Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Multitudinario sepelio de profesor asesinado

Compañeros de trabajo y alumnos de la víctima exigieron a las autoridades castigar a los asesinos

Estudiantes, maestros y parientes dieron ayer el último adiós al profesor José Aquiles Choto. Fotos EDH / DOUGLAS URQUILLA.

Estudiantes, maestros y parientes dieron ayer el último adiós al profesor José Aquiles Choto. Fotos EDH / DOUGLAS URQUILLA.

Estudiantes, maestros y parientes dieron ayer el último adiós al profesor José Aquiles Choto. Fotos EDH / DOUGLAS URQUILLA.

Decenas de maestros y estudiantes de Ciudad Arce asistieron al sepelio del profesor José Aquiles Choto, inhumado ayer en la mañana en el cementerio de esa localidad.

Luego de un recorrido con el féretro por las principales calles de Ciudad Arce, el cortejo fúnebre se enrumbó hacia el camposanto.

El profesor Choto apareció asesinado el domingo anterior en la finca Las Mercedes en el municipio de El Congo, departamento de Santa Ana.

De acuerdo con parientes, el maestro desapareció el sábado al final de la tarde, del frente de su vivienda en el barrio El Rosario, donde residía con su esposa e hijos.

Choto tenía 27 años de trabajar como educador en diversos centros escolares del municipio de Ciudad Arce, de cual era originario.

Hasta el día cuando desapareció, Choto impartía clases en la mañana al tercer ciclo de la escuela del cantón Santa Lucía. También impartía clases en la sección nocturna de una escuela del mismo municipio, indicaron familiares.

Tanto en al sepelio como a la velación asistieron representantes del Sindicato de Maestros de la Educación con Participación de las Comunidades (Simeduco), quienes exigieron a las autoridades que hicieran justicia capturando a los responsables del crimen contra Choto, cuyo cadáver fue encontrado desmembrado dentro de bolsas plásticas.

Los compañeros de trabajo del pedagogo asesinado lo recordaron como alguien alegre, que no se metía en problemas con nadie, por lo cual no se explicaban por qué había sido asesinado de forma tan salvaje.

Choto, además de maestro, también era reconocido en Ciudad Arce por ser amante del fútbol.

Algunos parientes recordaron los tiempos en que Choto jugó en la Liga Mayor del fútbol salvadoreño vistiendo la camiseta del Once Lobos en la temporada 1979-1980, cuando ese equipo militó en la Primera División salvadoreña.

Por su parte, parientes de la víctima también exigieron justicia, aunque explicaron que de momento no sospechan quiénes o por qué asesinaron a José Aquiles, un hombre de 55 años, muy reconocido y respetado en Ciudad Arce, donde instruyó a varias generaciones de estudiantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación