Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandillero muerto y decomiso de un fusil deja enfrentamiento

La policía capturó a dos mareros más; les decomisó dos pistolas y uniformes policiales

Pandilleros capturados ayer en Ilopango, a quienes les decomisaron dos pistolas y uniformes policiales. fotos edh / jaime anaya

Pandilleros capturados ayer en Ilopango, a quienes les decomisaron dos pistolas y uniformes policiales. fotos edh / jaime anaya

Pandilleros capturados ayer en Ilopango, a quienes les decomisaron dos pistolas y uniformes policiales. fotos edh / jaime anaya

Un pandillero murió ayer a media mañana al enfrentarse a balazos con policías de la Unidad 911 de Ilopango, cuando estos fueron a verificar una denuncia sobre movimientos de pandilleros armados, según informó ayer en la tarde el comisionado Howard Cotto, subdirector general de la Policía Nacional Civil (PNC) en su cuenta de Twitter.

El tiroteo se registró en la barranca del río Las Cañas, inmediata a las urbanizaciones Las Cañas y Las Lilas, indicaron también agentes policiales que participaron en el enfrentamiento.

El marero que murió en el ataque portaba un fusil M-16, con el que supuestamente se enfrentó a los policías.

En el enfrentamiento, policías hirieron de bala a otro pandillero y capturaron a uno más, a quienes les decomisaron pistolas y uniformes policiales.

Los detenidos fueron identificados como Jonathan Josué Martínez Amaya, de 18 años, apodado Tyson, y Bryan Antonio Estrada Aguilar, de 19, de apodo Liron Man.

Hasta ayer al mediodía, el pandillero que murió en el ataque no había sido identificado. Policías que participaron en el tiroteo afirmaron que solo lo identificaron por su apodo el Guara o Perica, y que delinquía en la colonia Las Lilas.

El enfrentamiento provocó un fuerte despliegue de policías y efectivos de la Fuerza Armada en el sector del río Las Cañas. La operación combinada se extendió hasta horas de la tarde, pero no hubo más resultados.

Siguen los homicidios

Mientras tanto, en el cantón San Roque, de Mejicanos, Enemecio Pineda Romero, de 38 años, fue asesinado por supuestos pandilleros frente a su familia.

Según la Policía, el hombre recién se había levantado cuando varios delincuentes irrumpieron en su vivienda y lo acribillaron a tiros.

De acuerdo con algunos parientes, al parecer la víctima había recibido amenazas y planeaba mudarse de ese lugar. En un auto de la víctima había maletas con ropa.

En otro hecho, la Fiscalía registró el asesinato de un hombre en la colonia Los Ángeles, en la cabecera departamental de San Miguel.

Según la Fiscalía, el hombre aparentaba entre 30 y 40 años y no fue posible su identificación por no portar documentos.

En un bolsillo del pantalón, las autoridades le hallaron un papel manuscrito en el que se leía que lo habían matado por violador de niños.

Asimismo, William Antonio Gaitán Pineda, de 42 años, fue asesinado de varios balazos en la calle El Pimental del cantón La Zunganera, de San Pedro Masahuat.

La víctima tenía 42 años y trabajaba como vigilante en el lugar donde lo mataron.

En otro hecho, la Fiscalía reportó el fallecimiento de José Roberto Calzadilla Cortez, de 43 años, quien murió en el hospital nacional de Sonsonate, luego de que la tarde del viernes fuera atacado a balazos. La víctima residía en el caserío La Machaca, cantón San Isidro, del municipio de Izalco, Sonsonate.

Siempre en el occidente salvadoreño, Abel Sanabria Hernández, de 48 años, fue ultimado a balazos ayer en la mañana en la colonia La Esperanza, de la ciudad de Metapán, Santa Ana, informó la Fiscalía. Ayer en la tarde, la policía reportó el hallazgo del cadáver de un hombre de aproximadamente 30 años, a un costado de la carretera de Oro, a la altura del kilómetro 21, en Soyapango. El cadáver estaba atado de pies y manos. Según la policía, tenía signos de haber sido estrangulado.

En la colonia Sol y Luna, de Zaragoza, La Libertad, fue asesinado un vendedor de pizza que andaba en la zona visitando a familiares.

Matan a empleada en robo a vivienda

La Fiscalía reportó ayer el asesinato de Ana Élida Flores, de 45 años, en una vivienda de la residencial Madre Selva, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad.

Flores laboraba como empleada doméstica y fue estrangulada, supuestamente, por varios hombres que se introdujeron a la casa con la intención de robar. La PNC informó que la mujer, quien se hallaba sola, se habría opuesto al robo y por eso la mataron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación