Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Otra violenta jornada cobra vida de busero y tres más

El atentado se registró en San Miguel cuando estacionaba el autobús

No menos de dos delincuentes trataron de robar en esta clínica médica, situada en la zona céntrica de Aguilares, en la capital. Un empleado resultó golpeado. Foto EDH / Marvin Recinos

No menos de dos delincuentes trataron de robar en esta clínica médica, situada en la zona céntrica de Aguilares, en la capital. Un empleado resultó golpeado. Foto EDH...

No menos de dos delincuentes trataron de robar en esta clínica médica, situada en la zona céntrica de Aguilares, en la capital. Un empleado resultó golpeado. Foto EDH / Marvin Recinos

Tras una jornada violenta durante el fin de semana pasado, en la que fueron víctimas un militar salvadoreño, un exmilitar estadounidense, y se encontraron cadáveres mutilados que se presumen pertenecen a las estudiantes de enfermería, ayer se sumaron un motorista del transporte público y otras tres personas más.

Este leve repunte de homicidios que ha sido registrado en febrero ha sido reconocido por las autoridades policiales, quienes aseguraron que de cinco asesinatos diarios que fueron cometidos en los últimos meses del año pasado se ha pasado a tener siete homicidios por día.

Además, las autoridades policiales han sostenido que la mayoría de esos homicidios son responsabilidad de las pandillas criminales.

El lunes pasado por la noche, un motorista de autobuses de la Ruta 94-A fue asesinado por dos hombres que se conducían en una motocicleta; el hecho ocurrió en San Miguel, según informó la oficina fiscal de esa ciudad.

El homicidio fue perpetrado a las 9:00 de la noche, en la calle Las Flores de la colonia Vista Hermosa, en la ciudad migueleña.

El informe fiscal detalla que la víctima, Aquiles de Jesús Rivas Lara, estacionaba el autobús placas AB 78-106 cuando los individuos se le acercaron y de inmediato le dispararon no menos de tres veces.

Rivas Lara murió en el instante y su cuerpo quedó sobre el timón del autobús, mientras que sus atacantes huyeron a bordo de la motocicleta.

El reconocimiento legal estableció que Rivas Lara tenía un balazo en el cuello, otro en la cabeza y uno en el hombro.

Hasta el momento, las primeras investigaciones no arrojan móviles del crimen, aunque las autoridades policiales y fiscales no se atreven a descartar que podría tratarse de un hecho relacionado a las extorsiones que exigen las pandillas al sector del transporte público.

Pese al operativo de búsqueda de la Policía, todavía no hay sospechosos detenidos. Este es el segundo trabajador del transporte público que es asesinado este año.

El primero fue muerto en los primeros días de enero, en Apopa. Se trató de un motorista de microbuses de la Ruta 45-AB, quien fue asesinado fuera de su jornada laboral, al parecer, cuando se dirigía a su casa de habitación, según la gremial de microbuses Fecoatrans.

El año pasado, unos 57 trabajadores del transporte público fueron asesinados en el país. La mayoría de esos atentados estuvieron ligados a las extorsiones, según las investigaciones de la Policía.

Esa cifra significó una considerable reducción de motoristas y cobradores asesinados el año pasado con respecto a 2011, cuando murieron 137 empleados del sector transporte a manos de criminales.

Recuperan dos cadáveres

El Cuerpo de Bomberos informó que sus equipos de rescate recuperaron ayer los cadáveres de dos hombres en Talnique, La Libertad, y en San Salvador.

La recuperación en este último municipio fue realizado en la comunidad Nueva Esperanza de la colonia La Chacra.

Por las evidencias encontradas en el sitio del hallazgo, las autoridades policiales presumen que la víctima, identificada como Omar Antonio Chacón Dimas, fue asesinada la noche del lunes pasado y su cuerpo lanzado a la orilla del río Acelhuate.

Entre las evidencias encontradas había una serie de casquillos de pistola 9 milímetros, que fueron enviados al laboratorio técnico científico para que ser sometidos a la prueba de balística, a fin de determinar si el arma es legal o ilegal.

Por ser una zona de persistencia de pandilleros, la Policía no descarta que los responsables de haber dado muerte a Chacón Dimas sean mareros.

El otro cadáver fue recuperado de la fosa conocida como El Jute, en el cantón La Quebrada, en las afueras de Talnique, La Libertad.

A la víctima la registraron la Fiscalía y Medicina Legal como una persona desconocida, porque no tenía documentos personales y estaba en avanzado estado de putrefacción; tenía entre tres y cinco días de haber muerto, lo que también impidió establecer las causas de su muerte.

En Santiago Texacuangos, la Policía registró el asesinato de un hombre no identificado, cuyo móvil no fue establecidos por las autoridades.

Lesionan a empleado durante asalto

Un trabajador de una clínica médica privada resultó golpeado al frustrarse un robo en el mismo lugar, situado en Aguilares, al norte del departamento de San Salvador.

Al tratar de impedir el asalto, la víctima forcejeó con uno de los delincuentes, lo que despertó la atención de los vecinos, por lo que estos llamaron a la Policía.

En un confuso incidente, un hombre resultó herido de bala dentro de una panadería situada en la entrada a la ciudad de Apopa.

La víctima, José Heriberto Pérez Montano, de 27 años, fue auxiliado por una patrulla policial y llevado a la sede de Cruz Roja de ese municipio.

Por la gravedad de la lesión, Pérez Montano fue llevado a un centro hospitalario de San Salvador a bordo de una ambulancia del organismo de socorro.

La Policía informó que investiga el incidente porque, según algunos testigos, se produjo una discusión en la panadería y enseguida se escuchó un balazo.

La Policía presume que la pistola pertenece a la víctima, aunque no descarta que pudo tratarse de un accidente.

Alerta

Los asesinatos del mayor del Ejército salvadoreño Edgardo Carrillo Arias, quien estaba asignado en el Destacamento Militar Número Uno de Chalatenango, y del exmilitar estadounidense Michael James Brown, de 53 años, ha puesto en alerta a las autoridades.

Carrillo Arias murió al enfrentarse a balazos con dos asaltantes que lo interceptaron cuando recién había sacado dinero de un cajero automático, en San Bartolo, Ilopango. El militar logró herir a uno de sus atacantes, quien fue detenido por la Policía.

El asesinato de Brown se produjo la noche del sábado pasado en una finca del cantón San Isidro, en Izalco, Sonsonate.

Este último atentado se registró semanas después de que el gobierno de Estados Unidos alertara a sus connacionales de abstenerse de visitar El Salvador por la inseguridad que reina, según las autoridades de esa nación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación