Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un niño de 7 años fue herido de gravedad en balacera en Teotepeque

El menor de edad resultó lesionado en un ataque en el que murió un pariente. Está hospitalizado y su condición es delicada.

Agente de la PNC que estaba de licencia fue baleado en las afueras del Seguro Social de Soyapango, en Prados de Venecia,

Un policía que estaba en su día de descanso fue herido de bala al intentar frustar un asalto en Prados de Venecia, Soyapango. | Foto por Leonardo González

San Salvador, Sábado 13 de febrero de 2016

Eran pasadas las 9:00 de la noche del viernes, cuando varios delincuentes irrumpieron en la vivienda de José Isaías Hernández Chinchilla, de 31   años, a quien asesinaron a balazos en Teotepeque, La Libertad.

Cerca de Hernández estaba un pariente suyo, de siete años, quien resultó lesionado de gravedad.

Hasta la tarde del sábado,  el menor de edad seguía ingresado en el hospital San Rafael, en Santa Tecla, con pronóstico reservado, según personas allegadas a la investigación.

El ataque fue cometido en el patio de la casa donde habitaban las víctimas, situada en el cantón El Ángel, caserío Las Crucitas, en Teotepeque.

La Policía se ha negado a brindar información sobre el caso. La escena del homicidio fue procesada a las 1:30 de la madrugada.

Se sabe que Hernández subsistía de tareas agrícolas; presuntamente él no se relacionaba ni era integrante de grupos delincuenciales.

Cuatro menores de edad víctima de la violencia 

El niño que resultó lesionado en el ataque en Teotepeque es el cuatro menor de edad que ha sido víctima circunstancial de la violencia esta semana.

El martes anterior murió  Katherine Roxana, de 14 años, quien fue alcanzada por dos balas que unos pandilleros dispararon contra un supuesto rival en la residencial Altavista, en San Martín.

La víctima, según la Policía,  estaba en una tienda a la que también llegó a comprar el delincuente, mientras estaban ahí unos hombres pasaron disparando desde un vehículo.

La adolescente perdió la vida cuando fue llevada al hospital, mientras que el hombre para quien estaba dirigido el ataque sobrevivió.

La estudiante no tenía ningún vínculo con pandilleros  que delinquen en la zona.

Un día después, Justyn Jeremy, de seis años, murió en el hospital tras ser herido en un ataque contra su padre, Héctor Antonio Orantes Salguero, de 41 años.

 El hombre y su hijo regresaban a casa tras participar en una actividad religiosa cuando fueron atacados en la colonia Santa Clara, cantón Las Delicias, en Santa Cruz Michapa, Cuscatlán.

El señor perdió la vida de inmediato mientras que el niño fue llevado al hospital con una herida de bala en la cabeza. Murió antes de recibir asistencia médica.

La familia de las víctimas dijo desconocer el móvil del doble homicidio, pues según las fuentes, Orantes no se metía en problemas y era muy entregado a las actividades de la iglesia donde se congregaba.

Además, José Adonay, un niño de dos años y medio, fue asesinado en la comunidad Italia, en Soyapango, la noche del jueves.

Según las autoridades, un hombre llegó al lugar en busca de Gerardo, un adolescente de 14 años con la intención de asesinarlo. 

El infante estaba jugando con un celular cerca de donde estaba el adolescente y fue alcanzado por las balas que le provocaron la muerte de inmediato. 

Gerardo, aunque fue lesionado, sobrevivió al ataque de los pandilleros.

Hasta el jueves anterior, las estadísticas del hospital de niños Benjamín Bloom indicaban que, en lo que va del  año, suman cinco menores de edad atendidos  por heridas de bala.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación