Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un muerto en accidente provocado por sacerdote

Imputado es párroco de una iglesia en San Julián, Sonsonate. También fue arrestado por conducción temeraria el lunes pasado

Un policía custodia el carro que manejaba el padre cuando se accidentó. Foto EDH / Jaime Anaya

Un policía custodia el carro que manejaba el padre cuando se accidentó. Foto EDH / Jaime Anaya

Un policía custodia el carro que manejaba el padre cuando se accidentó. Foto EDH / Jaime Anaya

Roberto Alejandro Polanco, de 32 años, pereció la noche del lunes en un accidente vial protagonizado por Abel Castaneda Nieto, de 49, quien desde hace ochos años es el párroco de la iglesia San Juan Obispo, del municipio de San Julián, en Sonsonate.

El reporte de las autoridades señala que el religioso conducía en estado de ebriedad el vehículo placas P605-425, mientras que Polanco, quien era su sobrino, viajaba en el asiento del copiloto.

El obispo de la Diócesis de Sonsonate, monseñor Constantino Barrera Morales, y el párroco de Juayúa, Humberto Ayala, manifestaron que al momento del percance la mamá del padre Abel también viajaba en el carro; sin embargo, esta versión no fue confirmada por las autoridades.

Según se informó, cuando los ocupantes del automotor circulaban por el kilómetro 38 y medio de la carretera Litoral poniente, a las 7:30 de la noche, Castaneda se habría quedado dormido al volante y el vehículo se estrelló contra unos postes.

Polanco sufrió múltiples golpes en la cabeza y rostro.

Cuando la Policía llegó a la escena le hizo una prueba al sacerdote para determinar su nivel de alcohol en la sangre y este reveló que tenía 115 grados, lo que se califica como "embriaguez moderada".

Castaneda Nieto fue capturado por los delitos de homicidio culposo (no intencional) y conducción temeraria.

Apoyo de la feligresía

El incidente en el que se ha visto involucrado el padre Castaneda Nieto ha provocado diversas reacciones entre usuarios de redes sociales y feligreses que lo conocen.

"Hemos lamentado (porque) es un gran sacerdote y estamos rogando al Señor para que todo se esclarezca, para que se descubra que en él no hay absolutamente ninguna maldad", anotó Ayala.

Ayer en el muro de Facebook del padre Abel se difundió un comunicado elaborado, según se lee, por el equipo pastoral y consejo parroquial. El documento reza: "No se puede juzgar de ninguna manera a nuestro guía espiritual", mientras no exista una explicación formal de los motivos de la acusación por parte de las autoridades.

Además pidieron respeto para la familia del joven que perdió la vida y agregaron que la comunidad parroquial apoya incondicionalmente al sacerdote; también exhortaron a los fieles católicos a "mantener su fe y su confianza", ante el suceso.

En perfil del sacerdote en esa red social se lee que es oriundo de San Miguel, donde vivió hasta los 20 años, para luego ingresar al seminario. Castaneda ha servido como presbítero en varios países.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación