uno de los balazos le cayó a la pequeña.

"Los sujetos salieron corriendo y trataron de resguardarse en la vivienda donde estaba la menor, pero el pandillero de la MS no dejó de disparar y una de las balas le dio a la niña", dijo Antonio Sorto, jefe de Investigaciones de la Policía en Usulután.

La madre de Emely Alexandra relató a la Policía que al escuchar los disparos salió a la calle y vio que su hija estaba tirada boca abajo en la acera, pero ya no se movía. Al darle vuelta se percató de que tenía una bala en la cabeza y que no podía hacer nada más; mientras que su otro hijo, el niño de 2 años, resultó ileso.

Los cuatro supuestos pandilleros de la 18 a quienes iba dirigido el ataque lograron no ser heridos.

Pese a que la Policía hizo un operativo de búsqueda de los atacantes, no hubo sospechosos capturados. La Policía maneja como principal móvil de la embestida las rencillas entre las pandillas. Sin embargo, fuentes de la Policía aseguraron que el padre de la menor es un supuesto excabecilla de la mara 18, quien hace pocos meses decidió irse de forma ilegal hacia Estados Unidos.

No menos de 12 homicidios en 24 horas

A la muerte de la niña se sumó la muerte de Rosibel Rivera Grande, de 27 años, quien fue atacada a balazos ayer por la mañana en la calle Urrutia, entre la 6a. y la 8a. Avenida Sur de Quezaltepeque, La Libertad.

Rivera Grande fue interceptada, a escasos metros de su casa, por varios hombres con apariencia de pandilleros, cuando se dirigía a su trabajo a una maquila de Ilopango. Le propinaron una ráfaga de disparos.

"Está bien que se maten entre ellos los pandilleros, pero a la gente que se dedica a trabajar es algo injusto. Pero Dios va hacer justicia", declaró una pariente a un noticiero de televisión.

La mujer asesinada era mamá soltera y deja a dos hijos de 6 y 12 años en la orfandad. Las autoridades afirmaron que desconocen el móvil del crimen. "Esto es por la inseguridad que se vive en este país, eso es, no hay otro motivo por el que le hicieran esto", dijo un pariente de la víctima.

También ayer, más temprano, atacaron a balazos a Claudio de Jesús Lucero Espinoza, quien recibió dos balazos en el tórax. Sin embargo, Lucero Espinoza murió cuando era atendido en el hospital de Jiquilisco, Usulután.

Más tarde se registró otro homicidio en las proximidades de la avenida Independencia, en la capital. En este lugar mataron a Carlos Arturo Méndez Rodríguez, de 33 años, a quien le dispararon desde un vehículo en marcha.

Las autoridades policiales explicaron que no se descarta que también se haya tratado de rencillas entre maras.

En Concepción Batres, Usulután, fue asesinado Edgar Neftalí Sorto, de 32 años. Una señora de 60 años que estaba en la casa de la víctima resultó lesionada.

Por la tarde, se registró un doble asesinato en las afueras de Caluco, Sonsonate. En este sitio mataron a dos jóvenes, motorista y cobrador de un pick up que realizaba viajes. Las víctimas fueron identificadas como Emilio Recinos y José Zepeda.

En las afueras de Aguilares, las autoridades policiales registraron la muerte violenta de un hombre, el homicidio de otro más fue cometido en la jurisdicción de Nahuilingo, Sonsonate.

Alrededor de las 6:30 de la tarde, en el pasaje 5 de la colonia Altavista, en Ilopango, fue asesinato un octogenario y su nieto de 14 años resultó herido de cuatro balazos.

El cadáver del anciano de 84 años, Francisco Girola, quedó tendido en la acera. Los agentes que acudieron a la escena se negaron a detallar información.

La Policía logró capturar a cuatro sospechosos: tres supuestos mareros y la madre de uno de los detenidos.

Pocos minutos después, la Policía registró otro homicidio en la colonia Las Margaritas, en Soyapango. La víctima fue identificada como Henry Martínez, de 25 años.

En el cantón Los Almendros, en Huizúcar, La Libertad, fue muerto a tiros otro hombre. Y en la colonia San Francisco, en el cantón Lourdes, municipio de Colón fue asesinada una persona más.

Noche violenta

La noche del lunes asesinaron a Manuel Alcides Hernández Navarro, quien, según la Policía, era cabecilla de la mara 18 en la zona de El Rosario, Cuscatlán. El atentado se registró en su casa de habitación situada en el cantón El Calvario de ese municipio.

El ataque contra Hernández Navarro, quien tenía tatuado el número 18 en su espalda, pudo haber sido en represalia por el triple homicidio registrado la noche del viernes en las afueras de San Rafael Cedros, Cuscatlán. En esa oportunidad, murieron tres supuestos pandilleros de la MS.

A Hernández Navarro le contaron un total de 11 lesiones de bala.

La misma noche del lunes asesinaron a César Benítez, de 30 años, y a José Eduardo Cornejo, en dos hechos separados. Cornejo fue acribillado a balazos en la entrada a la colonia Villa Hermosa en Mariona y Benítez en la colonia Jardín de Mejicanos.

A René Miranda, un vendedor ambulante de 25 años, lo acribillaron esa noche en la 5a. Avenida Norte y 27a. Calle Poniente de San Salvador.

En el ataque, un menor de 14 años resultó herido, pero se desconoce si el adolescente acompañaba a Miranda o pasaba de causalidad por el lugar al momento del ataque.

La mayoría de las víctimas de la violencia que se han registrado son pandilleros o han tenido algún vínculo con estos grupos, según la Policía.

En el primer día de julio se registraron 11 asesinatos, cuatro más que en la misma fecha de julio del año pasado, según las cifras de la Policía.

En total, los asesinatos suman no menos de 57 en los últimos cinco días. Lo anterior significa que el promedio diario asciende a más de 11.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación