Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pandilla 18 ataca procesión de Vía Crucis y lesiona a dos

En Campos Verdes, Lourdes, y Altavista, Ilopango, también mataron a dos jóvenes

Lugar donde ayer fue atacada una procesión de Vía Crucis, en el caserío El Tamarindo, San Pedro Perulapán. Foto EDH / M. Hernández

Lugar donde ayer fue atacada una procesión de Vía Crucis, en el caserío El Tamarindo, San Pedro Perulapán. Foto EDH / M. Hernández

Lugar donde ayer fue atacada una procesión de Vía Crucis, en el caserío El Tamarindo, San Pedro Perulapán. Foto EDH / M. Hernández

Dos pandilleros hermanos entre sí, a quienes se les conoce con el apodo de Los Gatos, son señalados por testigos como los que atacaron a un joven mientras este participaba en la procesión del Vía Crucis en el caserío El Tamarindo, cantón La Loma, San Pedro Perulapán, en el departamento de Cuscatlán.

Las víctimas fueron un joven de 23 años, identificado como Marco Tulio Mejía, y una señora de aproximadamente 50 años; el primero residente en el caserío La Bolsa, en tanto que la mujer habita en el caserío El Guayabo. En ambos caseríos hay alta presencia de la mara Salvatrucha.

De acuerdo con personas que presenciaron el ataque, se aproximaban a la duodécima estación (Jesús muere en la cruz), el sacerdote que oficiaba pidió que relevaran a los cargadores de las andas en que iba la imagen de Jesús.

En el relevo de cargadores estaban cuando se oyeron varias detonaciones, pero muchos pensaron que eran cohetes hasta que vieron caer ensangrentado al joven muy cerca de donde estaba el sacerdote.

Fin de la procesión

En ese mismo instante vieron a Los Gatos, unos pandilleros de la 18 que, en ese instante, corrían pistola en mano alejándose del lugar de los hechos.

Segundos después se percataron de que también una señora había sido alcanzada por las balas en una de las piernas.

De acuerdo con testigos, hasta ahí llegó el Vía Crucis. Todos los feligreses corrieron a refugiarse donde pudieron y unos pocos se quedaron auxiliando a los heridos.

Mejía fue conducido al hospital Rosales. Algunos testigos afirman haberle visto dos balazos en la cabeza y al menos uno en el abdomen.

Ayer, a la 1:20 p.m., a casi dos horas de haber sido atacado, algunos de sus parientes indicaron que estaba siendo operado y que no se sabía nada más de él.

Ayer, algunos agentes policiales dijeron que el ataque en territorio de la pandilla 18 pudo deberse a rencillas entre pandillas, debido a que el joven lesionado vive en un territorio dominado por la mara Salvatrucha.

No obstante, vecinos del joven Mejía indicaron que este no pertenece a esa organización criminal y que, posiblemente, lo hayan atacado solo por el hecho de vivir en un territorio dominado por la MS y andar en una actividad religiosa en territorio de la 18.

El pasado 11 de abril, un pandillero de la 18, identificado como Amadeo Bautista Hernández, fue asesinado por miembros de la mara Salvatrucha en el caserío Los Hernández, a tres kilómetros de donde ayer fue atacado el joven que participaba en la procesión religiosa.

El sector rural del sur oriente del municipio de San Pedro Perulapán vive una constante lucha entre miembros de la pandilla 18 y la mara Salvatrucha en su afán, cada una, de ampliar sus territorios, indicó el jueves anterior el jefe policial del departamento de Cuscatlán, subcomisionado Rigoberto Vigil.

Este es el tercer año consecutivo que las pandillas atacan actividades religiosas durante el Viernes Santo.

En el 2012, miembros de pandillas atacaron otras procesiones que se realizaban en los municipios de Tonacatepeque e Ilopango.

En el 2013, en Nahuizalco, departamento de Sonsonate, tres personas fueron asesinadas mientras participaban de la procesión del Santo Entierro.

Otro ataque en Campos Verdes II, Lourdes, Colón

Momentos después de que la procesión del Vía Crucis fuera atacada en San Pedro Perulapán, en la urbanización Campos Verdes II, del cantón Lourdes, municipio de Colón, en el departamento de La Libertad, una joven fue asesinada y un hombre adulto resultó lesionado.

En este caso las víctimas fueron identificadas como Gabriela Tejada, de 22 años, y Nelson Portillo, de 45. Este último solo resultó lesionado.

El ataque ocurrió en el polígono 27 de la referida urbanización y, según fuentes policiales, la joven tenía poco tiempo de haberse mudado a vivir a ese lugar.

Mientras tanto, en la urbanización Altavista II, polígono 8, pasaje 36, fue asesinado José Ángel Castillo, de 30 años. En el mismo hecho resultó con heridas de bala una mujer identificada por la Policía como María Álvarez, de 52 años.

El asesinato de Castillo sucedió al interior de la casa número 250 de la dirección antes citada, cuando el joven iba llegando de visita.

En este hecho, las autoridades presumen que fueron miembros de la pandilla 18 los responsables, quienes mantienen una pugna entre la línea Sureña y la Revolucionaria, indicaron las fuentes.

De acuerdo con fuentes policiales, la víctima estaba vinculada a la pandilla 18 y por el hecho se detuvo ayer mismo a otro miembro de la pandilla 18 a quien solo identificaron con el apodo de Caballo.

La Fiscalía también reportó ayer el hallazgo de un cadáver en el caserío Cangrejera, municipio de Izalco, quien al parecer había sido privado de libertad en horas anteriores.

Marero herido por evitar captura de compinche

El pasado jueves, a las 5:30 a.m., un grupo de agentes policiales fue atacado a balazos en el caserío La Presa, cantón Tangolona, municipio de Moncagua, departamento de San Miguel, informó la Policía.

De acuerdo con fuentes policiales, Manuel Orlando Gómez Márquez, de 29 años, atacó con un revólver calibre 38 mm al grupo de policías cuando vio que éste había capturado a Néstor Andrés Rivera Paiz, un pandillero de 33 años que era reclamado por el Juzgado Segundo de Instrucción de San Miguel por varios delitos graves. El atacante fue llevado por los mismos policías a un hospital donde está bajo custodia policial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación