Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Municipios cercanos a capital víctimas también de asaltos

Sitios de mucha afluencia de personas son escenarios de robos

El Paseo General Escalón es una de las rutas más denunciadas por robos. Foto edh /rene estradaEn el bulevar Constitución y la comunidad la Granjita se registran asaltos en el semáforo de la zona. foto edh / René estrada

El Paseo General Escalón es una de las rutas más denunciadas por robos. Foto edh /rene estradaEn el bulevar Constitución y la comunidad la Granjita se registran asaltos...

El Paseo General Escalón es una de las rutas más denunciadas por robos. Foto edh /rene estradaEn el bulevar Constitución y la comunidad la Granjita se registran asaltos en el semáforo de la zona. foto edh / René estrada

Nuevos puntos de asaltos dieron a conocer ayer las audiencias de El Diario de Hoy a través de las redes sociales, luego de publicarse las zonas de mayor incidencia delincuencial en San Salvador. Según los cibernautas, el flagelo también afecta a los ciudadanos que a diario se desplazan del resto del interior del país a la capital, incluyendo el transporte público de pasajeros.

El fenómeno es el mismo, las personas son sorprendidas cuando transitan por la ciudad, viajan en el transporte colectivo, en sus automóviles o en momentos que esperan el cambio de luz roja a verde de los semáforos.

De acuerdo con el mapa interactivo de denuncias por robos de la red virtual Alertux, el cual varía a cada hora por nuevos hechos que se reportan, reflejan nuevos escenarios de operación del hampa en otros puntos de la misma capital, así como de municipios aledaños como Apopa, Ciudad Delgado, Cuscatancingo, Mejicanos, Soyapango, Ilopango, Santa Tecla, Antiguo Cuscatlán, Quezaltepeque, Colón y San Marcos, entre otros.

Las zonas complejas además de los semáforos y altos, están cerca de paradas de buses, centros comerciales, cines, universidades, tribunales de justicia, hoteles, gasolineras, hospitales, unidades de salud, estadios, plazas y parques.

Uno de los puntos que destaca es el perímetro del monumento Salvador del Mundo y Catedral Metropolitana, entre otros.

Entre tanto las vías más asechadas por el hampa son Alameda Juan Pablo II, Manuel Enrique Araujo, Calle 5 de Noviembre, bulevar Los Héroes, Los Próceres, Santa Elena, calle Gabriela Mistral, bulevar Tutunichapa, calle Antigua al Volcán y 25a. Avenida Norte, en San Salvador.

El mapa de Alertux también sitúa los principales puntos de asalto en las cabeceras departamentales de Usulután, San Vicente, Morazán, La Unión, San Miguel, Cuscatlán, Chalatenango.

Cada punto de asalto se ubica en el mapa, luego de al menos 10 denuncias de diferentes víctimas en un determinado periodo, afirmó un ejecutivo de Alertux.

Uno de tantos casos

Una de las víctimas relató que a ella la asaltaron en la calle Constitución, casi en frente de un restaurante de alitas, cerca de las 7:30 p.m.

"Había un trafico terrible y un tipo con sudadera gris con gorro salió de en medio de los árboles y empezó a golpear la ventana (del auto) con una pistola", afirmó la ofendida.

Agregó que no pudo moverse para ningún lado con su vehículo por el denso trafico que había que no lo permitía.

"Solo le decía que se calmara y le di mi celular nuevo, en el lugar no había policía cerca", afirmó.

Los ciudadanos lamentaron que el congestionamiento vial por las obras que desarrolla el Gobierno, esté repercutiendo en la seguridad de la población.

"Este Gobierno será recordado por las trabazones. Mal coordinados en los trabajos y reconstrucción de calles que no lo ameritaban, mientras hay tremendos baches en plena carretera panamericana y otras muchas", afirmó otra persona. Se quejaron de la atención que la Policía presta a este tipo de llamados de auxilio.

Señalaron que hay gran dificultad para comunicarse con el 911 en estos casos. Los usuarios de las redes sociales cuestionaron a las autoridades de Justicia y Seguridad, quienes han manifestado que los índices delincuenciales reflejan una considerable reducción.

"A quien pretenden engañar porque al final, cada quien se defiende a como puede", dijo el salvadoreño.

Los ciudadanos que hacen uso del transporte colectivo son otro amplio sector afectado por esta ola criminal.

Aseguran que en algunas ocasiones se suben a un autobús, de dos a tres sujetos, quienes se distribuyen funciones; uno se ubica cerca del conductor y anuncia a todos los pasajeros que deben entregar todas sus pertenencias o el dinero que lleven, sino quieren correr riesgo.

Otro de los sujetos, algunos con cuchillo en mano o pistola comienza a despojar de los objetos de valor a cada pasajero, mientras un tercero se encuentra en la puerta trasera brindando seguridad por si se aproxima alguna patrulla o un pasajero decide atacarlos.

Esta triste experiencia se repite a cada momento en el transporte colectivo y del cual la Policía tiene informes, afirman los cibernautas.

También hay sujetos que le dicen a los usuarios del transporte colectivo, que ellos van saliendo de prisión y que no quieren causarle ningún daño a nadie, siempre y cuando les entreguen un dólar por cabeza.

Conforme esta versión se ha ido desgastando, los pasajeros se han armando de valor y algunos no se dejan intimidar y no les entregan nada.

En algunos casos, el hecho no pasa a más y el delincuente se conforma con lo recolectado y se baja en la siguiente parada.

También ha sucedido que el sujeto al no obtener lo que buscaba, opta por lanzar una segunda amenaza y comienzan a exigir de forma más directa a cada pasajero que entregue celulares, prendas preciosas y carteras.

En estas circunstancias algunos ciudadanos, al ver la impunidad y la manera como la delincuencia somete a los ciudadanos, han tomado la Ley por sus manos y han disparado contra ellos.

En esas condiciones han muerto algunos hampones, o al contrario el héroe ha sido acribillado.

Un usuario relató que recientemente, dos sujetos le hicieron parada a un autobús de la Ruta 29 que hace su recorrido de San Salvador a San Bartolo cerca del hospital Rosales y una universidad privada.

Eran las 8:30 de la noche. El conductor identificó a los supuestos pasajeros como ladrones y no les paró. Cinco metros más adelante detuvo el bus para subir a un pasajero, de inmediato, los dos sujetos corrieron e intentaron subirse, sin embargo no pudieron porque el chofer estuvo listo a cerrarles la puerta y a continuar su recorrido.

"Muy enojados los individuos gritaban insultos al motorista. De no haberles cerrado la puerta, los sujetos hubieran asaltado a todos los pasajeros", relató un informante.

Agregó que los motoristas de autobuses identifican a los delincuentes y deberían seguir el ejemplo del conductor de la Ruta 29, que no les abrió la puerta.

Según el 911, los asaltos son más frecuentes en la Ruta 44 (Antiguo Cuscatlán a la Zacamil), 30B (San Benito a Zacamil), 101 D (Santa Tecla a San Salvador), 11 (San Marcos a San Salvador, y la Ruta 4 (Ciudad Delgado a la capital), entre otras.

De acuerdo con las autoridades de Justicia y Seguridad para combatir el flagelo delictivo se impulsa el "plan bus seguro".

Este consiste en desplegar agentes policiales, algunos uniformados y otros de civil dentro de las unidades que más hechos delictivos reportan.

En ese sentido, las rutas que recorren Soyapango, Ilopango y San Martín, la Subdirección Antipandillas desarrolla un plan de seguridad con agentes encubiertos.

Según estadísticas del 911, el año pasado se registraron más de 13 mil 184 llamados de emergencia por asaltos ya sea a transeúntes, pasajeros del transporte colectivo o automovilistas en la zona metropolitana.

El inspector jefe de Cabina 911, Juan Bautista Rodríguez afirmó que los asaltos son una de las principales emergencias de la ciudadanía.

Los empresarios del transporte de pasajeros se quejan también de estos hechos; aseguran que a los motoristas les roban las cajas con el dinero que han realizado en sus recorridos.

Como alternativa, algunos empresarios han comenzado a instalar cámaras de vídeo vigilancia en sitios estratégicos de las unidades para filmar a los asaltantes.

Además han instalado botones que alertan el sistema de emergencias 911 cuando se registra un asalto. Estas mecanismos son incipientes pero podría ayudar a bajar la ola delincuencial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación