Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilleros han desaparecido cinco jóvenes en Estanzuela

En los últimos tres meses, en ese municipio han desaparecido cinco jóvenes.  En toda la ciudad, la Policía y vecinos consideran que hay unos 25 mareros.

En Estanzuela, Usulután, registran cinco jóvenes desaparecidos.

En Estanzuela, Usulután, registran cinco jóvenes desaparecidos. | Foto por Oscar Iraheta

Desde principios del año anterior, los aproximadamente 10 mil habitantes del municipio de Estanzuela, en Usulután, ya no tienen tranquilidad en la mayor parte de sus 71 kilómetros cuadrados de territorio.

La paz en ese pueblo del departamento de Usulután se la ha robado un grupo de aproximadamente 25 pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13).

En el pueblo hay un puesto policial pero con pocos agentes que son vigilados día y noche por los mismos mareros o colaboradores en cada movimiento que hacen fuera de la casa policial, para estar al tanto de sus movimientos.

Pero no solo la Policía es vigilada. Los mareros también espían a cualquier foráneo que llegue al pueblo.

Y huyen de cualquier pick up desconocido, más si es doble cabina y con vidrios polarizados. Corren como si vieran la misma muerte.

Y tienen razones para hacer eso. Dos o tres razones. O tal vez cinco.

A esos carros desconocidos les llaman “el carro de la muerte”. Por eso huyen de inmediato en cuanto ven uno. No permiten que se acorte la distancia.

Cualquier extraño que entre al pueblo de Estanzuela percibirá que de repente, a una cuadra de distancia hay varios jóvenes, algunos con teléfono en mano o pegado al oído. Son los “postes” o vigilantes. Los mismos que vigilan a los policías e informan de sus movimientos.

Están por todos lados. Incluso a dos cuadras de la Policía. Sin embargo, donde la presencia de mareros se nota más es en el lado norte, que linda con el río Lempa y la presa 15 de Septiembre.

Cinco desaparecidos

Aunque el índice de asesinatos en Estanzuela no es alto, llama la atención que de octubre del año anterior hasta la primera semana de enero de esta año, la Policía local registraba la desaparición de cinco jóvenes varios de ellos vinculados al grupo delincuencial que tiene presencia en el municipio.

En Estanzuela, según una fuente policial, solo hay miembros de la Mara Salvatrucha. No tienen pandilleros rivales.

El último desaparecido reportado a la Policía de la localidad es Nelson Isaías Cortez Guillén, de 21 años.

Este joven, a quien la Policía de Estanzuela y Nueva Granada no relacionan con grupos de pandillas, desapareció el pasado 2 de enero.

Él residía en el cantón Palomía de Gualcho, Nueva Granada, pero fue visto por última vez en el casco urbano de Estanzuelas.

En el lugar de residencia se supo que Cortez Guillén había regresado de San Salvador a Palomía de Gualcho, luego de que permaneciera trabajando en la capital.

En la misma zona urbana de Estanzuela, el 30 de diciembre desapareció Élmer Adán Maravilla, de 25 años, quien trabajaba como motorista de un autobús, según explicaron sus parientes. 

El aviso en la Policía sobre la desaparición indica que el hombre recibió una llamada telefónica, luego salió de su vivienda y nunca más volvió a su casa.

El día que desapareció, una menor de 15 años estaba a pocos días de dar a luz un hijo de Élmer Adán. 

La familia de Maravilla afirmó a El Diario de Hoy que lo han buscado por varios lugares, incluyendo la zona rural del municipio pero no han encontrado rastros de él.

Otro desaparecido en Estanzuela es Pablo Augusto Ramos Sánchez, de 23 años, quien no tenía mucho tiempo de haber llegado a vivir, junto a su familia, al cantón El Escarbadero.

Este joven desapareció el 12 de noviembre pasado.

Según la policía local, Ramos Sánchez había llegado a vivir al municipio procedente de San Marcos Lempa. Días después de que desapareció la familia se marchó del Escarbadero.

En este caso, la Policía Nacional Civil dijo que no podía confirmar o desvirtuar de que estuviera vinculado a alguna organización delincuencial o pandilla.

Entre tanto, dos jóvenes a quienes la Policía solo identifica como Kelvin y Brandon, desaparecieron en octubre del año pasado en la colonia El Milagro, siempre en Estanzuela.

A ambos la Policía señala que eran miembros de la MS y que uno de ellos era apodado El Jefe. Los cuerpos de ambos no han sido localizados a más de tres meses.

De acuerdo a fuentes policiales, algunas desapariciones en Estanzuela han sido realizadas por hombres que suelen conducirse en pick ups bastante nuevos, y es por esa razón que los mareros de esa localidad desconfían de cada auto que entra al pueblo o a cada cantón del municipio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación