Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niña fue llevada a México donde la vendieron por unos 40 dólares

Desde Chalatenango, la menor fue sacada del país por puntos ciegos Cuando la trajeron de regreso, dos mujeres continuaron prostituyéndola

El Juzgado de Paz de Concepción Quezaltepeque ordenó prisión preventiva para tres imputados de explotación sexual de una menor de 13 años.

El Juzgado de Paz de Concepción Quezaltepeque ordenó prisión preventiva para tres imputados de explotación sexual de una menor de 13 años.

El Juzgado de Paz de Concepción Quezaltepeque ordenó prisión preventiva para tres imputados de explotación sexual de una menor de 13 años.

A sus 13 años, Vilma (nombre ficticio) una adolescente que vive en una zona rural de Chalatenango, ya conoció el infierno.

Una prima y una conocida de esta, supuestamente se encargaron de mostrárselo tras llevarla a México donde vendieron su virginidad en 400 pesos mexicanos (unos 40 dólares), según la Fiscalía General de la República (FGR).

Por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual y violación en menor e incapaz dos mujeres y un hombre, identificados como María Luisa Martínez Vidal, Silvia Indiana Guerra López y Rutilio Isaías Rivera López, se encuentran en prisión preventiva desde el 11 de octubre anterior, por orden del Juzgado de Paz de Concepción Quezaltepeque.

De acuerdo con la FGR, en febrero anterior, la menor fue convencida por las dos mujeres para que las acompañara a San Salvador, donde le comprarían unas cosas.

María Luisa, de 30 años, y Silvia Indiana, de 46, trajeron a Vilma sin que la menor dijera nada del viaje a sus padres, uno de ellos pastor evangélico y a la vez, tío de Silvia Indiana. Entre la casa de Indiana y la de Vilma, median menos de un 200 metros, por ello la menor visitaba frecuentemente a su prima.

Ya estando en San Salvador le dijeron que la llevarían a conocer México. Silvia se encargó de llevarla hasta la Terminal de Occidente, desde donde la adolescente inició el viaje a México, en compañía de María Luisa.

Supuestamente se la llevaron con engaños. Cuando aún no habían salido del país, Vilma les pedía que le dieran un dólar para regresar a Chalatenango. Sin embargo, no fue escuchada y por puntos ciegos, María Luisa la sacó hacia Guatemala, según indico Nuria Esmeralda Campos, fiscal de la Unidad contra Tráfico ilegal y Trata de Personas, de la Fiscalía.

La llevaron a México

Una vez que pasaron a México, María Luisa llevó a Vilma hasta un prostíbulo en el estado de Hidalgo que al parecer la mujer ya conocía.

Fue en ese lugar que María Luisa vendió la virginidad de Vilma, según el relatado de la menor a los fiscales que investigan el caso.

Luego de ser vendida, Vilma pasó varios días llorando, mientras les rogaba que la trajeran para Chalatenango, ante lo cual, al cabo de ocho días, María Luisa accedió y regresaron a El Salvador.

Sin embargo, no la llevaron hasta Chalatenango, sino que la continuaron explotando sexualmente llevándola a moteles a los clientes contactados por las mujeres.

María Luisa la llevaba hasta la entrada de los moteles y ahí mismo la esperaba. Por cada vez que entraba con un cliente, la mujer cobraba entre 20 y 40 dólares, explica la FGR.

Incluso, según la Fiscalía, la llevaban a unos ríos de Chalatenango donde llegaban varios hombres y la entregaba a quien pagara más.

Al regresar de México, María Luisa llevó a Vilma a su casa, un caserío distante de unos 30 kilómetros del lugar de residencia de los padres de la menor y de Silvia Indiana. Así pasó varias semanas. María Luisa y Silvia Indiana, según la Fiscalía, se lucraban prostituyendo a la adolescente.

De acuerdo con la Fiscalía, los hombres que querían tener relaciones sexuales con Vilma llegaban hasta la casa de María Luisa.

Esta mujer residía en el caserío Calle Vieja, del municipio de Tejutla, Chalatenango.

La menor relató que fue uno de los "clientes" quien al saber sobre su condición, le aconsejó que buscara ayuda; este hombre le dijo que él no sabía que la estaban explotando sexualmente.

De acuerdo con vecinos del lugar, los padres de Vilma anduvieron buscándola en un sinnúmero de lugares y, según recuerdan, hasta promovieron esa búsqueda en medios de comunicación sin obtener ningún resultado.

Pero al transcurrir los meses, algunos vecinos avisaron a los padres de Vilma que la habían visto; luego denunciaron el hecho ante la Policía.

La Fiscalía de Chalatenango, fue avisada por el Conna (Consejo Nacional para la Niñez y Adolescencia) de un posible caso de trata de personas.

En el devenir de las investigaciones, las autoridades determinaron que uno de los supuestos abusadores de Vilma era Rutilio Isaías Rivera López, de 27 años, quien de acuerdo con las autoridades fiscales, participó en la masacre de tres personas, cometida el 2 de febrero anterior en el municipio de Concepción Quezaltepeque, Chalatenango.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación