Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mujer del Repollo, ausente en acusación hecha por Fiscalía

Testigos la señalan de ser la encargada de envíos de miles de dólares a Costa Rica y Panamá, al parecer para comprar droga

Ana Lorena Pérez Cotera, durante un viaje a Alemania, a mediados de 2009, donde supuestamente visitó la fábrica de automóviles BMW, según los comentarios hechos en su cuenta de Facebook. Fotos EDH

Ana Lorena Pérez Cotera, durante un viaje a Alemania, a mediados de 2009, donde supuestamente visitó la fábrica de automóviles BMW, según los comentarios hechos en su cuenta...

Ana Lorena Pérez Cotera, durante un viaje a Alemania, a mediados de 2009, donde supuestamente visitó la fábrica de automóviles BMW, según los comentarios hechos en su cuenta de Facebook. Fotos EDH

En su cuenta de Facebook, Ana Lorena Pérez Cotera destaca las fotos de un viaje que hizo a Munich, Alemania, a la fábrica de autos BMW, junto a otros supuestos salvadoreños, entre estos un odontólogo y un ingeniero.

Nada tendría de raro si ella no fuera la mujer de Jorge Ernesto Ulloa Sibrián, (a) El Repollo, quien es procesado por delitos de narcotráfico y señalado por la Fiscalía como uno de los más grandes capos salvadoreños.

Ana Lorena es originaria de Zacatecoluca, pero tiene diversos domicilios en San Salvador, al menos en documentos personales; también es señalada por autoridades como la encargada de las finanzas de la red de Ulloa Sibrián.

Sin embargo y a pesar de que el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina, así como el ministro de Gobernación de ese país, Mauricio López Bonilla, dijeron que era la encargada de las finanzas del presunto narcotraficante, ella no aparece como acusada en el proceso 65-2013 del Juzgado Noveno de Instrucción de San Salvador.

Las autoridades policiales salvadoreñas no han dado ninguna explicación al respecto. El 19 de marzo anterior, funcionarios guatemaltecos dijeron que la mujer había sido deportada junto a Ulloa Sibrián. No obstante, de ella las autoridades salvadoreñas no han dicho nada más desde el arribo de Ulloa Sibrián a El Salvador.

Encargada de mover el dinero hacia el sur

Pese a que no está como acusada en el proceso judicial, Pérez Cotera Velasco sí es mencionada un sinnúmero de veces por testigos contra Ulloa Sibrián y en documentos que las autoridades incautaron en registros de propiedades que le hicieron a la red el día de la captura de la banda.

"También está la Lorena, esta es la mujer de Ulloa, tendrá unos 28 a 34 años, es salvadoreña, vive en Cimas del Paraíso, en Santa Tecla. (...) Ella es la encargada de mandar el dinero para la compra de droga desde Guatemala a El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Ella supuestamente para llevar el dinero se hace pasar como vendedora mayorista de apartados para celulares y así moviliza el dinero", reza en parte la declaración de un testigo que aparece en el folio ocho.

Lo dicho por el testigo tiene fundamento. Ana Lorena Pérez Cotera Velasco tenía un negocio de venta de celulares y accesorios registrado como Pecos, S. A. de C. V., el cual funcionaba en un pequeño local en un centro comercial, en Santa Tecla.

Pero ese negocio desapareció hace tres o cuatro años, según pudo comprobar El Diario de Hoy. Era un kiosco donde vendían carcasas y otros accesorios para celulares, dijeron personas que conocieron a Ana Lorena y su negocio.

De hecho, en una vivienda registrada en la colonia Costa Rica, del barrio San Jacinto, en San Salvador, la Policía encontró facturas de Pecos, con fechas de 2008.

El 16 de marzo, en esa misma vivienda, ubicada a un costado del Instituto Salvadoreño de Rehabilitación de Inválidos (ISRI), la Fiscalía y Policía también encontraron cinco libros que presuntamente evidencian el involucramiento de Pérez Cotera Velasco en las finanzas de la red de El Repollo.

La evidencia numero 21, recabada durante el registro de la casa cerca del ISRI, indica que hallaron cinco libros con registros contables.

"Libro de ventas a contribuyentes de color azul; libro de registros de ventas a clientes de color negro; libro de compras a contribuyentes de color negro...", tales eran las rotulaciones de los cinco libros decomisados.

Gerente de Recursos Humanos

Durante los diversos registros, las autoridades salvadoreñas también hallaron documentación bancaria que indican que la mujer de El Repollo tenía múltiples cuentas bancarias en diversos bancos salvadoreños.

En documentos encontrados en la casa de la hacienda Santa Rita, carretera Zaragoza, Ana Lorena Pérez Cotera Velasco aparece como gerente de Recursos Humanos de la firma Constructora J. E., empresa que, según las autoridades, utilizaba Ulloa Sibrián para lavar dinero a través de compras, ventas y alquiler de inmuebles.

Asimismo el expediente judicial indica que también era la encargada de administrar un hotel y restaurante denominado EcoHotel.

Testimonios de personas que trabajaron para la red de narcotráfico tejida por El Repollo indican que esta organización tenía varias lanchas, tanto en El Salvador como en Costa Rica, a las cuales les construían compartimentos secretos para traficar varios cientos de kilos de cocaína.

Una de esas lanchas, según uno de los narcos que hoy colaboran con las autoridades, llevaba por nombre Mildred. Coincidencia o no, Mildred es el nombre de la madre de Ana Lorena Pérez Cotera Velasco, según consta en registros públicos de personas a los que El Diario de Hoy tuvo acceso.

Parientes no dan respuesta de ella

El día que Jorge Ernesto Ulloa Sibrián fue deportado de Guatemala a El Salvador, Ana Lorena no lo acompañaba. Lo mismo ocurrió cuando lo presentaron en la finca Santa Rita.

Aparte de las referencias que el presidente guatemalteco y el ministro de Gobernación hicieron de ella, en El Salvador no se le ha vuelto a mencionar.

Se intentó contactar con la familia de Ana Lorena; sin embargo, no fue posible. No hubo respuesta por parte de una de las hijas, a quien se le enviaron varios mensajes.

No obstante, Anna, hija de la supuesta financiera del cártel de El Repollo, ha colgado varios mensajes en Facebook que hacen inferir que la implicada está lejos de su familia.

La última referencia a la ausencia de su madre, que Anna ha hecho, fue la del pasado 30 de abril pasado.

"¿Extrañar? Claro, extraño que mi mami me diga 'buenas noches, mi princesa, descanse', y luego me dé un beso en mi frente. Extraño que me pregunte mis problemas, extraño que me diga que me ama, y que soy su orgullo. Extraño abrazarla y decirle lo cuánto la amo. Extraño a mi mama. Cada día solo sueño que un día podremos estar juntas y amarnos mucho", reza la publicación de Anna, quien no respondió a los mensajes que periodistas de este Diario le hicieron llegar por medio de redes sociales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación