Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mueren feligreses de la iglesia Elim

Víctimas son hermanos, quienes resultaron heridos durante un ataque armado a un bus perpetrado ayer en Apopa.

El conductor del bus trasladó a las víctimas hacia el puesto de socorro de la Cruz Roja, en Apopa. Foto EDH / Jaime Anaya

El conductor del bus trasladó a las víctimas hacia el puesto de socorro de la Cruz Roja, en Apopa. Foto EDH / Jaime Anaya

El conductor del bus trasladó a las víctimas hacia el puesto de socorro de la Cruz Roja, en Apopa. Foto EDH / Jaime Anaya

Los hermanos Christian Alexánder, de 16 años, y su hermana Margarita Yamileth, de 17, ambos de apellidos Guardado Díaz, murieron ayer en el hospital Zacamil después de resultar heridos durante un ataque armado a un bus, perpetrado el sábado en la colonia San Leonardo de Apopa.

Ambos jóvenes eran integrantes de la Iglesia Evangélica "Misión Cristiana Elim" y se dirigían con otro grupo de feligreses a un culto que se realizaría en la colonia El Matazano, en Ilopango.

El ataque fue cometido a las 3:20 de la tarde del sábado y dejó heridos a otros tres jóvenes, informó la Policía.

Ayer, en varios cultos realizados en esa iglesia, hubo oraciones y expresiones de repudio por el arremetimiento.

Algunos recordaron a los muchachos como muy activos dentro del trabajo de la congregación.

Indignación en la congregación

En un comunicado, la Elim expresó su indignación y aclaró que los otros jóvenes heridos están fuera de peligro.

"Este ataque se produjo en el contexto de la guerra entre pandillas que, en las últimas semanas, ha ocurrido en la urbanización Valle del Sol, San Leonardo y urbanización El Tikal Sur II de Apopa", añade la misiva.

"El ataque se produjo sin mediar palabra y sin tener personas específicas. El autobús iba identificado de manera muy visible con rótulos que indicaban como su destino la Iglesia Elim", agrega.

La iglesia exhortó a los sujetos que cometieron el hecho y expresó: "Les llamamos a recobrar su conciencia y a arrepentirse del pecado que les conduce a despreciar el carácter sagrado de la vida humana. Es imperativo y prioritario el respeto que se debe a la población civil indefensa, especialmente cuando se trata de menores de edad. Les exhortamos a reflexionar en torno a este hecho para buscar caminos de reconciliación y de abandono de la violencia".

"Expresamos nuestro acompañamiento a nuestros hermanos de la familia Guardado Díaz, como también a las demás familias de nuestra congregación e iglesias hermanas que lamentan la pérdida de sus seres queridos, desapariciones y heridos", dice el comunicado.

La iglesia también le reiteró al Gobierno Central la necesidad de desarrollar una política pública de prevención a la violencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación