Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Multitudinario entierro de motorista de la Ruta 16

Buen comportamiento del joven provocó la concurrencia tanto en el velorio como en el entierro. 

Entierro motorista

Familiares y amigos despidieron a Elías Emilio Meléndez Serpas, motorista asesinado durante el paro de transporte. | Foto por Jorge Reyes

Familiares y amigos despidieron a Elías Emilio Meléndez Serpas, motorista asesinado durante el paro de transporte.

“Muchas familias en estos momentos están sufriendo por estos ingratos (pandilleros) que han matado a sus seres queridos”, fue una de las expresiones que uno de los asistentes gritaba ayer durante las honras fúnebres de Elías, un motorista de la ruta 16 asesinado el miércoles en el final avenida Masferrer Norte, en San Salvador.

Decenas de familiares, amigos y vecinos dieron ayer por la tarde el último adiós a Elías Emilio Meléndez Serpas, quien se convirtió en el octavo motorista en ser ultimado por las maras, en represalias por salir a trabajar en el tercer día de paro al transporte colectivo.

Una familiar relató que su hermano como que ya presentía su muerte, el miércoles cuando salió a trabajar dijo a su madre “que si llegaban novias a llorarle que las echara”.

No deja hijos, ni novias pues  con la última habían terminado varios días antes.

Ayer durante sus funerales, el paro al transporte colectivo arribó al cuarto día y pese al llamado que el Gobierno hizo a los empresarios, el servicio todavía era anormal.

Sus exequias fueron realizadas en un pequeño cementerio de San Antonio Abad, al norponiente de San Salvador.
Meléndez Serpas, era uno de 10 hermanos que integraba su grupo familiar. Tenía cinco años de trabajar en la ruta, primero como cobrador y en los últimos tres años como motorista.

A pesar del dolor que  embargaba a la madre de Elías Emilio en los actos fúnebres, ella  se observaba fuerte y segura, se aferraba a su fe ya que atrás viene quien pedirá cuentas a los homicidas que cegaron la vida de su hijo. 

“Mi hijo va a un lugar escogido por nuestro Señor Jesucristo”, expresó con mucha  confianza y serenidad  la madre, quien pertenece a una iglesia evangélica de la zona.

La señora afirmó que su hijo era cristiano y tenía plena confianza que con su muerte había pasado a una mejor vida.

La concurrencia y solidaridad de las personas al velorio y entierro ayudaron a la familia a sobre llevar este duro momento, afirmó su hermana. Agregó que al velorio asistieron unas dos mil personas, entre familiares, vecinos y compañeros de trabajo.

Gran solidaridad

“Todo el día entraban y salían, hubo un gran apoyo de la gente, que se reflejaba en los arreglos florales que le llevaron, la gente ha sido tan especial con nosotros en estos momentos. Hemos tenido un gran apoyo de la comunidad”, subrayó la hermana.

Agregó que ella es cristiana y solo espera que se haga justicia, pero no terrenal. “Dios se encargará de los que hicieron esto y en mi corazón los perdona por lo que hicieron”.

“Mi mensaje es que se arrepientan de lo que hicieron para que Dios los perdone”, puntualizó. 

Señaló que siempre se llevaron muy bien con Elías Emilio, fueron unos hermanos bien unidos y aunque ya no vivían juntos, cuando llegaba de visita, hasta dejaban de trabajar para acompañarla.

“Lo vamos a recordar como una buena persona que era mi hermano, no ha sido un mal niño, todos se han expresado  muy bien de él, han dicho que no lo mataron por ser malo sino por ser alguien que Dios quería llevarse”, afirmó.

Eran diez hermanos en la familia

Destacó que en sus nueve hermanos eran buenas personas, no fumaban ni tomaba licor, tampoco se metían en problemas.

En la comunidad donde residían, “nadie puede decir lo contrario”, puntualizó.

“Él fue un joven ejemplar,  yo siempre los pongo de ejemplo no sólo a él sino a todos mis hermanos, ellos no se han contaminado con la maldad del mundo”, agregó.

Solo había estudiado cuarto grado pero su conducta era superior a quienes tenían títulos, dijo.

Uno de los motoristas de la ruta que estuvo en el sepelio, manifestó que con la muerte de Elías Emilio se había perdido una gran persona “ entusiasta y la recordarán como un joven muy especial”.

“Hemos perdido un gran compañero, una gran persona  y siempre lo vamos a llevar en nuestro corazón”, remarcó.

Frente a la ola de asesinatos y ataques de los que son víctimas los empleados del transporte colectivo de pasajeros, el motorista dijo que el Gobierno ya sabe lo que tiene que hacer.

Elías Emilio fue asesinado el miércoles a las 5:00 de la mañana por un grupo de pandilleros cuando se disponía a empezar su jornada en la ruta 16.

 La ruta suspendió sus labores inmediatamente después.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación