Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mujer de Usulután sobrevive a cuchillada en el cráneo

Por celos, un hombre le incrustó un cuchillo en la cabeza a su mujer. Por suerte no hubo daño cerebral. Ayer la víctima ya pudo hablar con su madre. El agresor no ha sido arrestado

Mujer de Usulután sobrevive a cuchillada en el cráneo

Mujer de Usulután sobrevive a cuchillada en el cráneo

Mujer de Usulután sobrevive a cuchillada en el cráneo

Milagro. Así califica Juana Bautista, el hecho de que ayer en la tarde ya pudiera hablar con su hija Nohemy Esther Montoya, de 30 años, a quien el jueves anterior, al mediodía, Daniel Salomón Callejas le incrustó un cuchillo de cocina en el cráneo.

La joven fue auxiliada casi al instante por varios policías de la Unidad 911 de Usulután, ciudad en la que reside Nohemy y también el agresor con quien mantenía una relación marital desde hace varios años, aunque no vivían juntos, según explicaron familiares de la víctima.

De acuerdo con documentos policiales a los que se tuvo acceso y a la versión que Nohemy ha contado a su madre, ella estaba en su casa junto a sus tres hijos, uno de los cuales, el menor, lo ha procreado con Daniel Salomón, quien entró furtivamente saltándose un muro que rodea la casa, pues todos los accesos estaban cerrados.

En cuanto entró, el hombre comenzó a insultarla, actos que el atacante venía realizando desde hacía varios días motivados por los celos.

De los insultos pasó a las agresiones físicas pero en un instante, Daniel Salomón cogió un cuchillo de cocina con la intención de matarla. Nohemy esquivó varias embestidas pero de repente el hombre logró incrustarle el cuchillo en el cráneo.

Creyendo, tal vez, que la había matado, el agresor huyo.

Momentos después varias patrullas policiales se presentan a la colonia Jardines de Candelaria respondiendo al llamado de alerta que vecinos habían hecho.

La mujer, aun consciente fue trasladada a la delegación policial de Usulután donde alcanzó a rendir su declaración como víctima, señalando directamente a Daniel Salomón como su atacante.

Posteriormente, Nohemy fue trasladada al hospital San Pedro, en Usulután, en donde tras hacerle varias radiografías, los médicos de ese nosocomio decidieron que fuera trasladada hasta el hospital Rosales, en San Salvador.

Los médicos de Usulután temieron lo peor. Otro tanto ocurrió con médicos del hospital Rosales, según cuenta Juana, la madre, de la víctima.

Sin embargo, los médicos del Rosales tras una delicada cirugía extrajeron el cuchillo de la cabeza.

Para sorpresa, la cuchillada, que entró por la parte de atrás de la cabeza y salió por el pómulo derecho, no había causado lesiones en el cerebro ni en los ojos a uno de los cuales apenas le había causado una leve hemorragia, según explicó ayer Juana, evidentemente emocionada por el milagro de su hija.

Aún no ha sido capturado

Ayer al cierre de esta nota, a través de una llamada telefónica a la Delegación de Usulután se supo que no habían logrado la captura de Daniel Salomón Callejas, a quien la víctima señala de haberla atacado; anteriormente ya habían tenido problemas debido a los celos que él sentía. Esto según documentos policiales a los que se tuvo acceso.

Entre Nohemy y Salomón existe una relación de pareja, aunque no viven en la misma casa. Según familiares el agresor estudia una carrera técnica en una institución de San Miguel, él es el padre del hijo menor de dos años de la víctima.

Por su parte, la madre de Nohemy dijo que no podía señalar a nadie, ni decir cómo ocurrieron los hechos que casi se cobra la vida de su hija, debido a que ella no se hallaba en casa sino en su trabajo.

Juana, además, dijo ayer a El Diario de Hoy, que la entrevistó en un pasillo del hospital Rosales, que ella y su hija eran cristianas y que si la justicia terrenal alcanzaba a quien le hizo el daño a su hija, pues esa justicia sabría qué hacer con esa persona, pero que ella no podría señalar a nadie porque no había visto cómo ocurrieron los hechos.

Para Juana, lo más importante es que no haya marcha atrás en la recuperación de su hija Nohemy.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación