Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Náufrago pide paciencia antes de relatar odisea y baja el interés mediático

Médicos dicen que Alvarenga sufre talasofobia (miedo al mar)

El náufrago pidió a periodistas, a través de una nota, paciencia, que cuando se recupere relatará su historia. Foto EDH / M. Recinos

El náufrago pidió a periodistas, a través de una nota, paciencia, que cuando se recupere relatará su historia. Foto EDH / M. Recinos

El náufrago pidió a periodistas, a través de una nota, paciencia, que cuando se recupere relatará su historia. Foto EDH / M. Recinos

La casa de la familia Alvarenga Orellana en Garita Palmera, Ahuachapán volvió ayer casi a la normalidad. Durante cinco días periodistas nacionales e internacionales, así como parientes del náufrago salvadoreño, hicieron vigilia en la vivienda esperando su regreso, tras 13 años de estar ausente.

Desde el hospital San Rafael, José Salvador hizo un llamado a los periodistas a través de un escrito que mostraron los médicos.

"Les pido a los medios tiempo para que mejore y poder hablar, porque no puedo expresarme muy bien", rezaba el papel.

Durante la tarde todos los periodistas abandonaron los alrededores de la casa de los Alvarenga y los familiares encargados de cuidarla siguieron con su faena diaria.

"Lo cierto es que el caso ya perdió fuerza. (El náufrago) ya llegó al país, ya habló y ya se encontró con su familia...", comentó ayer el corresponsal de una cadena de televisión internacional.

Los médicos del referido nosocomio volvieron a dar declaraciones sobre el estado de salud del paciente y también aprovecharon de ser los voceros del náufrago.

A través de un video , el náufrago dijo cómo se sentía y agradeció la ayuda que le han dado las autoridades.

Un médico declaró que aún tiene problemas emocionales y al parecer han repercutido las alucinaciones que tuvo cuando permaneció a la deriva. El galeno dijo que padece de talasofobia (miedo al mar).

"El primer día me dio miedo, pero le pedí ayuda a Dios y él me ayudó", habría escrito Alvarenga.

Antes del mediodía otros periodistas llegaron a Garita Palmera no precisamente para hablar con los parientes del sobreviviente, sino con la familia de Ascención Estrada Castro, un poblador que fue asesinado en 2001 presuntamente por Marvin Alvarenga, un hermano del náufrago.

El Diario de Hoy publicó ayer el relato de dos parientes de la víctima, quienes aseguran que el hermano de Salvador le provocó la muerte al sexagenario tras córtale el cuello con un machete porque habían tenido "un problemita", que no quisieron detallar.

Sin embargo, algunos pobladores sostienen que Marvin mató a Ascención en un acto de venganza porque meses antes él supuestamente le dio una golpiza al náufrago.

Según los Estrada, el homicidio de Ascención obligó a los Alvarenga a abandonar el país hace más de 13 años para evadir la justicia y temiendo que los parientes de la víctima quisieran ajustar cuentas.

Romelia Estrada manifestó a un equipo de este Diario que lo que ella sabía era que Marvin logró cruzar la frontera y se radicó en Estados Unidos; mientras que Salvador no tuvo la misma suerte por lo que decidió quedarse en México.

La familia Estrada reconoce que ya pasó mucho tiempo desde el homicidio de Ascención pero guarda la esperanza de que el caso no quede en la impunidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación