Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Orden para asesinar a 14 reos en Quezaltepeque salió del penal de San Francisco Gotera

Fiscal General señaló que tienen información sobre los supuestos autores intelectuales y que fue una purga interna de la pandilla 18

Masacre penal de Quezaltepeque

Soldados custodian la entrada del centro penal de Quezaltepeque, donde la noche del sábado pasado asesinaron a 14 pandilleros reclusos por purgas internas de la mara18 | Foto por Jaime Anaya

El ambiente seguía tenso ayer por la mañana en los alrededores del centro penal de Quezaltepeque. Muchas personas llegaron a la zona en busca de noticias sobre sus familiares detenidos en esa prisión, pues se rumoraba que la revuelta dentro del penal

La autoridades fiscales y policiales aseguran que tienen información de que la masacre de los 14 pandilleros de la 18 recluidos en el centro penal de Quezaltepeque, La Libertad, fue ordenada por cabecillas de esa pandilla que se encuentran en la penitenciaría de San Francisco Gotera, en Morazán.
     

“Salió la información del penal de Gotera, dijo el Fiscal General, Luis Martínez, quien agregó que ya tienen información de  quiénes ordenaron la matanza y que en los próximos días serán enviados  al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, conocido como Zacatraz.

Sostuvo que el hecho de que  tenía información de que podría haber una masacre en el sistema penitenciario, no se puede catalogar como negligencia de las autoridades de penales porque se desconocía con exactitud en qué penal podría haber ocurrido.

“Es muy difícil porque no sabe el lugar exacto donde van a suceder los hechos, lamentablemente. Si nosotros sabemos, lo evitamos. Como fiscales, hemos salvado vidas, evitado secuestros y una serie de ilícitos, cuando nos damos cuenta”, dijo Martínez.

La noche del sábado, los vigilantes penitenciarios de Quezaltepeque hallaron los cadáveres de catorce pandilleros de la 18 en dos sectores del centro penal. 

Todos tenían lesiones de arma blanca, pero lo que más llama la atención a las autoridades policiales es que los custodios penitenciarios no se habían dado cuenta de la masacre, tomando en cuenta la cantidad de víctimas  y que más de alguno pudo haber advertido  de los gritos de los internos en los momentos cuando eran ejecutados dentro del recinto penitenciario.
 

Reiteró que las muertes de los 14 reclusos en Quezaltepeque son parte de una purga que mantienen dos grupos de la pandilla 18 por cuestiones de falta de cabecillas y “lógicamente están llevando esa misma demencia que tienen de incluso de atentar contra las estructuras criminales que ellos tienen.

Entre los 14 reclusos asesinados había por lo menos tres que estaban procesados por la muerte agentes de la Policía. Uno de los casos es el del cabo Milton David Hernández Clavel, quien estaba destacado en la División élite contra el Crimen Organizado (DECO).

El supuesto autor intelectual era Erick Alberto Escobar Vásquez. El crimen se registró el 6 de enero pasado en la colonia Miramundo de Apopa.

PNC no tenía indicios de masacre en el penal

Contrario a lo asegurado ayer por el fiscal Martínez, el director de la Policía Mauricio Ramírez Landaverde aseguró que la corporación policial no tenía información de que cabecillas de la mara 18 habían ordenado los asesinatos de los reclusos , pero sí de aumentar el número de homicidios en todo el país.

“La Policía Nacional Civil no tenía indicios de que podría ocurrir una situación de este tipo, mucho menos en el centro penal de Quezaltepeque”, dijo Ramírez Landaverde, quien agregó que tenían información a través de la Inteligencia Policial del incremento de la violencia por parte de las pandillas en un intento por presionar al gobierno a negociar para sacar a los cabecillas nacionales del penal de Zacatecoluca hacia penales con medidas de seguridad, menos rigurosas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación