Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

New York en cacería contra sujetos que atacaron a dos policías en el Bronx

Una organización ofrece $10,000 por información de los sospechosos.

Policías dieron la espalda al alcalde Bill de Blasio en descontento por la falta de acciones por los ataques.

Policías dieron la espalda al alcalde Bill de Blasio en descontento por la falta de acciones por los ataques.

Policías dieron la espalda al alcalde Bill de Blasio en descontento por la falta de acciones por los ataques.

La inmediata reacción de la Policía de New York para detener a los responsables de dos atentados contra policías y exigir a los jefes policiales mayor apoyo, han generado una intensa cacería humana y descontento de parte de los policías.

Ayer seguía las intensa búsqueda de dos hombres que hirieron de bala a dos policías de Nueva York que respondían a un robo en el Bronx el lunes por la noche. Los dos agentes están estables en un hospital.

Hasta ayer la Policía dijo que uno de los hombres puede haber sido herido en un intercambio de disparos y trataba de determinar si un individuo que llegó caminando posteriormente a un hospital con una herida de bala en la espalda tenía alguna relación con el incidente.

Los hechos del lunes ocurrieron dos semanas después que dos agentes fueron ultimados a balazos en una emboscada mientras estaban sentados en su carro patrullero en Brooklyn, el mismo día que el gobierno municipal alabó el bajo índice de delincuencia en la ciudad.

La organización COP SHOT ofreció una recompensa de 10.000 dólares por información que lleve al arresto y condena de los sospechosos.

El 20 de diciembre, los agentes Rafael Ramos y Wenjian Liu, fueron abatidos en una emboscada por un hombre que prometió matar "cerdos" en Internet. El agresor abrió fuego, después corrió a una parada de metro donde se suicidó. Ramos fue sepultado el 27 de diciembre y Liu el domingo. Decenas de miles de agentes de todo el país asistieron a funerales.

Durante el funeral de Liu, cientos de los miles de oficiales de la Policía neoyorquina , dieron la espalda a una pantalla que mostraba al alcalde Bill de Blasio, cuando éste rendía homenaje al agente asesinado, un gesto que ya habían escenificado el 27 de diciembre durante la despedida de Ramos.

Los oficiales parecen estar expresando su disgusto con lo que consideran la falta de respaldo por parte del alcalde con acciones que, según la prensa local, equivalen a una huelga no declarada.

Di Blasio cuestionó la decisión de un jurado de no presentar cargos contra un agente involucrado en el caso de Eric Garner, el hombre que murió asfixiado en julio pasado luego de que un oficial le aplicara una polémica llave para tratar de controlarlo por resistirse al arresto.

Desde la muerte de los dos agentes, la Policía neoyorquina informa haber investigado unas 70 amenazas contra oficiales y haber arrestado una docena de personas en las investigaciones.

La semana pasada el New York Post citó fuentes policiales que aseguraban que las preocupaciones de seguridad eran la razón principal en la caída de la actividad de la Policía.

La masiva caída en la actividad de la fuerza pública ha disparado una mezcla de preocupaciones en unos y de esperanza en otros.

En The New York Daily News, Harry Siegel sostuvo que mientras la Policía neoyorquina tiene "razones reales para estar molesta" con los esfuerzos de De Blasio para dejar expuestos a los oficiales a mayores procesos judiciales, no debieron haber lanzado "esta profundamente perturbadora y sin precedentes, rebelión policial".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación