Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandillas quieren controlar seguridad e ingresos a la colonia La Campiña

Residentes están en contra de que pandillas decida quién ingresa o sale de su colonia

Pandillas quieren controlar seguridad e ingresos a la colonia La Campiña

Pandillas quieren controlar seguridad e ingresos a la colonia La Campiña

Pandillas quieren controlar seguridad e ingresos a la colonia La Campiña

Las pandillas cada vez sorprenden, en la colonia La Campiña, en el sector de Ticsa y bulevar San Bartolo, en Ilopango, esos grupos pretenden tomar el control de las personas que ingresan y salen del sector; a través de la instalación de una pluma de metal.

Preocupa aún más a los residentes, el hecho de que aparentemente el alcalde, Salvador Ruano, financiaría el proyecto.

"En esa comunidad junto a sus familias viven muchos muchachos que pertenecen a la mara 18", aseguró un residente.

El ciudadano manifestó que estas personas, reciben aparentemente del alcalde una ayuda mensual de 100 dólares.

Agregó que no satisfechos con el beneficio económico, estos sujetos han avisado al alcalde Ruano que en los siguientes días instalarán una pluma, en la entrada de la calle La Campiña, con el propósito que la mara 18 controle el flujo de las personas en esa colonia.

"Solo dejarían entrar a la gente que ellos quieran, para lo cual, la alcaldía supuestamente está colaborado con darles hierro y otros materiales necesarios para construir la pluma en el sector", expresó un denunciante.

Los mareros han ido de puerta en puerta en la colonia, para comunicar a los residentes la nueva medida de seguridad. "Han dicho que en sus manos estará su cuido y la seguridad de la colonia", relató el residente.

"La pandilla controlaría el ingreso y salida de todos", afirmó el ciudadano.

Se intentó conocer la postura del alcalde Salvador Ruano sobre el tema, pero ayer al durandayer al mediodía no se encontraba en su despacho.

En su lugar una vocera de prensa de la alcaldía de Ilopango desmarcó la participación del alcalde Ruano en ese proyecto, tanto en apoyo económico como en autorización, pues la Alcaldía no es autoridad competente para dar esos permisos, sino que es decisión que toman los residentes.

Para desarrollar la obra, las maras han contratado a un mecánico en estructuras metálicas conocido como Alirio, para que se encargue de la elaborarla y de colocación.

"Obviamente por miedo hará el trabajo a las maras, sin costo económico", interpretó un residente.

La gran preocupación es que las maras van a impedir ser visitados por sus familiares, residentes en otras zonas.

"De hoy en adelante ya no voy a poder ingresar a La Campiña, o en todo caso, pienso que la mara 18 me va a extorsionar, pidiéndome algo (dinero) a cambio de dejarme entrar a la colonia", subrayó un vecino que tiene pariente en La Campiña.

Estos hechos complican la confianza entre la ciudadanía y las autoridades policiales, y el mismo alcalde de Ilopango, a quienes los ciudadanos vinculan directamente.

"Ya no confiamos en esa gente (policías), pues por experiencia cuando acudimos a ellos a denunciar una extorsión de las maras, al final sale que los mismos de la Policía son miembros de las pandillas o sus hermanos, y se hace peor la situación, porque los llegan a amenazar si ponen denuncias", precisó.

Un periodistas de El Diario de Hoy visitó la colonia en mención y preguntó la opinión a los residentes sobre la iniciativa de seguridad. Por el terror y el pánico a las pandillas, los residentes mostraron cierto temor a referirse al tema.

Un lugareño manifestó que esta sería una nueva imposición de las pandillas y las autoridades, pues no ven bien, que quienes les brinden seguridad estén involucrados en delitos. "Y uno que puede hacer si esto ya lo decidieron, más cuando se trata de esas personas peligrosas. Me cuentan que ya les entregaron los materiales", expresó un habitante.

Una señora dijo que ve bien el proyecto, si lo que se busca es evitar que maleantes ingresen a la colonia o que hayan personas atropelladas por conductores temerarios.

La opinión de la persona cambió cuando supo que quienes ejecutarían la iniciativa serían las pandillas.

"Varios en esta colonia estamos en contra de ese proyecto", manifestó una lugareña, solo que advirtió que no fácilmente podían expresarlo por temor a las maras.

Un agente policial de Ilopango afirmó que el alcalde Ruano había ayudado a un grupo de pandilleros en la comunidad 13 de Febrero (frente al desvío a Apulo) a construir unos portones.

El constante roce de los policías con el señor Ruano, dijo el agente, es porque con ese tipo de construcciones se impide el ingreso de la Policía a verificar narcotráfico, trasiego de armas, robo y hurto de vehículos.

El problema es que estos sujetos colocan candados y la llave la tienen ellos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación