Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandillero asesina a su abuela a puñaladas en San Miguel

El sujeto tenía dos órdenes de captura por homicidios en Usulután

El asesinato de la septuagenaria, supuestamente a manos de su propio nieto, ocurrió en una vivienda de la colonia San Francisco, de San Miguel. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

El asesinato de la septuagenaria, supuestamente a manos de su propio nieto, ocurrió en una vivienda de la colonia San Francisco, de San Miguel. Foto EDH / Lucinda...

El asesinato de la septuagenaria, supuestamente a manos de su propio nieto, ocurrió en una vivienda de la colonia San Francisco, de San Miguel. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

José ángel Morales Flores, de 19 años, supuestamente mató con lujo de barbarie a su abuela identificada como Mercedes Cortez Sayas, de 70 años.

El homicidio ocurrió entre las 5:30 y 7:00 de la mañana de ayer, en un cuarto que arrendaba la señora y que compartía con su nieto, desde hacía seis meses, en el barrio San Francisco de San Miguel.

Según las autoridades policiales, el sujeto habría sostenido discusiones acaloradas con Cortez desde una noche antes, pero fue en la mañana del siguiente día, que los vecinos escucharon gritos de la anciana y alertaron del hecho a la policía.

Morales Flores se encerró en el cuarto que compartía con su abuela y se negaba a abrir la puerta cuando las autoridades llegaron por él. Poco después las autoridades tomaron control del caso, ingresaron a la vivienda y capturaron al hombre, quien aún se hallaba ensangrentado.

El sujeto aparentemente habría usado diferentes objetos para agredir a la septuagenaria, pues primero la golpeó con un palo, luego le produjo lesiones con objetos que encontraba a su paso y al final habría usado un cuchillo con el cual le provocó lesiones profundas al cuerpo pese a que ya estaba muerta.

Versiones extraoficiales indicaron que la escena del crimen era grotesca, pues el sujeto habría extraído algunos órganos de la anciana y los había regado por toda la casa.

Las autoridades indicaron que el sujeto aparentaba estar drogado o bajo los efectos de algún estupefaciente, pero explicaron que eso aún no lo han comprobado, pues no ha sido sometido a ningún examen toxológico.

El sujeto fue presentado a los periodistas, pero negó haber matado a su abuela. Dijo que otra persona se había introducido a su casa, lo había golpeado a él y después habría matado a su abuela.

En su rostro, todavía se apreciaba que el sujeto no estaba consciente de lo que había sucedido, pues por ratos hablaba incoherencias y además desconocía el por qué le habían arrestado.

El jefe de la unidad de Investigaciones de la Policía migueleña, indicó que el hechor había llegado a la casa de la víctima hace seis meses, porque se escondía de las autoridades.

Sobre el sujeto pesan dos muertes más, que ocurrieron en el año 2012 en Usulután y por el que era perseguido por las autoridades.

"Este sujeto tiene una orden de captura, girada por un juzgado de Usulután, donde le imputan un doble homicidio y agrupaciones ilícitas", dijo el oficial de investigaciones que prefirió guardar su identidad.

Las víctimas a las que se refieren las autoridades fueron María Fidelina Guevara Alas y Fredy Eduardo Vigil, ambos residentes en Usulután.

Morales Flores es un supuesto pandillero de la MS quien residía en el municipio de Santa María.

OTROS HOMICIDIOS

En otros casos, la Fiscalía informó del asesinato de José Rafael Quintanilla Gómez, de 67 años, un hecho registrado en calle Barrundia y calle San Jacinto.

Al parecer, Quintanilla Gómez era integrante del Mariachi Guadalajara, además trascendió que se desempañaba como instructor de educación física.

También en la colonia Ferrocarril , en Santa Cruz Michapa y en cantón Soledad, El Carmen de Cuscatlán se registraron dos homicidios, uno en cada localidad.

Entre tanto, el miércoles en la noche, en el cantón Azacualpa, del municipio de Panchimalco, fue asesinado Santiago Pascual, por supuestos miembros de pandillas, según fuentes policiales.

Pascual era padre de una empleada de confianza del subdirector general de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, quien se hizo presente a la escena del crimen.

Sin embargo, el homicidio no está vinculado a esa relación laboral, sino a problemas familiares.

La misma noche del asesinato de Pascual, varias decenas de agentes policiales de unidades elites montaron un operativo en la zona, logrando la captura de dos de los tres sospechosos.

Según la policía, dos de los homicidas son sobrinos de la víctima pero quien disparó fue un pandillero apodado Cotuza, de la pandilla 18 Revolucionarios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación