Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obispos del país alarmados por la ola de violencia

Piden al Estado cumplir su obligación de velar por la seguridad de la población

Critican falta de respaldo de funcionarios a familiares de víctimas de masacres

Critican falta de respaldo de funcionarios a familiares de víctimas de masacres

El recrudecimiento de la violencia en el país, la crisis en las instituciones de gobierno que impiden  garantizar  la seguridad nacional y la facilidad con la que los delincuentes se están armando  tienen preocupada a la Conferencia Episcopal de El Salvador. 

La asamblea de los obispos católicos emitió un comunicado, tras culminar su Asamblea Ordinaria, realizada entre el 25 y el 27 de enero, en el que lamentan que el fenómeno de la delincuencia siga causando luto y sufrimiento entre las familias salvadoreñas.

Las estadísticas de la Policía indican que en enero fueron registradas 738 muertes violentas, un promedio de 24 por día, mientras que los primeros días de febrero también han sido sangrientos, pues las autoridades han reportado varios homicidios múltiples. 

Además, hay un incremento  de enfrentamientos armados entre policías y soldados contra pandilleros.

“Hemos conocido con profunda consternación cómo apenas iniciado este nuevo año la cantidad de hermanos salvadoreños a quienes se ha arrebatado violentamente la vida ha sido alarmante”, señala el documento que está firmado por 12 obispos.

Los prelados señalan que esta situación pone en crisis a las instituciones de gobierno que están obligadas a proteger a la población, según lo que establece la Constitución de la República.

“La impunidad no debe ser la regla y corresponde al Estado generar las condiciones, a través de mecanismos de investigación transparentes y efectivos, y de la administración de una pronta y cumplida justicia, para que los salvadoreños podamos vivir en paz”, dicen los sacerdotes.

A juicio de la Conferencia Episcopal  es “inaceptable” que los delincuentes sigan enriqueciéndose a costa del sacrificio de la gente honrada y trabajadora, quien es víctima de robos o extorsiones.

“No podemos olvidar el clamor de las víctimas de la delincuencia y de sus familiares ante la escasa y a veces nula atención que reciben. Nos solidarizamos con ellas en la oración y les apoyamos en su deseo de justicia”, dice la misiva.

Los religiosos también lamentan que, muchas veces, el armamento que utilizan los grupos criminales es superior al que tienen las instituciones encargadas de velar por la seguridad ciudadana.

“ Condenamos el perverso comercio de armas y municiones que alimentan el crimen y sigue desangrando  al noble pueblo salvadoreño”, expresan los obispos.

Hallan cadáver mutilado de militar retirado

Y la preocupación de los obispos no es para menos, ayer las autoridades registraron varias muertes violentas. 

Las piernas de un hombre de 68 años fueron halladas, la mañana del jueves, en una quebrada situada al final del pasaje y colonia Zucarita, en la calle antigua a Huizúcar, al sur de San Salvador. 

Según la Policía, la víctima era Alfredo Cárcamo, un soldado retirado, quien fue asesinado y desmembrado  por la mara Salvatrucha. 

Algunas personas que conocían al señor relataron que cuando estaba ebrio solía rememorar la época en la que estuvo de alta en la Fuerza Armada. También mostraba fotos donde se le veía con uniforme militar. 

Su paso por el Ejército habría sido el móvil del homicidio, según las autoridades. 

El sexagenario, quien estuvo embriagándose desde el lunes, fue interceptado por los delincuentes ayer, a la 1:00 a.m. Luego lo mataron y mutilaron cerca de la cantina.

Los verdugos trasladaron  las piernas de la víctima (una de ellas tenía puesta una bota) hacia la quebrada, pero el resto del cuerpo no fue hallado. 

En la escena había un pantalón azul. Se presume que a Cárcamo lo mataron con un hacha y un machete.

La Policía dijo tener pistas de los homicidas e hizo un operativo de búsqueda en la colonia Las Brisas, cercana a donde fue el ataque, pero no dio con los pandilleros.

En otro hecho, un hombre fue ultimado a balazos en la calle principal del caserío La Cruz, cantón El Amate, en San Miguel.

Las autoridades presumen que la víctima no residía en la zona y que los asesinos la llevaron hasta allí solo para matarla. El hombre no fue identificado porque no tenía documentos.  

Mientras que en la colonia 14 de diciembre, de Sonsonate, fue asesinado un hombre cuando sacaba su vehículo del estacionamiento donde lo guardaba. La víctima, quien no fue identificada, fue atacada por varios hombres como a las 4:30 de la madrugada.

Las autoridades reportaron otros dos homicidios en la colonia Bosques del Río, en  Soyapango y en la hacienda Loma de Gallo, ubicada en el cantón Santo Tomás, de San Luis Talpa, en La Paz.

 Además, dos supuestos pandilleros, identificados como Élmer Pacheco y Moisés Sorto,  fueron asesinados en cantón Loma Larga de La Unión. Policía presume que fue por disputa de territorios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación