Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Narcos colombianos fueron enviados a su país a cumplir condena

CSJ avaló solicitud de Colombia a favor de dos de sus ciudadanos condenados a 20 años. Otros dos colombianos capturados por el mismo hecho aún pagan su condena aquí.

DROGA ACAJUTLA

En el puerto de Acajutla fuÈ incautada una narcolancha con un alijo de droga valorada en m·s de 45 millones de dÛlares, y m·s de 1 tonelada de... | Foto por EDH / Archivo

En el puerto de Acajutla fuÈ incautada una narcolancha con un alijo de droga valorada en m·s de 45 millones de dÛlares, y m·s de 1 tonelada de cocaina, 4 sujetos colombianos fueron detenidos en el operativo.

Son varios los colombianos que se encuentran en prisiones salvadoreñas, purgando sus condenas por delito de tráfico internacional de drogas; sin embargo, solo dos de ellos fueron los afortunados en ser enviados a su país de origen, a terminar de cumplir sus sentencias en cárceles colombianas. 

El pasado 27 y 28 de noviembre,  los narcotraficantes Melquisedet Boya Vente, de 56 años, y Pedro Pretel Villalba, de 64, fueron trasladados hacia Colombia para terminar de cumplir la sentencia de 20 años de prisión que en noviembre del 2008 les impuso el juez especializado de Sentencia de Santa Ana, Carlos Linares Ascencio.

Boya Vente y Pretel Villalba fueron capturados el 23 de agosto de 2007, juntamente con otros dos colombianos identificados como Obdulio Solís Osorio y Luis Gabriel Riascos Alomia, tras ser interceptada la lancha en que los cuatro trasladaban dos toneladas de cocaína.

A la fecha de su captura, éstos dos últimos extranjeros tenían 50 y 38 años de edad. Según autoridades fiscales y policiales, el valor de la droga transportada por los cuatro extranjeros estaba valorada en 45.5 millones de dólares.

La lancha en que transportaban mil 810 kilos de cocaína  fue interceptada por autoridades salvadoreñas después de que un avión de Estados Unidos la detectó en alta mar y envió la alerta.

Desde que fueron capturados, los cuatro extranjeros permanecieron en el centro penal de Apanteos, en la ciudad de Santa Ana.

Sin embargo, desde finales de noviembre, solo dos colombianos sentenciados por el mismo hecho y a la misma pena, permanecen cumpliendo la misma en cárceles salvadoreñas, según documentos de la Dirección General de Centros Penales (DGCP) de los que El Diario de Hoy obtuvo una copia.

Los pidió Colombia

De acuerdo con documentos judiciales, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en su resolución número 75-S-2013, de fecha 12 de agosto de 2014,  fue  la Oficina Consular de la embajada de la República de Colombia la que el 16 de julio de 2014, a través del oficio No. C.92,  solicitó que se gestionara el traslado de Boya Vente y de Pretel  Villalba.

A pesar de que Solís Osorio y Riascos Alomia también son colombianos y que fueron capturados y luego condenados por el mismo delito, éstos aún se encuentran en el penal de Apanteos, según documentos de Centros Penales.

Entre el 28 de febrero y el 16 de abril de 2008, nueve colombianos más fueron condenados por traficar droga desde Sudamérica; éstos fueron capturados en dos hechos distintos.  Los nueve fueron arrestados en el primer trimestre de 2007, a bordo de las lanchas  Thalía y , en las cuales transportaban 950 y mil kilogramos de cocaína respectivamente.

También esos nueve colombianos aún descuentan sus condenas de 16 y 20 años, en prisiones salvadoreñas.

En el caso de los dos colombianos que ya fueron trasladados a cárceles colombianas, la resolución de la CSJ dice que el trámite se basó en el Principio de Derecho Internacional de Reciprocidad luego de verificar que se cumplían todos los requerimientos establecidos en la Convención Interamericana para el Cumplimiento de Condenas Penales en el Extranjero.

En los documentos judiciales y de la DGCP no se explica por qué solo Pretel Villalba y Boya Vente fueron beneficiados con el traslado a su país de origen, y no a los otros dos, quienes también fueron capturados por el mismo hecho y condenados a la misma pena.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación