Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandillas elevan otra vez las muertes violentas en el país

Cuatro hombres de una misma familia ultimados ayer en Puerto El Triunfo, Usulután. Eran curileros

Cuatro miembros de una misma familia fueron asesinados ayer en un manglar de Puerto El Triunfo, Usulután. Eran curileros y trabajaban en zona asediada por pandillas. Fotos EDH / Douglas Urquilla.

Cuatro miembros de una misma familia fueron asesinados ayer en un manglar de Puerto El Triunfo, Usulután. Eran curileros y trabajaban en zona asediada por pandillas. Fotos EDH...

Cuatro miembros de una misma familia fueron asesinados ayer en un manglar de Puerto El Triunfo, Usulután. Eran curileros y trabajaban en zona asediada por pandillas. Fotos EDH / Douglas Urquilla.

Cuatro miembros de una misma familia se convirtieron ayer en víctimas de la primera masacre cometida por pandilleros después de que estos grupos incrementaron de nuevo los asesinatos, desde el lunes anterior.

Las autoridades informaron que, la semana pasada, el promedio diario de homicidios había llegado a 22. Las fechas más sangrientas fueron el 17 y el 19 de mayo, fueron ultimadas 33 y 34 personas respectivamente.

Sin embargo, el fin de semana pasado hubo una disminución de hechos violentos, según las cifras: el viernes fueron cometidos nueve homicidios; sábado siete y domingo cinco.

Días atrás, los cabecillas de las pandillas dijeron —a través de un comunicado— que "como un gesto de buena voluntad" disminuirían los asesinatos cuando se llevara a cabo las actividades relacionadas con la beatificación de monseñor Romero.

Por su parte, delegados del Gabinete de Seguridad y el director de la Policía aseguraron que la reducción de los homicidios se debía a los planes que policías y militares estaban haciendo, principalmente en el oriente del país.

Pero la esa reducción de asesinatos fue breve, pues el lunes fueron ultimados 25 salvadoreños; ayer a las 9:00 de la noche se registraban 21.

Matan a 4 miembros de una familia en manglar

Juan Gonzalo, de 17 años, fue brutalmente asesinado ayer, en la víspera de su cumpleaños.

Junto a él fueron ultimados sus parientes José Arquímides Gómez, de 36 años; José Adrián Martínez, 32, y Manuel Alemán, de 40.

Los cuatro salieron de su vivienda ayer, a las 6:00 de la mañana, rumbo a un manglar situado en la hacienda La Bomba, en Puerto El Triunfo, Usulután.

Las víctimas eran oriundas de la zona y toda la vida se dedicaron a buscar curiles y cangrejos para luego venderlos y con eso llevar el sustento a sus familias.

Como pocas veces pasa, las autoridades y los dolientes coincidieron ayer en que los cuatro hombres no pertenecían a grupos delictivos.

"Eran personas trabajadoras, no estaban perfiladas como delincuentes. Los hechos se aprovecharon de la vulnerabilidad de los puncheros para hacerles el daño", aseveró un policía.

En la escena de la masacre se supo que varios delincuentes interceptaron a los cuatro parientes, como a las 8:30 de las mañana, y después los atacaron con machetes hasta mutilarlos.

Los cadáveres de los adultos estaban entre un manglar, mientras que el cuerpo del adolescente fue encontrado a unos 20 metros de distancia, en la ribera de un río.

Las autoridades no descartaron que el muchacho hubiera intentado escapar de los homicidas y por eso no murió junto a sus parientes.

Una de las víctimas cumpliría hoy 18 años

Algunos parientes de los hombres relataron conmocionados que ninguno de ellos pertenecía a pandillas ni habían recibido amenazas.

Pero cuando los dolientes no pudieron contener el llanto fue cuando manifestaron que Juan Gonzalo cumpliría hoy los 18 años.

"Ellos no pertenecían a ninguna pandilla, son gente inocente que no se metía con nadie y solo vivían de andar puncheando", aseguró una pariente de las víctimas.

Hasta el cierre de esta nota, las autoridades aún no habían determinado cuál fue el móvil del cuádruple homicidio.

Algunas fuentes policiales indicaron que una de las líneas de investigación podría ser que pandilleros los hayan matado por la disputa de territorio.

Los cuatro hombres habitaban en una zona asediada por la mara Salvatrucha, mientras que el lugar donde fue cometida la masacre (únicamente dividida por un río y un cañal) es acechada por la pandilla rival.

En otro hecho de violencia, El Ministerio Público informó que Noél Abisaí Palacios Merino, de 16 años, fue ultimado a balazos en San Juan del Gozo, Usulután.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación